Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.
Buscador de Google
Últimos temas
» el santo de los buscadores de tesoros?
Ayer a las 10:00 pm por Norberto Ugalde

» Fotografia Extraña
Ayer a las 9:41 pm por wero90

» Cual compro? Equinox 800 o ctx 3030?
Ayer a las 2:00 pm por gerardo marin

» ALGUIEN QUE ME AYUDE A SACAR UN TESORO ENCANTADO
Jue 13 Dic 2018, 11:56 am por ordnajela

» Guardianes
Jue 13 Dic 2018, 9:41 am por EMILIA JIMENEZ

» SEÑALES EN UNA ABRA
Mar 11 Dic 2018, 6:56 am por ERNESTO JIMENEZ CANTERA

» despues de una buena limpieza
Lun 10 Dic 2018, 9:27 pm por Norberto Ugalde

» TOPO X1 y minilogger en accion
Lun 10 Dic 2018, 9:15 pm por ERNESTO JIMENEZ CANTERA

» TESORO PROTEGIDO POR UNA BRUJA?? NECESITO AYUDA
Lun 10 Dic 2018, 11:37 am por Javo_Alfa

» Radiestesia- tesoro
Lun 10 Dic 2018, 11:29 am por Fred 88

» TODO ME MARCA ORO NESECITO DE SU AYUDA
Lun 10 Dic 2018, 7:31 am por ERNESTO JIMENEZ CANTERA

» FORMANDO GRUPO COMARCA LAGUNERA
Dom 09 Dic 2018, 7:04 pm por ERNESTO JIMENEZ CANTERA

» Ellos no sabían que caminaban sobre un tesoro.
Dom 09 Dic 2018, 2:50 pm por Pedro Cantú

» nuevo detector de pulsos EZ PRO DETECTORS
Dom 09 Dic 2018, 12:45 pm por marco tracker

» hallazgo, la mejor
Vie 07 Dic 2018, 7:39 pm por josyaguilar

» FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2019 !!!
Vie 07 Dic 2018, 7:17 pm por daniel martinez

» ¡LOS ESPIRITUS NO ME DEJABAN DORMIR ANOCHE!
Vie 07 Dic 2018, 3:27 pm por ERNESTO JIMENEZ CANTERA

» Alguien que me ayude a buscar un tesoro
Vie 07 Dic 2018, 1:34 pm por jesus rivera

» TESORO ENCONTRADO CON RADIESTESIA
Vie 07 Dic 2018, 11:27 am por TesoroMex

» zona antigua de tesoros- RADIESTESIA
Vie 07 Dic 2018, 1:05 am por georgex

» hallazgos encontrados en garcia
Jue 06 Dic 2018, 11:06 am por pepe chapa

» Ayuda... sobre Martín Toscano
Miér 05 Dic 2018, 8:42 pm por Jose Antonio Agraz Sandov

» los espiritus guardianes de tesoros
Miér 05 Dic 2018, 5:48 pm por Abel39

» El fabuloso tesoro perdido de Benito Juárez
Miér 05 Dic 2018, 10:17 am por Jack Mariner Kalicoo

» VENDO UN GARRET "Garrett GTI 2500 metal detector - INCLUYE "EagleEye Pinpointing Dep"
Miér 05 Dic 2018, 9:35 am por alonram

» Tesoros saqueados de los cenotes.
Mar 04 Dic 2018, 2:51 pm por Jose Antonio Agraz Sandov

» Biblioteca de Tesoros
Mar 04 Dic 2018, 11:10 am por jesus rivera

» De vuelta en el foro!!
Lun 03 Dic 2018, 11:45 pm por rojosol

» Niños detectando en un arenero con el Bounty Hunter Junior
Lun 03 Dic 2018, 5:46 pm por pollo1

» Historias del recuerdo, algunas publicadas hace 15 años.
Lun 03 Dic 2018, 5:33 pm por pollo1

¿Quién está en línea?
En total hay 51 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 51 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1008 el Dom 12 Jun 2011, 10:57 pm.
Ad
Estadísticas
Tenemos 22918 miembros registrados.
El último usuario registrado es EMILIA JIMENEZ

