Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.

Unirse al foro, es rápido y fácil

Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.
Buscadores de Tesoros
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscador de Google
Últimos temas
Hola que tal soy de ReynosaMiér 30 Nov 2022, 7:12 pmvanemendoza
Don Tommy...24 años.Mar 29 Nov 2022, 3:41 pmPedro Cantú
Anillo de oro con rubi.Jue 24 Nov 2022, 11:07 amchicharo
PI detectorMar 22 Nov 2022, 10:14 pmGambusino
El boleto de LoteriaSáb 19 Nov 2022, 5:24 pmgich
Falla mi detector, Ayuda!!Sáb 19 Nov 2022, 5:09 pmgich
EL HOMBRE APARECIDO,,,Lun 14 Nov 2022, 10:56 pmPedro Cantú
Pregunta sobre un presagio Jue 13 Oct 2022, 5:29 pmStraked
¿Quién está en línea?
En total hay 53 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 53 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ninguno

Ver toda la lista

Estadísticas
Tenemos 24002 miembros registradosEl último usuario registrado es Jospolo@hotmail.comNuestros miembros han publicado un total de 264548 mensajesen 21826 argumentos.
no copy
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Registro de Propiedad Intelectual
Safe Creative #1104219034456
Ir abajo
Gambusino
Moderador
Moderador
Masculino Cantidad de envíos : 3993
Edad : 65
Localización : Morelos
Frase Célebre : Happines is a fresh dug coin!!
Fecha de inscripción : 25/02/2008
Puntos : 11867
Ver perfil de usuario

Carranza en su huida con el tesoro de la nación..... Empty Carranza en su huida con el tesoro de la nación.....

Sáb 28 Nov 2015, 1:44 pm
Ya tenemos dos post de hace varios años, que han enviado respecto a este tema, para quien quiera verlos o checarlos den click en los siguientes post:

Carranza en su huida con el tesoro de la nación..... Empty Carranza y el Tesoro de Nación

Carranza en su huida con el tesoro de la nación..... Empty por radimemx el Miér Nov 16, 2011 3:07 pm



Las cajas con centenarios del tren dorado de Carranza

Carranza en su huida con el tesoro de la nación..... Empty por Mr. Tat el Miér Mar 03, 2010 9:31 am





 Mi aportación a este tema es la siguiente:



Por accidente conseguí  el libro Camino a Tlaxcalantongo, el cual leí y encontré  la siguiente narración de su  autor  Ramón Beteta de la editorial FONDO DE CULTURA ECONOMICA (PRIMERA EDICIÓN SEPTIEMBRE 1961)



En la página 47-48 dice:



Me llamó la atención, mientras esperaba, un furgón alrededor del cual se arremolinaban desordenadamente algunos soldados. En él venía el tesoro nacional. Varios empleados habían abierto unas bolsas de lona repletas de monedas de plata y las fuertes cajas que contenían el oro, y repartían el dinero sin siquiera contarlo. Curioso me aproximé más. Nunca había visto nada semejante: los soldados en línea, con cara de alucinados, se acercaban, cogían un puñado o dos de hidalgos o medios hidalgos, se los echaban a la bolsa y se alejaban.


A la plata apenas si había quien le hiciera caso. No supe si quienes entregaban el dinero estaban autorizados para hacerlo, ni si quienes lo recibían tenian derecho a ello, aunque parecía que se estaba "socorriendo" a la tropa.




Pero lo más sorprendente era la falta de entusiasmo de unos y otros. Podría haberse pensado que todos se lanzarían sobre aquel tesoro como águilas sobre una presa; pero no era así. Solo un oficial de mediana edad, delgado y pálido, se apresuró a llenar con monedas de oro de cinco pesos un pequeño costal que llevaba consigo; se lo echó al hombro y se alejó de prisa hasta donde estaba el caballo que su asistente le detenía. Acomodó aquel costal sobre el anca, amarrándolo cuidadosamente con los tientos de la silla y montó sobre el animal. En él si se notaba cierta nerviosidad, pero como todo lo hacía a la luz del día, sin tratar de ocultarse, pensé que sería el oficial encargado de llevar algún dinero para cubrir las necesidades del camino. Sin embargo, aquella misma noche me daría cuenta de que no era así, y que aquel sujeto había cometido un grave error.





Y en las páginas 57 a 60   continua con el siguiente relato:



Avanzábamos con rapidez por el viejo camino de herradura a pesar de la creciente oscuridad. Nos habíamos dividido espontáneamente en pequeños grupos más compactos para no extraviarnos. De cuando en cuando nos guiaba una luz de una lámpara sorda que alguien en la vanguardia proyectaba sobre el cielo, iluminando unas nubes bajas, prontas a desplomarse sobre nosotros. Esta luz intermitente daba un no sé qué de misterioso y trágico a aquella marcha silenciosa y apresurada.



Hubo un momento en que mi llegua se paró y estuvo a punto de tropezar con un bulto que obstruía el camino y que no se percibía claramente. Le acicateé para que reanuda el paso y al hacerse de lado me di cuenta que se trataba de una bestia que estaba  echada en el suelo. Nos detuvimos. Uno del grupo prendió un cerillos y a su luz efímera vimos que se trataba de unc aballo y que junto a él, de pié estaba un hombre uq trataba de levantarlo tirándolo de las bridas.



--¿Se le cansó el caballo, amigo?--  preguntó el que había prendido el cerillo.

--Sí, se me echó, y ya no puede con la carga.—

--¿Pues que trae que tanto pesa? Tirelo y montese usted.

