Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.

Unirse al foro, es rápido y fácil

Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.
Buscadores de Tesoros
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Buscador de Google
Últimos temas
Hola que tal soy de ReynosaMiér 30 Nov 2022, 7:12 pmvanemendoza
Don Tommy...24 años.Mar 29 Nov 2022, 3:41 pmPedro Cantú
Anillo de oro con rubi.Jue 24 Nov 2022, 11:07 amchicharo
PI detectorMar 22 Nov 2022, 10:14 pmGambusino
El boleto de LoteriaSáb 19 Nov 2022, 5:24 pmgich
Falla mi detector, Ayuda!!Sáb 19 Nov 2022, 5:09 pmgich
EL HOMBRE APARECIDO,,,Lun 14 Nov 2022, 10:56 pmPedro Cantú
Pregunta sobre un presagio Jue 13 Oct 2022, 5:29 pmStraked
¿Quién está en línea?
En total hay 59 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 59 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Ninguno

Ver toda la lista

Estadísticas
Tenemos 24003 miembros registradosEl último usuario registrado es sramiregNuestros miembros han publicado un total de 264548 mensajesen 21826 argumentos.
no copy
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Registro de Propiedad Intelectual
Safe Creative #1104219034456
Ir abajo
ezequiel.rueda
Experto del Foro
Experto del Foro
Masculino Cantidad de envíos : 401
Edad : 41
Localización : Corrientes
Frase Célebre : Pobre del esclavo que defiende a su amo aun a costa de su propia libertad. E.R.
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Puntos : 3857
Ver perfil de usuario

Túneles y salamancas en la  Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina Empty Túneles y salamancas en la Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina

Lun 01 Dic 2014, 6:46 pm
Buenas tardes compañeros.


Comparto con ustedes un relato que saque del muro del facebook de "buscadores de tesoros y leyendas de todo el mundo."


La historia se desarrolla en la ciudad donde resido actualmente. 


Que tengan una buena semana.


