Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.
Buscador de Google
Últimos temas
» Benito Chavez algien sabe sobre el?
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyAyer a las 9:53 pm por Jose Antonio Agraz Sandov

» LA HISTORIA DE LA MONEDA Y EL BILLETE DE MEXICO
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyAyer a las 5:10 pm por Jose Antonio Agraz Sandov

» Pesas y anzuelos prehistóricos
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyAyer a las 4:48 pm por Beyani

» Turquesa
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyAyer a las 4:39 pm por Beyani

» Xiaomi 70mai Midrive D05 - 1600P ultra HD, control de voz, monitor de estacionamiento
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyAyer a las 1:39 am por gearvita

» UN TESORO SE PUEDE "MOVER" DEL LUGAR, AYUDA..........
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyJue 15 Ago 2019, 9:13 pm por EL PANTERA.

» X terra 305 en venta!
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyJue 15 Ago 2019, 1:17 pm por EL KAMALEON

» GameSir VX AimSwitch - una combinación para todas las consolas
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyMiér 14 Ago 2019, 10:34 pm por gearvita

» Posible significado
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyMiér 14 Ago 2019, 11:54 am por chicharo

» BUSCO ALIADOS EN MORELOS..!!
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyMiér 14 Ago 2019, 1:51 am por Enrique Herrera

» La busqueda del tesoro de Concepcion.
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyMar 13 Ago 2019, 11:11 pm por Jose Antonio Agraz Sandov

» Caja de TV MoYiMo M5 - obtén todo lo que deseas por $32.99
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyMar 13 Ago 2019, 9:37 pm por gearvita

» Mini banco de energía USAMS PB9 10000mAh - pantalla LED digital, puertos USB duales
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyLun 12 Ago 2019, 9:14 pm por gearvita

» LES VA A GUSTAR; A MI SI ME GUSTÓ
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyLun 12 Ago 2019, 4:59 pm por Gambusino

» Octavo Re sellado
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyLun 12 Ago 2019, 2:25 pm por Guz 27

» Vendo mi Quick silver de Bounty hunter
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyLun 12 Ago 2019, 10:56 am por ciriloperaloca

» Hohem iSteady Mobile 3 axis cardán - no solo estabilidad sino también visión
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyLun 12 Ago 2019, 12:18 am por gearvita

» Huami Amazfit GTR - versiones de 42mm y 47mm, duración de batería de 24 días
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptySáb 10 Ago 2019, 12:21 am por gearvita

» MUSEO DE LOS TESOROS EN GUANAJUATO CAPITAL
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyVie 09 Ago 2019, 10:08 pm por Jose Antonio Agraz Sandov

» Ayuda con identificación de mineral
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyVie 09 Ago 2019, 8:31 pm por Beyani

» Imágenes tomadas en prospección del cerro del Elefante...Guaymas, Son (Vídeo).
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyVie 09 Ago 2019, 7:36 pm por DANIELGALAZV

» POSIBLE ENTIERRO EN SAN JOSE DEL QUINCE
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyVie 09 Ago 2019, 3:15 pm por JAIR ROMAN BENITEZ

» Busco compañeros
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyVie 09 Ago 2019, 2:56 pm por JAIR ROMAN BENITEZ

» Robo de oro
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyVie 09 Ago 2019, 1:11 pm por alan benjamin garcia nava

» quien sabe de relaciones en guanajuato capital y sierra de guanajuato
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyVie 09 Ago 2019, 1:01 pm por alan benjamin garcia nava

» Varios documentos sobre bandidaje
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyVie 09 Ago 2019, 12:04 pm por GuerreroÁguila

» Garmin Dash Cam Mini - mantiene un ojo constante en tu viaje
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyJue 08 Ago 2019, 9:51 pm por gearvita

» Alguien sabe alguna pista de el tesoro de los Sánchez Navarro? en Coahuila?
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyJue 08 Ago 2019, 8:46 pm por Felix Davila Ramirez

» Capitán Francisco Iberio 1838 Transcription
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyJue 08 Ago 2019, 8:33 pm por Felix Davila Ramirez

» AYUDA PARA IDENTIFICAR MONEDA
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros EmptyJue 08 Ago 2019, 7:15 pm por Felix Davila Ramirez

¿Quién está en línea?
En total hay 396 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 395 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

inge moti

[ Ver toda la lista ]


Hubieron 1122 usuarios en línea en la fecha Mar 30 Jul 2019, 12:31 pm
Estadísticas
Tenemos 23256 miembros registrados
El último usuario registrado es juan carlos silva lepe

Nuestros miembros han publicado un total de 262109 mensajes en 21675 argumentos.
no copy
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Registro de Propiedad Intelectual
Safe Creative #1104219034456
Ad

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 4:49 pm

LA VIDA DEL CRISTIANO SIEMPRE ES UNA MILICIA

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros %25C3%259ALTIMO%2BCRISTERO
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros %25C3%259Altimo%2Bcristero%2B2
Cuando muere un héroe, muere una parte de la historia, una parte del pasado, una parte de un nombre que mereció ser llamado, como solo se llama a los grandes, un eco vacío inunda todo el entorno, como si el silencio, fuera el tributo póstumo a un rostro. Ha muerto el último soldado de la guerra Cristera. Juan Daniel Macías Villegas ha muerto a los 103 años en su natal San Julián Jalisco; víctima de una enfermedad que lo aquejaba desde hacía vario tiempo y lo mantuvo sus últimos días en silla de ruedas. Hoy, muere una parte de la historia del México de comienzos del siglo pasado, ese México caótico y desecho por los años de la Revolución. 