El individuo que estaba de pié se tardó un poco en contestar.

--Lo que traigo es oro—dijo finalmente como si le costara trabajo.

Después de un momento en que nadie dijo nada, añadió:

--Vamos turnándonos para cargarlo y al salir de esto nos lo repartimos.



Varios miembros de la comitiva pasaron de largo, sin hacer caso, pero otros se habían unido interesados por lo que habían oído. Uno de los recién llegados preguntó:

--A ver  ¿On´ta el oro?, y prendió un cerillo, y luego, con él, un pedazo de vela que llevaba el soldado que me servía de asistente. En la absoluta oscuridad de la noche, bajo aquel cielo encapotado, la vela resultaba extraordinariamente luminosa. El hombre que estaba de pié la tomó y la acercó a la montura de su caballo. Pude así reconocer aquel costalito que había visto llenar con monedas de oro y al oficial joven y pálido que lo había cargado, amarrándolo al anca de su jaca.



-- Sí, sí es oro – dije sin dirigirme a nadie en particular--. Yo vi cuando se lo dieron.



Mientras yo hablaba, el oficial desamarraba el costal de la silla, lo levantaba, lo ponía al lado de su caballo, al que ahora se podía ver cubierto de sudor y jadeante. Al dejarlo caer en el suelo, las monedas sonaron alegremente dentro del costal.



--¿Quién va aser el valiente que cargue con eso?

-Dijo uno de los presentes.

--Pa´que le pase lo mismo que a este…-dijo otro.

--Yo de tarugo—añadió un tercero.

--Vámonos turnando un rato cada uno—insistió el oficial, tratando de convencernos.

--Pero si el caballo ya no puede ni con usted solo

--Le respondió uno de los que habían hablado.



Sergio el asistente de mi hermano, que se había quedado un poco alejado, se acercó ahora y dirigiéndose a aquél le dijo:

--Mire jefe, mejor que nos dé la fierrada y le cambiamos su caballo por el que traemos de refresco. El pa´que quiere dinero si se queda aquí tirado.

--¿Y a nosotros qué?—Preguntó el que antes había prendido el cerillo.



Mi hermano propuso entonces:

--Le cambiamos su caballo por el que tenemos de refresco y el dinero lo repartimos entre todos por igual.



Nadie objetó.



--¿Cuántos somos?—Preguntó enseguida.



El oficial levantó la vela para iluminarnos. Yo conté. Éramos doce: el oficial, nuestros dos asistentes, mi hermano, yo y siete personas más, a quienes no era fácil reconocer en la semioscuridad. El oficial sacó una navaja de su bolsa, cortó el cordón con que estaba atada la boca del costal y empezó a repartir aquél dinero.



La escena era completamente irreal. Mal iluminados por la vela que parpadeaba, estábamos en círculo, todos a caballo, menos el oficial que continuaba a pié en el centro, cargando el costal de dinero en los brazos como a un bebé y del cual estaba sacando una a una las pieza de oro de cinco pesos que nos distribuía silenciosamente, una después de otra, como se reparten dulces a los niños en una fiesta infantil. Cuando las monedas ya no me cabían en una mano, saqué un pañuelo y ahí las fui guardando. Estaba próxima a terminarse la repartición cuando llegó otro jinete que se había rezagado. Se enteró de lo que pasaba y reclamó su parte. Se convino que entrara a la repartición a partir de ese momento, pero que no le daríamos nada de lo que ya se había recibido. Sin mucha dificultad aceptó.

Bueno esto es lo único que menciona el libro sobre el tesoro de la nación que se llevó Venustiano Carranza en su huida a Veracruz, sería interesante saber si alguien más ha leído en algún libro, periódico o revista algo al respecto.

saludos


Última edición por Gambusino el Sáb 28 Nov 2015, 1:59 pm, editado 1 vez (Razón : corrección de palabras....)
SilverMan
Identidad Certificada
Identidad Certificada
Masculino Cantidad de envíos : 741
Edad : 49
Localización : Tampico, Tamaulipas
Frase Célebre : Las Guerras y Batallas mas dificiles son las que libramos en nuestra mente...
Fecha de inscripción : 18/10/2010
Puntos : 5445
Ver perfil de usuariohttp://www.buscadoresdetesorosmexico.mex.tl

Carranza en su huida con el tesoro de la nación..... Empty Re: Carranza en su huida con el tesoro de la nación.....

Lun 30 Nov 2015, 1:35 am
hace algunos años tube el gusto de ir con 2 compañeros de este foro a esa busqueda, pasamos la noche en un pueblitollamado union..  lo que descubrimos ahi nos asombro... las mayorias de las personas que tenian negocios como tiendas, u otros negocitos, son porque se encontraron dinero.. todo ese camino que siguio carranza hubo muchos entierros.. y los que faltan x descubrir... nos comentaban de los fortuitos descubrimientos de los entierros y la mayoria eran x accidente, solo por mencionar uno...  iba un leñador caminando y a la burra se le va la pata a un hoyo... el cual al sacar la pata del hoyo , salio expulsada una moneda de oro.. cambiando asi su suerte y su vida x completo al sacar lo que ahi estaba.

andando x los detectores enmedio de la sierra norte de puebla descubrimos varios hoyos como si hubieran escarbado mas de un metro...o quisas mas...

asi tambien nos encontramos al pie de un maguey un clavo de via de tren... a lo que nos preguntamos que diablos hacia ese clavo en ese lugar.. totalmente alejado y escondido .. lo que nos die cierto animo de seguir buscando mas...   bueno amigos ese es mi relato,  saludos a todos!.
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.