Nuestros miembros han publicado un total de 260743 mensajes en 21244 argumentos.
no copy
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Registro de Propiedad Intelectual
Safe Creative #1104219034456
Ad

*Los hermanos buendia enterraron oro y plata en *

Ir abajo

*Los hermanos buendia enterraron oro y plata en *

Mensaje por romel505 el Miér 29 Oct 2008, 1:18 pm

LOS SIETE BUENDÍA ENTERRARON ORO Y PLATA EN BOLAÑOS
Cierto día, Eduardo Buendía le pidió a uno de sus hermanos que reuniera al
resto de ellos porque «algo serio quiero hablar con todos». «Está bien, Eduardo.
Para mañana estaremos aquí todos reunidos, para lo que tu dispongas».
Dicho y hecho. al día siguiente, con toda puntualidad, estaban reunidos
los siete hermanos Buendía. Sus nombres por orden de mayor a menor,
eran: Eduardo, Fidencio, José de Jesús, Efrén, Heliodoro, Elfego y Rodolfo.
Una vez reunidos en casa del mayorde ellos, Fidencio tomó la palabra:
— Tú dirás, hermano. ¿A qué se debe la reunioncita?
— ¿Saben, hermanos? En estos últimos días he andado pensando mucho
en el despido de las minas de Jesús y de Heliodoro, aparte de que nunca
nos quisieron dar empleo a los demás en las minas. No conformes con eso,
ahora les quitan el trabajo a los únicos que lo tenían. ¡Malditos güeros!
¡Vámosles dando en la madre, nomás para que se les quite! A ver tú, Jesús,
que hace poco todavía estabas trabajando, tienes que darte cuenta de cuándo
mandan la próxima remesa a Fresnillo.
— ¿Qué es lo que te propones hermano?
— Ya dije: ¡darles en la pura torre a estos malditos gringos! Es más, así
como estamos aquí reunidos, todos juntos vamos a hacer un juramento.
— Sí, como tú digas, hermano.
— ¿Y cuál va a ser ese juramento?
— Vamos a jurar, por la gloria de nuestros abuelos, que esos malditos
güeros ya no sacarán un grano más de oro ni de plata de nuestro país. ¿Y
cómo lo vamos a evitar? Pos asaltándolos en medio de la sierra.