A raíz de mis investigaciones sobre la presencia de los túneles misteriosos en el viejo casco urbano local, recibí numerosos datos. Hasta narraciones fantásticas difíciles de creer. 
Por eso tomé el tema cada vez con más aprehensión, para no convertirme en otro alucinado más y miembro de esa extraña cofradía o secta, de corte esotérico que intenta convertirme, acosándome con sus funambulescas proposiciones. 
Cuando pidió hablar conmigo el conocido historiador paraguayo Fermín Hizabeth Talavera Ocampo, "Cepillo", para los amigos, por su pelambre; supuse que volvería a la carga con sus crónicos delirios sobre la vieja genealogía de los viejos apellidos comunes entre Asunción y Corrientes como los Casafús, los Díaz de Vivar o los Vera, motivo de sus desvelos y excusa para revolver archivos y espantar cucarachas. 
Este hombre era un apasionado por esta región, su gente, sus historias y pecularidades que nos hermanan, y quizás por eso su afán de bucear literal y materialmente en la búsqueda de raíces comunes. 
Pero me equivoqué. "Cepi" había cambiado sus preferencias. 
Había empezado a estudiar sobre seres como los duendes o gnomos, y todo aquello entre imaginario o fantástico, más aún en el área guaraní donde abundan historias de pomberos, poras, lobizones yasí-yateré e infinidad de creencias similares. Lo realizaba como lo anterior, a ritmo lento pero continuado, acopiando e interpretando datos que recogía de diversas fuentes. 
Parte de las explicaciones que me daba eran comprensibles y las discutíamos reazonablemente, pero la gran mayoría, lo reconozco, me superaban cuando comenzaba a hablar de Teogonías, lo Perlocutivo, las Sacralidades Crípticas o el frecuente Discurso Epifánico en su relación indudable con las Ciencias Heurísticas. 
Insospechadamente el otro tema que "Cepi" me proponía era verificar y recorrer con él, un túnel del que aportaba documentación fehaciente hallada hacía poco en el archivo de Río de Janeiro, en un bibliorato equivocado, que databa de 1890, cuando continuaban los coletazos diplomáticos de la Guerra de la Triple Alianza, finalizada veinte años antes. 
Inmediatamente me enganché con este buen amigo, coautor de algunos trabajos conmigo, que normalmente era un hombre tranquilo pero que ahora estaba notablemente acelerado presintiendo encontrarse en vísperas de descubrir algo trascendente, que seguramente le iba a cambiar la vida. Por eso su apresurado viaje a visitarme, posponiendo todo lo que debía hacer.Túneles y Salamandras en la Ciudad de Corrientes 
Una vez revisada la documentación, con mapas algo deteriorados, ubicamos el acceso al mismo por un extremo que ocupa actualmente el Convento de San Fransisco. Eso se desprendía de un plano firmado por un oficial de la marina brasilera M.C. Honorato, que indicaba la traza de un recorrido que nacía entre las calles Libertad y SudAmérica (hoy Quintana y Plácido Martinez), en esa misma manzana del Convento y con algunas "Explicaçoes" coincidentes con datos ciertos, lo que dió credibilidad a aquellos viejos papeles desordenados. 
Recordemos como una de las tantas paradojas de esta ciudad que el Convento es de San Fransisco, pero la iglesia es de San Antonio. La misma, desde el siglo XVII fue cambiando de desplazamiento en esa manzana. Es decir, se construyeron sucesivos edificios, de los que inexplicablemente no existen testimonios en ningún archivo, tal como sucede con el resto de los templos de esta ciudad. 
Siempre se caracterizó por la altura de su torre, como lo atestiguan las conocidas acualeras de Ouseley y Vincent, del siglo pasado, tan divulgadas. Las dos torres actuales, que recién aparecen en un grabado de Bossi de 1863, reemplazaron a aquella solitaria y componen con una columnata inspirada en la de Bernini de San Pedro en Roma, un curioso acceso que llama la atención en el resto de la silueta del convento. La primitiva manzana, con los años, sufrió la amputación de algunos lotes, que pasaron a manos privadas y finalmente la aplicación en 1990 de un extenso y polémico mural en su contrafrente. 
Entonces se podía acceder por una propiedad en venta y vacía. Conseguimos las llaves en la inmobiliaria, llegamos y descubrimos un sótano al que con los años se le había bloqueado la tapa de acceso, que finalmente apareció exhibiendo su clásica argolla de hierro, muy oxidada. 
Luego de reanimar a "Cepillo" que se había desmayado al ver la argolla, decidimos replantear toda la estrategia, hasta entonces sólo una posibilidad. Manteniendo la reserva del caso, aún ante nuestros íntimos, decidimos iniciar al día siguiente la exploración anhelada, resolver sobre la marcha que y como hacer, si era cierto lo que intentábamos.tuneles 
Equipados con algunas herramientas y un arsenal de amuletos para evitar ser víctimas de cualquier fuerza del mal imprevista, finalmente, un domingo al amanecer bajamos a ese sótano. Un recinto de 3 por 4 metros con un muro perimetral de 45 centímetros de espesor, aparentemente inexpugnable. Sin embargo, golpeando en él, detectamos el vano bloqueado, que era la entrada a una escalera descendente. 
