Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» saucillo, conchos, la cruz, delicias y sus alrededores!
Hoy a las 1:00 pm por luisdelicias

» Arien Rossë , EXTRAVIADA, !!!URGENTE¡¡¡
Hoy a las 12:50 pm por Norberto Ugalde

» GRUPO EN COLOMBIA
Hoy a las 11:51 am por Chatos

» No encontré oro. :(
Hoy a las 10:25 am por Gambusino

» CENSO Y REGISTRO DE LOS COMPAÑEROS DE COLIMA
Hoy a las 8:41 am por EvilHunter

» Prospección en Arandas (próximamente)
Hoy a las 12:23 am por gambusino real

» ANDA QUE SE LO LLEVA EL DIABLOhttp://illiweb.com/itest/smilies/default/default97.gif
Ayer a las 11:41 pm por tadeo de jesus

» deeper x5
Ayer a las 9:11 pm por VICTORIO

» REMATO !!!! Tesoro Vaquero
Ayer a las 9:08 pm por cocahawk

» Calaveritas del foro 2017....
Ayer a las 8:09 pm por Pachito

» libro... libro.... libro....
Ayer a las 5:59 pm por juangr

» felicidades por tu cumple
Ayer a las 12:41 pm por Norberto Ugalde

» compañeros de celaya
Ayer a las 12:10 pm por Ivan Valentin

» Presentandome
Dom 15 Oct 2017, 9:36 pm por Gambusino

» Como Nacieron y Para que eran las Haciendas.
Dom 15 Oct 2017, 2:54 pm por adolfolons

» Historia sobre busqueda en casa en zona centro de un pueblo en colombia y Fotos
Dom 15 Oct 2017, 12:21 pm por Chatos

» Prospección en Colombia
Dom 15 Oct 2017, 12:16 pm por Chatos

» FORMACION GRUPO DE BUSCADORES DE TESOROS MEDELLIN-ANTIOQUIA-COLOMBIA
Dom 15 Oct 2017, 12:06 pm por Chatos

» informacion de colombia
Dom 15 Oct 2017, 11:52 am por Chatos

» TESORO INDÍGENA ENCONTRADO EN COLOMBIA
Dom 15 Oct 2017, 11:49 am por Chatos

» grupo en colombia
Dom 15 Oct 2017, 11:40 am por Chatos

» Detectando Bogota, Colombia
Dom 15 Oct 2017, 11:33 am por Chatos

» INTERESADOS EN BUSCAR TESOROS EN COLOMBIA.....
Dom 15 Oct 2017, 11:27 am por Chatos

» hacienda en Salvatierra
Dom 15 Oct 2017, 1:29 am por buscador26

» De vuelta en el foro!!
Sáb 14 Oct 2017, 9:19 pm por chuchos440

» Una carta asegura existencia de un tesoro
Sáb 14 Oct 2017, 9:09 pm por chuchos440

» EL NAUFRAGIO DEL PUERTAS DE ORO (GOLDEN GATE)
Sáb 14 Oct 2017, 3:46 pm por 0marrm

» INDICIOS DE LA EXISTENCIA DE UN TESORO........uyyyyyyyyy.
Sáb 14 Oct 2017, 11:28 am por samuel ponce chavez

» navojoa sonora algun lugar bueno para buscar
Sáb 14 Oct 2017, 3:30 am por Pachito

» como navegar en esta pagina
Vie 13 Oct 2017, 11:04 pm por charly Bertoni

¿Quién está en línea?
En total hay 190 usuarios en línea: 13 Registrados, 0 Ocultos y 177 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

ALEXMAX, EvilHunter, hector serey, Ivan Valentin, Jesam9, LAISELVAE, luisdelicias, mattus, Norberto Ugalde, Norma GM, real2mundos, SIRCOLECCTION, Yanko

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1008 el Dom 12 Jun 2011, 10:57 pm.
Estadísticas
Tenemos 21532 miembros registrados.
El último usuario registrado es Jesam9.