— ¡Buena idea! ¡Ya les estamos dando! ¿Cuándo empezamos?
— En la próxima remesa. Vamos a estar listos en la sierra. Nos armaremos
con los rifles lozadeños. Que haya espadas y machetes.
— Hermano, ¿pero qué vamos a hacer con esas armas en contra de las
que ellos tienen?
— No te apures, hermano. La batalla será hasta que esas armas flamantes
y ventajosas que dices que tienen sean de nosotros.
— Bueno. Mientras Efrén y Rodolfo se encargarán de investigar cuándo
sale la próxima remesa, Fidencio y Jesús se van a darle una explorada a la
sierra, porque creo que no la conocemos lo suficiente. Los demás nos encargaremos
del resto de los preparativos. Prepararemos caballos, armas y algunos
alimentos para podernos remontar a la sierra.
Así pasaron algunos días, suficientes como para que regresaran unos y
otros y se volvieran a reunir.
— ¿Qué pasó? ¿Qué se informaron? ¿Cuándo salen los arrieros?
— El próximo lunes.
— Y ustedes, ¿cómo vieron la sierra?
— Sabrás, Eduardo, que de la cumbre para allá todo nos gustó para ser
camposanto. Pero eso no va a ser cerca de Bolaños, ¿verdá? Yo digo que lo
más lejos que se pueda, para que no los oigan llorar.
— Así es. ¿Se dieron cuanta cuál es la defensa que llevan?
— Cómo no. Es un pelotón de soldados vestidos de rojo y ocho arrieros
armados hasta los dientes.
— No le hace. Nosotros, por lo pronto, contamos con cuatro rifles
lozadeños y tres máuseres de siete milímetros. A ver, ustedes, los exploradores
de la sierra, ¿supieron dónde esta la segunda jornada?
— Sí, jefe está exactamente en una parte llamada El Cerro del Sombrero.
— Allí mismo los estaremos esperando el martes en la noche para darles
el primer golpe de su vid. ¿Cómo la ves, Efrén?
— Sí, jefe. Ya les estamos dando.
— A propósito de jefe, como lo acaba de mencionar Efrén, yo seré su
jefe y Efrén mi segundo, ¿de acuerdo?
— Todos de acuerdo. A propósito, ¿de cuánto parque disponemos?
— De ciento cincuenta cartuchos.
BOLAÑOS 21
— Lo suficiente. Con eso nos basta y sobra para el martes en el Cerro
del Sombrero.
En dicho paraje, arrieros y soldados descansaban tranquilamente rodeados
de una enorme hoguera que iluminaba más de cincuenta metros a la
redonda. La mayoría de ellos estaban tomando sus alimentos cuando:
— ¡Alto! ¡Levanten las manos! ¡Esto es un asalto! ¡Somos más de siete
hombres bien armados! Si se mueven, se mueren. Los tenemos sitiados por
los cuatro vientos. No podrán escapar. Al primero que haga algún movimiento
le volamos la tapa de los sesos.
Con un poco de esfuerzo los rindieron y los desarmaron para luego
hacerlos dormir amarrados. Otro día los pusieron a cavar una enorme cueva
en la falda del cerro para esconder el cargamento de oro y plata, quedando
ahí la mayor parte de soldados sepultados.
— A ver, mi segundo, escriba en esa hoja: «Aquí, en el Cerro del Sombrero,
donde sale el sol y se mete acá, donde da sombra en la tarde, con cien
pasos hacia allá y cincuenta hacia acá, quedaron enterradas treinta cargas de
oro y plata en plancha, barras y marquetas, del mineral de Bolaños».
— Jefe, ¿y qué hacemos con éstos que todavía están vivos?
— Lo siento, pero hay que darles chicharrón. Nomás los ponen a salvo
de los zopilotes.
— ¿Y la mulada?
— La dejamos libre por la sierra.
— Jefe: ahora sí tenemos hartas armas, rete harto parque.
— Sí, pero nada más vamos a cargar lo necesario. Lo demás lo esconderemos,
para cuando se ofrezca. ¡Vámonos!
Y en esto:
— Aquí hay alguien entre las yerbas...
— Sí, sí. Aquí estoy. Soy, yo. No me maten. Estoy mal herido. No me
maten. Tengo familia. Soy el mayordomo de los arrieros.
— No le vamos a hacer nada, hombre. A cambio queremos que usted
coopere con nosotros.
— Sí, haré todo lo que quieran.
— Nos jura por el honor de su familia que nos va a ser fiel. ¿Va a ayudarnos
en nuestra causa?
— Sí. ¡Lo juro!
— Y. ¿cuál es su nombre, señor mayordomo?
— Casimiro… Casimiro Hernández, para servir a usted.
— Y, ¿cómo se llama la persona que recibe la carga en Fresnillo?
— Yo nomás sé que se llama míster Charles. Nosotros llevamos el mineral
a la estación del tren y allí lo embarcan para la frontera.
— Muy bien. A ver, ¿cómo está su herida? No está mal. Con unas yerbas
se arregla eso. Mire, Casimiro, regrese a la mina y vea al míster, su patrón,
y cuénteselo todo. Que desgraciadamente nomás usted quedó vivo.
Cuéntele que los ladrones eran de Durango, que se llevaron todo, con todo y
mulas, y que los oyó decir que nunca volverán porque con eso tienen para
pasar el resto de su vida. Y en adelante usted se va a encargar de darnos
toda la información que sea necesaria. A ver, dígame, ¿nos conoce a alguno
de nosotros?
avatar
romel505
Moderador
Moderador

Masculino Cantidad de envíos : 2966
Edad : 45
Localización : Jalisco (ajaaaaiii)
Frase Célebre : Es mas facil encontrar las moronas que el Queso.
Fecha de inscripción : 14/03/2008
Puntos : 9969