Por el tamaño de los ladrillos, la mezcla usada de cal sin cemento y el tipo de traba, ese cierre era seguramente de 1870/80 y muy evidente que la mano de obra era europea, por la prolijidad que se advertía en hileras y trabas. Sobre todo por el revoque interior que enmascaraba esa abertura de aproximadamente 1 metro de ancho por 2 de altura. Contrariamente a lo esperado, el aire subía fresco y gratificante. Algo de olor a palosanto, compensaba el tufo de nuestros ajos colgados de cintas rojas y del manojo de medallitas religiosas agregadas a nuestros sudados pescuezos. 
Nos largamos escaleras abajo casi cinco metros debajo del sótano, es decir ocho menos del cordón de la vereda de la calle. La construcción muy prolija con su piso de adoquines, (montevideanos en mi opinión) con un descanso un poco más ancho. El techo del túnel, salvo en los lugares claves de encuentros que tenían vigas gruesas de quebracho, era del terreno natural, que acusaba las huellas de un socavado con picos y palas. El frente de las vigas de quebracho, llevaba marcado una figura que en principio pensamos que correspondía a un yacaré, pero luego corroboramos que era de salamandras. Según "Cepi", un signo cabalístico, del signo elemental del fuego, que indicaba en ese recorrido, obviamente la autoría de la mentalidad particular, dentro de una idea estructural de todo aquello. 
Esa escalera llegaba a un espacio oval de 15 metros cuadrados, y de allí siempre al mismo nivel el rumbo cambiaba 45º al SurEste. Durante 30 metros solo presentaba los nichos superiores para colocar faroles o velas y los conocidos buches laterales para facilitar los cruces tal como tienen los túneles de la Manzana de las Luces en Buenos Aires o los de Córdoba. 
La solidez y prolijidad de lo recorrido, de aquella construcción socavada nos hicieron ganar seguridad, más aún cuando no se advertían filtraciones, rajaduras, insectos, roedores o murciélagos como es habitual en estos espacios catacumbarios.turismo 
Recordamos que las arquitecturas trogloditas, características de Andalucía, de Aragón y de Capadocia en Asia Menor, o las mortuorias de la península escandinava, eran similares. Dato relevante, pues entre los primeros pobladores conocidos en Corrientes, predominaban españoles de aquellos lugares. Al continuar por ese conducto finalmente desembocamos en una cúpula espectacular de diez metros de diámetro, que nos dejó petrificados por su escala, la perfección y por tener allí innumerables objetos distribuidos por el piso, también de adoquines y con dos plataformas elevadas en su centro, concéntricas, donde ellos se amontonaban, dejando un anillo perimetral de circulación. 
Allí lo dejé a mi socio. Retorné unos metros, para recuperar algunas cosas que se habían caído de mi mochila. Fue cuando mi linterna quedó sin luz, obligándome a buscar auxilio en "Cepi". Lo encontré alterado, también iluminado con fósforos y me preguntó si me había chocado con un pequeño cura, un "fransiscanito" que entró detrás mío en ese breve regreso. 
Decía "Cepi" que mientras él me veía entrar nuevamente por aquel túnel, de golpe; se había instalado en su boca un cura de tamaño reducido, no un cura enano, que entendiera bien, las proporciones de una persona adulta llevadas a una altura de cincuenta centímetros; que rengueaba. Ante su sorpresa le hizo diversos gestos, para él incomprensibles y luego una señal de la cruz. antes de seguirme. Realmente, aquellas palabras me pusieron mal, pues pensé que mi amigo había comenzado a desvariar. ¿En donde me había metido?, ¿estabamos todos "crazy"? 
Fue entonces cuando intentamos trabajar con los detectores para conocer el contenido de los cajones, de gruesas tablas de palosanto labrado, origen de penetrante aroma, y los detectores estaban mudos. Con fósforos y unas velas, nos dimos cuenta que también se habían parado los relojes. Tampoco funcionaba el teléfono celular; tomamos conciencia de haber penetrado en algún campo magnético o bajo los efectos de fenómenos imprevisibles. 
Antes de quedar a ciegas, habíamos podido constatar junto a los cajones imágenes religiosas, tallas de gran tamaño policromadas evidentemente de corte jesuítico, lo que era extraño siendo ese lugar de dominio exclusivo de la orden fransiscana (y muy anterior a la presencia de las misiones jesuiticas guaraníes de 1585). Algunos pequeños cañones montados sobre carros de madera, característicos de los bergantines holandeses del Siglo XVII, y restos de la proa de una nave vikinga, con gran cantidad de los cascos que usaban aquellos nórdicos, que habían originado aquella broma de "Bienaventurados los vikingos pues tienen los cuernos postizos". Vasijas cerámicas con monedas de oro y otros materiales componían el insólito aquelarre al que suponíamos emplazado bajo el crucero del templo, y componía una escenografía que rememoraba a Spielberg y sus jolivudenses enfrentamientos. 