Nuestros miembros han publicado un total de 254969 mensajes en 20551 argumentos.
no copy
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Registro de Propiedad Intelectual
Safe Creative #1104219034456
Internet Blog Serial Number
IBSN: Internet Blog Serial Number 01-06-12-2007
Las palabras clave más etiquetadas
1#elmejorforo
2#1
3#12
4#2
5#3
6#5
7#10
8#11
9#13

ANÉCDOTAS DE ENTIERROS FAMOSOS Y NO TAN FAMOSOS EN MEDELLIN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ANÉCDOTAS DE ENTIERROS FAMOSOS Y NO TAN FAMOSOS EN MEDELLIN

Mensaje por romel505 el Miér 26 Mayo 2010, 5:52 pm

Son muchas las historias acerca de personas que se sometían a
privaciones y escasez, haciendo partícipes a sus familias de sus miserias,
llegando a morir con sus monedas enterradas y viniendo a tocarle el hallazgo
del entierro a quién prójimo era del avaro. Para mayor tormento y como castigo
de sus avaricias, se conocieron varios casos de cacería de tales entierros, por
ejemplo: un señor de Envigado, todo lo que conseguía lo cambiaba por oro y lo
enterraba en el solar de su casa, hasta que unos vecinos lo atisbaron y se
quedaron con la rica guaca.


Otra persona enterró una buena cantidad de billetes en un cajón,
mientras pasaba una revolución, y por una de tantas peripecias tuvo que huir;
cuando volvió a buscar su guardado, halló que tanto el cajón como los billetes
estaban completamente descompuestos; y fue tanta su pena que no tuvo el valor
de callar lo sucedido, y así se propagó la triste historia.


Otra cacería de entierro: Por los lados del barrio Buenos Aires vivía un
viejo con merecida fama de avaro, a quien todos los vecinos sindicaban de
cultivar un pequeño "entierrito". Entre los varios negocios que
administraba tenía el de alquilar bestias, con la expresa condición de que el
pago se lo hicieran en pesetas. Dos clientes de este señor, muy intrigados, por
repetidas ocasiones le tomaron los caballos, le pagaron en la moneda deseada, y
además lo atisbaron hasta saber el paradero de su tesoro; y así fue como le
cazaron el fruto de sus privaciones. Fue tan grande su dolor que se enloqueció
y en este estado terminó su vida.


Espantos, entierros y morrocotas de oro:
En el Medellín de la primera mitad del siglo XX, Había espantos o entierros en
los edificios Mercedes y Matilde, en la Penitenciaría, en la
casa de la carrera Carúpano, en la Salsamentaria la Francesa. También, en la
urbanización Alcalá, en el municipio vecino de Envigado.


Entre 1945 y 1970, aumentó considerablemente el número de habitantes en
Medellín, por el auge industrial que vivía la ciudad; se incrementó el nivel de
la actividad constructora para proveer de vivienda a los nuevos habitantes, lo
que hizo que se removiera mucha tierra y derrumbaran antiquísimas viviendas. En
dicho período, a raíz del movimiento urbanizador descrito, se descubrieron
muchos entierros.


El entierro de la casa de las señoritas Escobar:
Situada en la carrera Carúpano, que después se llamaría Sucre, al cruce con la
calle de Ayacucho y un poco arriba del desgraciadamente demolido Teatro
Bolívar. Esta casa estaba ocupada por la Empresa Municipal
de Energía. Las
cuentas de servicios públicos se pagaban con una libreta que poseía cada
suscriptor. El pago, probablemente, se haría de acuerdo con el número de
bombillas de cada casa, pues, trifilar, televisión y otro montón de cosas no
existían.

Debido a una operación de compraventa el inmueble le fue solicitado a la Empresa de Energía la cual
lo desocupó, para trasladarse a la carrera Carabobo con Perú. La construcción
de la casa de las señoritas Escobar era de las mas antiguas de la ciudad. Tenía
tres portones de doble ala, con cornisa y cada ala tenía una llave de hierro,
de unos 28
centímetros de larga y muy pesada. Las ventanas,
arrodilladas, del mismo tamaño de las puertas; los muros de cerramiento y los
divisorios, de tapa de tierra colorada de 60 y 40 centímetros de
ancho, unos y otros.

Los pisos estaban formados con ladrillo de barro cocido de 40 por 40 centímetros. Tenía
un cárcamo con piso y paredes forradas en piedra que servía para recolectar las
aguas lluvias de los cuatro patios, y de los servicios sanitarios, de la cocina
y del baño de inmersión. Los techos eran altos, muy altos, emboñigados y muy
blanqueados, con gruesas vigas de madera sin labrar y cubierta de teja de
barro, de la grande.

