Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» ARBOL QUE SE SECO A UN LADO DE UNA CASA..
Hoy a las 2:07 pm por dr sanchez

» GOLDEN KING, DEEP HUNTER misma basura diferente presentacion
Hoy a las 1:41 pm por HMart

» Policía y Protección Civil "rescatan" tesoro
Hoy a las 1:35 pm por HMart

» DETECTORES KTS GOLD SCAN (INDUCCION DE PULSOS)
Hoy a las 9:34 am por goldgone

» Parkeando con Euro Ace 350
Hoy a las 12:32 am por Aventura Familiar

» Sistema satelital para localizar tesoros enterrados
Ayer a las 10:05 pm por Goonie

» VENDO GARRETT ATX EXTREME NUEVO DE PAQUETE
Ayer a las 9:05 pm por Gambusino

» Carretas en los Esteros del Ibera
Ayer a las 1:29 pm por Audisio Cristobal

» EL FRAUDE DEL MINEORO
Ayer a las 12:03 pm por Rafael Reyes Benitez

» me presento desde guadalajara y una pequeña historia
Ayer a las 8:14 am por WILLY HINOSTROZA

» Una prediccion mia
Ayer a las 2:24 am por bronce

» Algún Excalibur II en venta....
Sáb 21 Ene 2017, 11:07 pm por Pachito

» Búsqueda con amigos del foro
Sáb 21 Ene 2017, 9:12 pm por betomax

» En busca de señales y simbolos
Sáb 21 Ene 2017, 11:08 am por jesus rivera

» detech relic striker
Sáb 21 Ene 2017, 4:46 am por Luciano666

» Apoyo con radiestesia
Vie 20 Ene 2017, 8:33 pm por chef_enrique

» carreta con lingotes en icamole
Vie 20 Ene 2017, 7:06 pm por Jesus Contreras

» Ayuda con este equipo
Vie 20 Ene 2017, 2:08 pm por JANBUR30

» Saludos desde badajoz
Vie 20 Ene 2017, 8:29 am por daniel martinez

» Super Rifa de fín de año en apoyo al Dr. Pedro Cantu
Jue 19 Ene 2017, 9:41 am por baltaga

» hacienda de juan N Alvarez
Jue 19 Ene 2017, 9:32 am por baltaga

» Ranchos y haciendas jamas exploradas 2a parte
Miér 18 Ene 2017, 8:03 pm por SERGIO EDUARDO FLORES

» pregunta sobre infrarojo
Miér 18 Ene 2017, 6:44 pm por PEDRO CARDENAS

» Haciendas y rancherías jamas exploradas
Miér 18 Ene 2017, 3:24 pm por betomax

» UN POQUITO DE TODO MACUQUINAS Y MAS COSILLAS
Miér 18 Ene 2017, 10:57 am por Correcaminos

» Alguien sabe si es recomendable el detector Gold Scan?
Miér 18 Ene 2017, 10:13 am por goliat

» Este es el tercero
Miér 18 Ene 2017, 7:07 am por encuentro2000

» Hallazgos recientes en la playa...salio la plata
Miér 18 Ene 2017, 1:53 am por Pachito

» Comarca Lagunera
Mar 17 Ene 2017, 7:42 pm por yosio ortiz

» Este es el segundo equipo
Mar 17 Ene 2017, 5:50 pm por encuentro2000

¿Quién está en línea?
En total hay 156 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 151 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

carlos.diaz.salazar, Jhonny Mendieta, mugar, potrillo llanero

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1008 el Dom 12 Jun 2011, 10:57 pm.
Estadísticas
Tenemos 20631 miembros registrados.
El último usuario registrado es Helena Diaz.

Nuestros miembros han publicado un total de 250035 mensajes en 19978 argumentos.
no copy
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Registro de Propiedad Intelectual
Safe Creative #1104219034456
Internet Blog Serial Number
IBSN: Internet Blog Serial Number 01-06-12-2007
Las palabras clave más etiquetadas
1#elmejorforo
2#1
3#12
4#2
5#3
6#5
7#10
8#11
9#13

Bucadores de oro en los Andes

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bucadores de oro en los Andes

Mensaje por radimemx el Lun 19 Ago 2013, 10:04 am

Todos los que viven en la zona montañosa de Los Andes, en mayor o en menor medida, son mineros. Buscadores de tesoros escondidos en la tierra, entre las rocas, que ofrecen para los venturosos, riquezas que muchas veces quedan en estado latente al no poder aprovecharlas sus descubridores. Esta circunstancia desalentó a los habitantes de la zona, quienes dejaron de buscar yacimientos, para solamente tratar de beneficiarse con pequeños logros mediante lavado de arenas auríferas, que suelen encontrarse en los arroyos y demás corrientes de agua, que serpentean entre las montañas desde sus vertientes, que por lo general tienen origen en las altas cumbres coronadas de nieves eternas.
Las primitivas técnicas para buscar el oro, llegó a conocimiento de esa gente a través de la transmisión verbal de esta experiencias, que deben haber comenzado durante el imperio de los Incas. Las altas cumbres azuladas por la distancia, encierran pequeños trozos de cuarzo aurífero, que seguramente caen rodando por las barrancas inaccesibles, hasta alguna quebrada, donde los ojos de agudo mirar de los indios puneños lo descubren entre las piedras que ruedan a las simas, luego de que el sol del día y el frío de la noche, fatiga la resistencia de las rocas hasta despedazarlas, con esa especie de magia que otorgan los elementos al paisaje pétreo de la cordillera. 