Con los pocos fósforos decidimos regresar, las palpitaciones a pleno, demudados pero felices de haber localizado aquel yacimiento desconocido. Comentabamos con "Cepillo" que ese momento era equivalente seguramente al que sintió Lord Cavarnon al encontrar la cámara secreta de Tutankamón, en 1922. 
De golpe, muy bien iluminado, como si fuera fosforescente, apareció un curita. Según "Cepi" era el mismo de un rato antes, que claramente nos indujo a seguirlo por el túnel, hasta que se evaporó entre los muros laterales, previa su bendición y señalarnos con su bastón, que lo ayudaba en su renguera, el rumbo a seguir. 
Luego de recorrer mas de cien metros, nos dimos cuenta de que habíamos entrado en otro túnel, y no la entrada, los que nos confundió y angustió, decidiendo detenernos a tomar unos mates, que portabamos en nuestras mochilas, y manducarnos los chipacitos, incorporados a último momento. 
Esa pausa nos tranquilizó. Simultáneamente nos hizo recordar las cuevas de vizcachas y topos, que normalmente tienen varias bocas de entrada, de manera tal que era conveniente no retornar atrás y seguir adelante, como en ese cuento de Mark Twain, dado que seguíamos recibiendo siempre una corriente de aire fresco, pero ahora con olor a río. Trataba de explicarle a "Cepillo" que ese cura miní, o mitaí-paí nos deseara el mal y por el contrario seguramente nos sacaba de algún laberinto que nosotros no imaginábamos su escala y nos ayudaba a salir: su señal era muy clara. 
Ya nos resultó imposible seguir graficando y midiendo. Sentíamos que podíamos quedar allí enterrados para siempre, de manera que perdimos la noción de la distancia recorrida y del tiempo trasncurrido, complicado ahora por los tramos curvos a recorrer que invariablemente llevvaban a recámaras más espaciosas. Cuando el piso comenzó a ascender, cambiaron las piedras por tierra firme gredosa, presentimos estar cerca de alguna salida. Efectivamente, luego de un tramo muy curvo, desembocamos en un sótano, y el muro lateral caído nos permitió ver el crepúsculo, (dado que estaba orientado al oeste) gratificarnos con el perfil de Corrientes y de su puente y contemplar las hierática y prehistóricas olerías del bajo, sobre el riacho "el Pasito". 
El sótano pertenecía a un abandonado caserón ubicado en el Bañado Norte, como la casa del gatoparde, pero en ruinas. Nos permitió emerger por aquel local, con las paredes cubiertas de cadenas y grillos, que hacían zumbar a nuestros detectores, los famosos equipos importados Fisher, que había aportado mi amigo, "tecnología de punta", del "primer mundo", como me dijo cuando me los mostró aquella mañana. (Según "Cepi", eso indicaba claramente la presencia del alma aún en pena de numerosos prisioneros que con seguridad habían sido torturados y degollados amarrados a esos siniestros fierros.) 
Nos abrazamos con "Cepillo", y luego cerramos con maderas y desechos nuestro túnel de salida, y allí comprobé el súbdito encanecimiento de mi amigo, junto con un palidez preocupante y la mirada fija. 
Dejé a "Cepi" en el hotel y llamé a un médico amigo. Al revisarlo, después de tomarle el pulso y la presión, lo internó en una unidad coronaria con diagnóstico de infarto muy riesgoso. Luego de unos días de internación, sin llegar a hablar, compensado y estabilizado, la familia decidió trasladarlo a Asunción para su recuperación, la que no se produjo, falleciendo este buen amigo a los pocos días, como víctima de alguna maldición, pues tenía una salud de hierro y se cuidaba mucho. 
Aquel presentimiento suyo que le iba a cambiar la vida, se le había cumplido, pero en demasía, pues había pasado para la otra, sin apelación. aunque logre sacar gran cantidad de objetos de oro
Me quedé solo,me hice muy rico pero con un tremendo peso encima y esperando mi propia "excomúnica", tal como lo indican las leyendas sobre los entierros y tesoros ocultos, la plata Yvyvy. Todo eso que yo conocía de memoria, pero solo en teoría. Ahora la realidad me estaba sopapeando con episodios cada vez de mayor intensidad.
Pero como pasó el tiempo y yo seguía igual, decidí retornar, entrando por el viejo caserón. 
Cuando llegué aquella mañana allí, la presencia de numerosas topadoras terminando de nivelar la barranca para hacer un loteo, me convenció de lo infructuoso de hacer algo, más aún cuando el capataz me invitó a retirarme inmediatamente de ese lugar, sin escuchar mis razones. 
Decidí volver. Ahora por la manzana de San Francisco. Cuando lo hice, sentí la espantosa mirada de aquel espantoso indio del mural, como furioso de estar ubicado sobre el viejo cementerio, conocedor que le iba a recorrer nuevamente las entrañas. ¡Estaría esperándome el franciscanillo! ¿Conocería como yo lo llamaba... el Mitaí-Paí ? 
:::::::::::::::::::::::
Ariel.py
Experto del Foro
Experto del Foro
Masculino Cantidad de envíos : 766
Edad : 31
Localización : PARAGUAY
Frase Célebre : Mi Familia.....Mi mayor tesoro.....
Fecha de inscripción : 22/09/2014
Puntos : 4072
Ver perfil de usuario