El primer celador que puso allí la agencia de propiedad Raíz duró una noche. Ni
siquiera se presentó a la deicina para reclamar su salario. Mandó las llaves
con esta razón: "que a las doce de la noche lo habían cogido de los pies,
y sobre la estera en que dormía lo arrastraron por toda la casa; que no pudo
decir palabra porque la lengua se la había enredado en un portillo que tenía en
la quijada derecha, donde le faltaban el colmillo y un diente; que casas
desocupadas no cuidaba mas; que prefería morirse de hambre".


Como en esa época había tantos bobos, mucha gente se creyó el cuento. Se
mandó un nuevo celador, y al día siguiente, ese celador se apareció en la
agencia de propiedad raíz para entregar las llaves diciendo: "Ese
cementerio no lo cuido mas. Anoche no dormí. Había como 20 mujeres con cara de
lápida, fumando y rezando una oraciones que yo nunca había oído, y a las 3 de
la mañana prendieron todas las luces de la casa, y allá no hay energía ni para
una parrilla. No vuelvo. Aquí tienen las llaves, consiga otra calavera para que
le cuide su casa y sus esqueletos.


La agencia resolvió no enviar mas celadores y entregarles las llaves a
los señores Mariano Cadavid y Evaristo Bustamante, únicos demoledores que tuvo
Medellín en esa época. De esa casa de las señoritas Escobar sacaron un
entierro: todo era oro, y mucho.


El entierro en la penitenciaría:
En la casa que ocupó la
Penitenciarí o Presidio hasta 1945, aproximadamente,
propiedad que fue de don Jorge Luis Arango, propietario de la Litografía J.L.
Arango, sacaron otro entierro. El le había vendido la casa a don J.B. Londoño;
la casa se arrendaba o se demolía. Hoy en esa casa está el edificio del Banco
Central Hipotecario (calle Colombia con carrera Cucúta).


En esos caserones tan grandes y tan viejos no había nada para vigilar. Además,
allí habían estado los presos, que todas las mañanas eran sacados encadenados
de los pies para dar un paseo por los alrededores. Al inmueble deshabitado se
le colocó un celador. El hombre llevó su estera con cobijas, cerró la puerta
principal que daba a la calle Colombia, le puso llave y trancó con una barra. A
las dos de la mañana salió despavorido y muerto de pánico. Según él, la puerta
se la había abierto, y un herrero le daba golpes sobre un yunque a una varilla.


El celador renunció, entonces la agencia consiguió un hombre de
confianza. Al día siguiente este hombre estaba en la agencia esperando para
entregar las llaves, diciendo: "Allá no duerme ni el Putas acompañado con
diez mujeres. A las 12 de la noche, lloviendo y en plena oscuridad, empecé a
sentir ruidos en el comedor; los cuchillos se caían, lo mismo las cucharas y
los platos. Caían rotos. Yo me levanté y vi cuando por el patio principal
pasaban con un muerto vestido con pantalón, saco, corbata y sombrero, pero el
pánico me dio cuando vi que lo llevaban boca abajo sobre un par de tubos de
hierro. Eran ya las dos de la mañana y llovía a torrentes. El frío helado me
había congelado la sangre.
Me pagan, que me largo, y no me pregunten nada, que tengo mucho miedo. Pues
creo que yo soy el muerto y con razón me siento como una calavera".


La agencia, incrédula, consiguió dos muchachos, de unos 25 años, se les
contó todo lo que había pasado; se les propuso cuidar la casa pagándoles muy
bien, y ellos aceptaron. Cuando los muchachos fueron a recoger las llaves le
pidieron a la agencia de propiedad raíz una botella de aguardiente, porque ya
tenían miedo. Entonces, la agencia canceló el trato y le entregó la casa a los
demoledores. En la demolición se encontró detrás de una alacena incrustada en
uno de los muros del comedor dos paquetes: el uno contenía cuchillos y cucharas
antiguas de preciosa orfebrería y en el otro había una olleta, cuyo contenido
no revelaron los demoledores.


Tinajas de oro en la Urbanización Alcalá en Envigado:
Don Bernardo Isaza vendió su casa finca que quedaba en el vecino municipio de
Envigado. La casa era una maravillosa construcción con hermosas rejas de hierro
que enmarcaban los corredores; los pisos estaban cubiertos con baldosa de
extraordinaria calidad y colorido; las puertas y ventanas le servían de adorno
a su arquitectura, y las comodidades y servicios eran completos.
Era una casa de campo de las buenas, y además de gente distinguida y rica.