Ver perfil de usuario http://www.buscatesorosgdl.mex.tl

Volver arriba Ir abajo

Re: *Los hermanos buendia enterraron oro y plata en *

Mensaje por romel505 el Miér 29 Oct 2008, 1:19 pm

— No, señor.
— Pos más le vale. Pero el día que alguno de nosotros llegue a preguntarle
algo usted no se negará, ¿verdad?
— No señor. Lo juro por mi madre santa.
— Bueno, en eso estamos. Adiós, Casimiro, y que le vaya bien.
Meses más tarde, reunidos de nuevo los hermanos Buendía en su rancho
cercano al famoso real de Bolaños, hacían planes de nuevo para el siguiente
golpe:
— Mi segundo: váyase al Real a ver al viejo Casimiro, para ver qué le
informa.
Al otro día:
— Don Casi, ¿cómo está? ¿Me conoce?
— Sí señor. Usted es el mismo que me curó allá en la sierra.
— Así es. Soy el mismo. Dígame cuándo mandarán otro viaje.
— En estos días. Ya tenemos la mulada lista.
— Usted, don Casi, ya no vaya.
— No. Mandarán a otro.
— Bien. Nos vemos, don Casi.
Más tarde:
— ¿Qué pasó, Efrén?
BOLAÑOS 23
— Sí, mi jefe, está por salir el próximo viaje. De inmediato nos remontaremos
a la sierra, no sea que nos agarren ventaja, para estar visentiando.
Tres días más tarde:
— Mire jefe, se están desviando río arriba.
— ¡Desgraciados! Estos piensan que por allá se nos escapan.
— Sí. Ya agarraron todo el río rumbo al poniente de Alqueztán, como
para salir por Temoaya y Mezquitic.
— Pues ya les estamos dando. Les echamos travesía por sobre la sierra,
a bajar a Temoaya. Allí mero les caemos. ¡En marcha, capitanes!
Al poco andar de la cumbre de Bolaños, hacia el norte:
— Jefe, vienen unos jinetes por el camino.
— Amigos, ¿quiénes son ustedes y a dónde van?
— Venimos de Fresnillo, vamos a Bolaños a dejar un mensaje para
míster Ale.
— Traiga acá ese mensaje. Ustedes se arriendan. Y rápido, porque llevamos
prisa.
Así los encaminaron de regreso hasta Las Peñitas, amagados de muerte,
que por ningún motivo podían llegar a Bolaños.
Nosotros nos desviamos hacia el rancho de Ocota, a bajar a Temoaya
donde debíamos esperar nuestra presa. Después de haber caminado toda la
noche amanecimos en el punto de referencia.
Planeamos el golpe. Estudiamos el terreno a conciencia. Dicho y hecho,
al oscurecer llegó el cargamento. Cuando éstos entraron a los corrales de
Temoaya, el personal se componía como de unas catorce personas, entre soldados
y arrieros. Les caímos de sorpresa a través de los círculos de piedra. No
les quedó más remedio que rendirse para no ser muertos en unos minutos.
Árboles hicieron falta esa noche para que durmieran amarrados soldados y
arrieros. Por la mañana del día siguiente, como a doscientos pasos hacia arriba,
los pusimos a cavar una fosa como de ocho metros de largo por tres de
ancho y dos de profundidad para escondite del dicho tesoro, quedando sellada
dicha fosa con mezcla hecha con sangre de algunas mulas que en su propio
lomo habían cargado el preciado metal. Se dejó oír la voz del jefe:
— A ver, mi segundo, escriba esto. «Señas: entre el arroyo que viene
del norte y el río que viene del sureste y que dobla hacia el sur, que hay un
cerro por cada lado, quedaron guardadas para siempre cuarenta cargas de
metal, oro y plata, sudor de muchos campesinos-mineros. Tesoro que es de
México y no debe, por ninguna circunstancia, ser explotado para ir al extranjero.
Esta es la acción de los siete Buendía, para honor de esta tierra» [Eduardo
Vela del Real].
avatar
romel505
Moderador
Moderador

Masculino Cantidad de envíos : 2966
Edad : 45
Localización : Jalisco (ajaaaaiii)
Frase Célebre : Es mas facil encontrar las moronas que el Queso.
Fecha de inscripción : 14/03/2008
Puntos : 9969

Ver perfil de usuario http://www.buscatesorosgdl.mex.tl

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.