Túneles y salamancas en la  Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina Empty Re: Túneles y salamancas en la Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina

Vie 05 Dic 2014, 10:07 am
Buena historia mi amigo Ezequiel, interesante relato.
Una consulta, quien fue el autor del artículo que relata la historia?
Ariel.py
Experto del Foro
Experto del Foro
Masculino Cantidad de envíos : 766
Edad : 31
Localización : PARAGUAY
Frase Célebre : Mi Familia.....Mi mayor tesoro.....
Fecha de inscripción : 22/09/2014
Puntos : 4072
Ver perfil de usuario

Túneles y salamancas en la  Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina Empty Re: Túneles y salamancas en la Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina

Vie 05 Dic 2014, 10:08 am
No me olvido del punto mi amigo, buen aporte como siempre(+)
ezequiel.rueda
Experto del Foro
Experto del Foro
Masculino Cantidad de envíos : 401
Edad : 41
Localización : Corrientes
Frase Célebre : Pobre del esclavo que defiende a su amo aun a costa de su propia libertad. E.R.
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Puntos : 3857
Ver perfil de usuario

Túneles y salamancas en la  Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina Empty Re: Túneles y salamancas en la Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina

Vie 05 Dic 2014, 10:28 am
Esta buena la historia sobre todo porque los lugares que menciona me resultan familiares, el sótano de la casona de donde supuestamente salen del túnel estaría en el mismo barrio donde vivo, no muy lejos de mi casa. Hace poco estuve en un museo que fue otrora casa de un gobernador, y la guía nos menciono que el sotano de la casa antes era una de las bocas de entrada a la red de túneles que existían en la época de la colonia. La verdad que desconozco el autor, lo busque pero no encontré nada al respecto, tal vez,  el mismo quiso mantenerse en el anonimato. Gracias por el punto.
ezequiel.rueda
Experto del Foro
Experto del Foro
Masculino Cantidad de envíos : 401
Edad : 41
Localización : Corrientes
Frase Célebre : Pobre del esclavo que defiende a su amo aun a costa de su propia libertad. E.R.
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Puntos : 3857
Ver perfil de usuario

Túneles y salamancas en la  Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina Empty Re: Túneles y salamancas en la Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina

Vie 05 Dic 2014, 10:37 am
ezequiel.rueda
Experto del Foro
Experto del Foro
Masculino Cantidad de envíos : 401
Edad : 41
Localización : Corrientes
Frase Célebre : Pobre del esclavo que defiende a su amo aun a costa de su propia libertad. E.R.
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Puntos : 3857
Ver perfil de usuario

Túneles y salamancas en la  Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina Empty Re: Túneles y salamancas en la Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina

Vie 05 Dic 2014, 10:42 am
Lo encontré en facebook al autor del relato, se llama Andres alberto Salas, parece ser un arquitecto muy conocido aquí en Corrientes.
ezequiel.rueda
Experto del Foro
Experto del Foro
Masculino Cantidad de envíos : 401
Edad : 41
Localización : Corrientes
Frase Célebre : Pobre del esclavo que defiende a su amo aun a costa de su propia libertad. E.R.
Fecha de inscripción : 28/04/2014
Puntos : 3857
Ver perfil de usuario

Túneles y salamancas en la  Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina Empty Re: Túneles y salamancas en la Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina

Vie 05 Dic 2014, 10:45 am
Por lo que veo tiene varios libros publicados sobre la región y su historia, entre ellos uno que se titula: "CORRIENTES, calles, plazas y tuneles de la ciudad", je, vamos a ver si lo consigo.
Ariel.py
Experto del Foro
Experto del Foro
Masculino Cantidad de envíos : 766
Edad : 31
Localización : PARAGUAY
Frase Célebre : Mi Familia.....Mi mayor tesoro.....
Fecha de inscripción : 22/09/2014
Puntos : 4072
Ver perfil de usuario

Túneles y salamancas en la  Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina Empty Re: Túneles y salamancas en la Ciudad de Vera de las Siete Corrientes Argentina

Vie 05 Dic 2014, 11:51 am
ezequiel.rueda escribió:Por lo que veo tiene varios libros publicados sobre la región y su historia, entre ellos uno que se titula: "CORRIENTES, calles, plazas y tuneles de la ciudad", je, vamos a ver si lo consigo.

Gracias Ezequiel por la info, voy a investigar también por mi parte sobre Andrés Alberto Salas y sobre mi compatriota Fermín Talavera.
Un abrazo!
Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.