Antes de llegar a la casa, dos palmas servían de pórtico o de adorno. Se
veían majestuosas. Tendrían cien o mas años.
A un costado de la casa, la piscina. Los vecinos a la casa le advirtieron al
comprador que allí había un entierro y que de
allí salían un par de ancianos con unas velas tan grandes como ellos. Unas
veces aparecen con ellas prendidas y otras las prenden tarde en la noche,
aunque esté lloviendo. El comprador no les creyó.


El celador contratado se apareció en la agencia al día siguiente con el
mismo cuento y renunció, contando antes: Anoche me escondieron la ropa y me
hicieron señas con unas velas, eran las dos de la mañana, y una persona muy
vieja se estaba ahogando en un especie de alberca en mi alcoba; busque quien le
cuide su casa, y a mi no me vuelva a llamar.


Entonces se contrató a un matrimonio, para que se entretengan y no se
repitiera el cuento. Antonio José Rivera y su esposa Nieves se fueron a cuidar
la casa; mas bien, a vivir, puesto que se les hizo llevar todos los corotos a
las 6 de la tarde. A las 8 de la mañana siguiente estaba Antonio José en la
agencia con los corotos en un camión allí en la calle, diciendo:"... este
asuntico me lo tiene que arreglar. Usted no me dijo nada de espantos.

Mi mujer desapareció, muerta de miedo, desde la una de la mañana y no la he
podido encontrar. Inclusive fui a donde su mamá, y me dicen que allí no
amaneció. Fui a la inspección y allá tampoco está. En esa casa hacen fiestas a
las 3 de la mañana. Los bomberos pasan por toda la casa tocando la sirena y las
campanas de los carros; la banda de músicos de mi pueblo se me apareció tocando
a darme una serenata, dizque porque yo había comprado esa casa. Allí no hay
luz, y las velas que prendía mi mujer se las apagaban y se reían. Los
esqueletos ladraban y fumaban".


Llegó el momento de la demolición. Para los trabajos de la urbanización
y movimiento de tierras, se contrató a Jacobo
Rizler y su buldózer. El buldózer, al pasar por en medio de dos palmas, reventó
una tinaja grande, que tenía oro. Se bajó el chdeer del buldózer, recogió todo,
tomó la otra tinaja y allí quedó el buldózer con el motor encendido. Nuestro
hombre nunca mas apareció, y con lástima grande se tumbaron ambas palmas para
dar paso a las calles de la urbanización. Los pedazos de esa olla, estuvieron
exhibidos en la agencia para que creyeran lo del entierro. Los indígenas
elegían el espacio entre dos palmas para ocultar su oro.


Entierro de la casa ubicada en la calle
Perú entre Palacé y Venezuela:

De esa casa vieja se sacó un entierro con mucho oro. Esa casa fue propiedad de
la familia Escobar Londoño. La casa se desocupó para luego alquilarla.


El primer celador que se consiguió apareció al día siguiente diciendo:
"Yo he sido muy macho y no he creído en espantos; pero los que vi anoche
se los pongo a cualquiera. En la alcoba principal de la casa coloqué mi estera
y como a las 3 de la mañana empezaron las campanas a sonar. Las momias a salir
de las bóvedas, ahí se armó la fiesta con los esqueletos. Yo desperté muerto de
miedo, pero pensé que las que sonaban eran las campanas de la Basílica Metropolitana.
Si quiere le cuido toda la casa, pero a esa pieza no vuelvo a entrar ni de día.
Aquí tienen las llaves.


El reemplazo fue contratar a un matrimonio, pero al día siguiente se
presentaron en la agencia, era fácil ver en sus caras las huellas del trasnocho
y las del miedo de que habían sido víctimas la noche anterior. Ellos contaron:
"En la alcoba principal hay un entierro. Yo creo que son las ánimas las
que a la una de la mañana empiezan a tocar las campanas y nosotros, para
cuidarle su casa, amanecimos en la puerta de la calle. Antenoche, yo me aguanté
toda la pelotera que hicieron en la casa, pasé despierto y parado en la puerta
de la calle, por si tenía que salir a la carrera.

Anoche me llevé a mi negrita para que durmiera conmigo y me acompañara; pero
aquí le dejo sus llaves y consiga otro, aunque sea mas pendejo y guapo que yo. Me
paga que me voy y no me vuelva a llamar para que le cuide sus espantos. Al
celador, mientras hablaba los ojos se le querían salir; se frotaba las manos,
para secarse el sudor y en la cara se le podía ver muerte no me lleves.