San Antonio de los Cobres -cuando era capital del territorio de Los Andes- fue escenario de la actividad de uno de esos mineros solitarios y callados. Se llamaba tal vez Sarapura o Calisaya, o Carpanchay. Era bajo, de rostro arrugado y espalda encorvada por los fríos y los soles quemantes de las alturas.
Aparecía de entre el paisaje imponente cuando el sol estaba cerca del cenit, enviando sus rayos verticales sobre la tierra estéril. El caserío que era San Antonio de los Cobres, daba la impresión de irse convirtiendo en polvo, al conjuro de la sequedad del ambiente y de la arena, cargada de mica, que reflejaba en millares de pequeños puntos luminosos la ofensiva de rayos ultravioleta.
Con la cara rajeteada por el viento seco,  el indio puneño subía y bajaba las alturas, hasta aparecer caminando por alguna senda que llevaba hasta el pueblo. Solía llegar hasta la farmacia de Martina Fernández, donde hacía sus primeras adquisiciones.  Primero sacaba un tubo de vidrio, de esos en que el Ministerio de Salud Pública de la Nación, enviaba pastilla de quinina para combatir el paludismo. Lo destapaba, y sobre la mano seca, dura y rugosa, volcaba el contenido. Eran pequeñas pepitas de oro sacadas del cuarzo aurífero, con una ley de 22 kilates. Hacía pesar el metal, y convertía éste en dinero. No hablaba con nadie. De allí se dirigía a los almacenes del lugar donde compraba harina, coca, yisca, algún abrigo, y se sentaba a descansar largo rato hasta recuperar fuerzas.
Cuando comenzaba el atardecer, retornaba en busca de la senda que lo llevaría al desconocido rincón de la montaña donde vivía. La gente le hacía preguntas que nunca contestaba con claridad. No revelaba su secreto ni aún estando borracho. Cuando se alejaba lo seguían para descubrir el sitio donde conseguía el oro, pero el frío y el viento obligaba a abandonar el intento. Un tiempo le siguieron usando poderosos binoculares, pero las sombras de la noche tragaban su figura, como un misterioso ángel protector que cuidaba del secreto de este hijo de las montañas. La nieve de los inviernos tapaba sendas y quebradas y salir a la cordillera era sumamente peligroso. Cuando se producía el deshielo, al acercarse un mediodía cualquiera, se advertía en la lejanía, bajando por una abrupta ladera, un punto móvil que lentamente cobraba dimensión, hasta que alguien reconocía la figura encorvada del silencioso buscador de oro de las alturas.
Al igual que siempre, apenas llegaba a San Antonio de los Cobres, se dirigía a la farmacia, porque al único a quien tenía confianza era a Martina Fernández, el idóneo, dueño del establecimiento. Luego bebía su alcohol, completaba su avío en el almacén de ramos generales, y cuando la tarde comenzaba a enrojecerse con la puesta de sol, lentamente por el sendero encaraba las altas montañas, entre las cuales pasaba su vida, tal vez extasiado por la imponencia del paisaje sin vida, pétreo e inhóspito, por donde solamente se veía la rauda fuga de los guanacos por las laderas, que en el fondo mostraban el hilo de plata de algún arroyo.
Hubo un invierno muy frío, muy duro, como lo calificaba la gente del lugar. Llegó la primavera sin verdores de la Puna, y no apareció la silueta encorvada del minero, que quedó atrapado por la Pachamama que le había cuidado durante toda su vida, entregándole el oro de sus escondidas vetas y guardando así, para siempre, el secreto que le había confiado su madre tierra.
Fuente: "Crónica del Noa" -12/03/1982
 
Relatos recopilados por la historiadora María Inés Garrido de Solá





http://www.portaldesalta.gov.ar/buscadores.html

Saludos!


radimemx:Leyendo: 

radimemx
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Masculino Cantidad de envíos : 157
Edad : 45
Localización : Morelos
Fecha de inscripción : 16/08/2011
Reputación : 6

Volver arriba Ir abajo

Re: Bucadores de oro en los Andes

Mensaje por Guillermo Carlos el Lun 19 Ago 2013, 10:43 pm

bonita historia,
saludos desde bolivia...

_________________
Saludos desde bolivia Very Happy

Guillermo Carlos
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Masculino Cantidad de envíos : 440
Edad : 39
Localización : bolivia
Frase Célebre : Ayer fue un sueño, hoy una ilusión, mañana una realidad
Fecha de inscripción : 06/12/2012
Reputación : 69

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.