La casa había sido propiedad del Tusito Restrepo, y cuando la guerra con
el Perú, por allá en 1932, este señor había enterrado en la casa todo su oro. Antes
de morir de anemia la vendió a don Luis Alfonso Vélez, y una vez arrendado el
inmueble y en algún trabajo que estaban haciendo en la alcoba principal, una
tabla de madera del piso se hundió y ahí estaba el entierro. Libras esterlinas,
y muchas. El arrendatario canceló el contrato de arrendamiento y compró la
casa.


Los muros medianeros exteriores y divisorios en las construcciones
conocidos en el siglo pasado y a principios de éste, tenían un ancho de 40 y 60 centímetros. En
su construcción solo se utilizaba la tierra y un pizador, a medida que se
aplicaban capas de diez o veinte centímetros se iba apisonando y para darle
mayor firmeza y consistencia se le echaba agua. En las poblaciones colombianas
se puede contemplar la arquitectura de la época a base de muros de tapia. En el
área rural, donde se aprecia con mas admiración, la antigüedad y firmeza y
calidad de aquellas construcciones.Son escasos los tapiales hechos con tierra
negra. La colorada es de mayor amarre y consistencia. Luego vendría, la guadua
y posteriormente el adobe, ladrillo y cemento.


Los atanores de barro al igual que los de cemento, son muy nuevos; a
principios del siglo, se utilizaba para desaguar, el cárcamo, una especie de
zanja, cuyo piso y paredes eran de adobe de cuarenta por cuarenta con una
cubierta o tapa de grandes lajas de piedras.


Entierro de Escopetas y de Bayonetas caladas:

Hoy en día, en el sitio donde está ubicada el edificio sede del Banco de la República en Medellín;
antes existieron dos
edificios de dos plantas llamados Mercedes y Matilde, sobre el costado sur del
Parque de Berrío.


Dichas edificios (casas) albergaban varios almacenes distribuidores de
telas: Rada Hermanos, Antonio Mesa y Hermanos, Almacén el León, y la Joyería Hijos de
David Arango. El segundo piso lo ocupaban David y Alejandro Córdoba Medina. Para
hacer el nuevo edificio, se desocuparon las dos casa. En la parte inferior del
edificio Matilde, vivía desde muchos años atrás, un matrimonio que hacían las
veces de celadores, o cuidadores como se decía. El señor Francisco Carvalho, no
tenía mas de 1.30 metros
de estatura, y unos 45 kilos de peso. Tenía la tez morena, quemada y arrugada
por tantos años de vida; los ojos prdeundamente negros y muy pequeños; la
mirada fría y penetrante, las orejas pequeñas y bien formadas, y en suma sus
rasgos y perfiles indicaban que eran de buena gente.

Su esposa y compañera no salía del edificio a cosa distinta que a misa de doce
todos los domingos, a la iglesia de la Candelaria, y los sábados por la mañana a hacer
su mercado. Ambos edificios permanecían bien cerrados, mejor cuidados, y
limpios, muy limpios, incluidos los empedrados de los patios, que eran cuatro,
y el de las gallinas.


Francisco hablaba sobre los espantos de esas casas: "En los dos
edificios hay entierro. Imagínese que yo tengo 70 años y siempre he vivido
allí. No conocí mas Habitantes en los dos edificios que las familias Botero. Yo
recuerdo que uno de esos señores estuvo en la guerra con el Perú. Pero
entierros si hay".

En otra ocasión Francisco relató: "Anoche no dormimos. Es que nos
asustaron toda la noche. La negra y yo estamos muertos del miedo. Imagínese que
sentimos muchos ruidos en las escalas, de gente que subía y bajaba corriendo, y
en ese edificio no vivimos sino la
Negra y yo. Eso fue como a las 3 del amanecer. La Negra se levantó en el
oscuro con una vela, y ella dice que le soplaron por detrás para apagársela y
yo sentí que estaban cavando en el patio de las gallinas. Y toda gallinita que
metemos al patio se asusta y se muere".


Funcionarios de la agencia de propiedad raíz decidieron embestir al
espanto y se metieron a las casas un viernes por la noche. Entraron con un
detector de metales, recorrieron los dos edificios, y después de haber
detectado algunos objetos metálicos en varios sitios, y de haber hecho algunas
excavaciones, salieron muertos del miedo. A las 3 de la mañana vieron
suspendidas en el aire un montón de velas muy grandes que, encendidas, danzaban
y se abrazaban.


Regresaron otro día, llenos de valor, y cargados de barras y pesados
martillos, fueron en busca de Francisco para que
los acompañara.. A él lo encontraron sentado en un taburete, con la cabeza
baja. Otra vez estaba trasnochado y asustado. A la una de la mañana con
lámparas Coleman y linternas descubrieron una tapa de cemento muy grande. Hora
y media se demoraron en partir la tapa y levantar los pedazos, para encontrar
la cavidad de un cárcamo de piedra. No habían encontrado nada.


El Dr. Carlos Gómez Martínez, gerente del Banco de la República en Medellín,
hizo averiguaciones con algunos de los descendientes de la familia Botero, y un
plano a mano alzada, se ordenó una excavación en el patio de las gallinas, y
allí encontraron 13 escopetas de bayoneta calada, muy oxidadas. Lo anterior fue
lo que le dijeron al agente de propiedad raíz. Pero lo se supo fue que además
de las escopetas, encontraron otro entierro.


Francisco, el cuidandero (celador), contaba después: "... lo de los
rifles es apenas lo que cuentan. Al Banco yo le creo; pero mire; venga le
muestro aquellos otros huecos; y si no sacaron nada, entonces, en donde está la
tierra?
Y porque
cambiaron los trabajadores? ... "


Un desentierro moderno:
Pero no se crea que el hallazgo de entierros con grandes riquezas solo se
dieron en el siglo XIX y comienzos del siglo XX: A principios de la década de
1980, mientras se removían grandes cantidades de tierra con tractores o
buldózers en el municipio de Rionegro, Antioquia, para la construcción del
Aeropuerto José María Córdova. Se cuenta que algunos obreros que manejaban esos
tractores desaparecían del sitio y no regresaban ni siquiera a cobrar su
liquidación y/o salarios; los rumores eran que ellos habían encontrado, en esos
gigantescos movimiento de tierras, entierros o guacas que contenían grandes
riquezas. Lo anterior ya forma parte de la leyenda de los entierros en
Antioquia.


Fuera de los anteriores, muchos mas entierros fueron encontrados en
Antioquia.


Parte de la información aquí contenida se consiguió de
varias fuentes: Obra "Genealogías de Antioquia y Caldas",
elaborada pacientemente por el historiador antioqueño don Gabriel Arango Mejía;
Libro "Genealogías de Salamina",
publicado por el caldense don Guillermo Duque Botero; Libro "De los
Judíos en la historia de Colombia"
, escrito por el
exministro antioqueño de estado don Daniel Mesa Bernal; del libro "La
corbata de los tres nudos"
; de archivos históricos




_________________
Equipo que uso:
Observacion,
pasciencia y
accion.
avatar
romel505
Moderador
Moderador

Masculino Cantidad de envíos : 2940
Edad : 44
Localización : Jalisco (ajaaaaiii)
Frase Célebre : Es mas facil encontrar las moronas que el Queso.
Fecha de inscripción : 14/03/2008
Puntos : 9476

http://www.buscatesorosgdl.mex.tl

Volver arriba Ir abajo

Re: ANÉCDOTAS DE ENTIERROS FAMOSOS Y NO TAN FAMOSOS EN MEDELLIN

Mensaje por jljv42 el Miér 26 Mayo 2010, 6:33 pm

HOLA COMPAÑERO BUENAS NOCHES.
MUY INTERESANTE ESTAS HISTORIAS Y NO SOLO ESTAS, EXISTEN MUCHAS OTRAS MAS.
ADEMAS AUN EN PLENO CORAZON DE LA CIUDAD EXISTEN MUCHAS DE ESTAS ANTIGUAS CASONAS AUN CON SUS CIMIENTOS ORIGINALES Y DONDE SE CONOCEN MUCHAS HISTORIAS Y ANECDOTAS, ES MAS EN ESTOS DIAS ESTOY INVESTIGANDO UNA DE ESTAS VIEJAS CASONAS DONDE SE TOMARON UNAS FOTOGRAFIAS Y APARECE UN ESPECIE DE DUENDE DETRAS DE UN ARBOL, DE POR SI LA CASA SE ENCUENTRA DES-HABITADA Y SI POR FUERA ES LUGUBRE Y SOMBRIA IMAGINATE POR DENTRO.
avatar
jljv42
Experto del Foro
Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 684
Edad : 56
Localización : COLOMBIA - ANTIOQUIA - MEDELLIN
Fecha de inscripción : 17/04/2009
Puntos : 4027

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.