 Cuesta imaginar aquellos años de 1927 a 1929; cuando por decreto presidencial, siguiendo la recién creada Constitución de 1917, el clero ordenó la suspensión de cultos y cierre de iglesias. Los feligreses, sintiéndose perdidos acuden a los únicos que les dan cobijo; una minoría de sacerdotes que en secreto siguen celebrando misa a su pueblo. Entre el caos generado por el gobierno federal al intentar hacer valer la llamada Ley Calles; se agolpan las pequeñas comunidades en torno de los sacerdotes que tomaron las armas y de los líderes del pueblo que hacen suyo el grito de “viva Cristo Rey”. Aquellos años, los edificios de culto permanecían cerrados y el pueblo en diversas zonas del país toma las armas y combaten con su fe al enemigo.

De entre aquellos nombres surge el de Juan Daniel Macías; en aquel tiempo un niño de apenas 13 años, que por cosas del destino, se ve obligado a tomar las armas en el combate del sitio llamado Cerro de Orozco. Al mando de otra gran leyenda Victoriano Ramírez “el 14” es cobijado por el mando católico y gracias a su pericia, se le integra al llamado escuadrón “Los dragones del 14”; de esta forma realiza campaña por los dos siguientes años en la zona de los altos de Jalisco y Guanajuato. 

Como muchos otros, sus hazañas quedaron en el olvido y fueron pocos los que se atrevieron a escribir su nombre. La historia, siempre la historia, junto con el tiempo se encargaron de borrar uno a uno los nombres de todos esos combatientes, el olvido en el que vivieron fue tal que actualmente el libro de texto de sexto grado de primaria, la única referencia que tiene en sus páginas a esta guerra es una referencia breve sobre un conflicto social entre Iglesia y pueblo; esas, son las únicas líneas, junto a una fotografía en blanco y negro tomada en la “Capilla del valle” en este mismo San Julián, donde se ve a aquellos soldados con ropa de campo estando hincados al momento de recibir la bendición con el Santísimo. Jamás habla sobre los mártires cristeros, sobre los sacerdotes perseguidos y fusilados; sobre las vías del tren en Ciudad Guzmán Jalisco, donde en los postes de telégrafo colgaron a decenas de soldados de Cristo Rey; sobre el combate en el santuario de la capital del estado, sobre el corrido de Valentín de la Sierra, oriundo de Huejuquilla en la zona norte, sobre los Cristeros de Colotlán, sobre el martirio de San Julio Álvarez en San Julián, ni de todos los desplazados de una guerra civil que hemos tratado de olvidar por 90 años. Donde sus protagonistas no solo fueron religiosos, donde sus soldados de fe murieron en combate, o en el olvido, desplazados por una sociedad que se niega a reconocer esta parte de la historia, donde el llamar de la Cristiada aun causa incomodidades entre diversos sectores, tanto, que después de la guerra, sus participantes fueron muriendo uno a uno, perseguidos en la segunda lucha en los años treinta, o arrinconados en sus sitios de origen; esos sitios, donde jamás, donde nunca, una calle llevará su nombre, ni funcionarios se congregarán cada aniversario para enaltecer un suceso que se olvida cada día.

El último Cristero ha partido hacia otro sitio (el 18 de febrero de 2016); entre vivas, porras y las lágrimas de su familia. Juntos recorrieron el camino desde la Parroquia de San José hacia el cementerio; como recuerdo al combate de 1927, donde las tropas del “14” derrotaron al general Cedillo en el encuentro en la plaza del pueblo; esa plaza que hoy vio partir al último testigo de aquella batalla. Juan Daniel Macías Villegas muere a los 103 años; en su despedida, el corrido de los cristeros y vivas a los soldados sin nombre y el México católico se escucharon entre los suyos, entre su familia y entre la Guardia Nacional Cristera, organización creada para darle tributo a aquellos años olvidados de la fe de un pueblo.

Alejandro Moreno Merino. San Julián, Febrero 2016.



¡VIVA CRISTO REY! ¡VIVA SANTA MARÍA DE GUADALUPE! ¡VIVA EL ÚLTIMO CRISTERO!






melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:05 pm



SEGUNDA PARTE: LA ÚLTIMA ENTREVISTA AL ÚLTIMO CRISTERO (VIDEO)


Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros ENTREVISTA%2B%25C3%259ALTIMO%2BCRISTERO%2B2a%2Bparte
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros %25C3%259Altimo%2Bcristero%2B2
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:08 pm

BISNIETA DE CRISTERO RECUERDA A SU BISABUELO FIACRO SÁNCHEZ SERAFÍN QUE MURIÓ COMO MÁRTIR DE CRISTO REY


Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Cristero%252C%2BFiacro%2Bde%2Bla%2BAsunci%25C3%25B3n%2BS%25C3%25A1nchez%2BSeraf%25C3%25ADn

Por Sara Helga Arredondo R. (bisnieta del mártir)


¿Te imaginas hacer tu primera comunión a escondidas en una casa, antes de que amanezca para que no te arresten y te maten si te ven, mientras sabes que tu papá anda en la sierra, en guerra contra el gobierno para defender tu derecho a rezar, a ir a misa, y a ser libre de creer lo que tu quieras, porque el gobierno quiere impedírtelo; que ese mismo día le avisen a tu mamá que vaya a identificar el cuerpo de tu papá, que lo fusilaron, y que ésta fuera tu foto de primera comunión con tu papá?…

Pues hubo un tiempo en que las cosas en México fueron así. El de la foto es mi bisabuelo, Fiacro Sánchez, Cristero, fusilado en la Penitenciaría del Estado de San Luis Potosí (hoy Centro de las Artes), el día en que su hijo Jorge, el tercero de 5 hijos, hacía la primera comunión en una casa del barrio de San Miguelito.

Fue durante la guerra cristera, o Cristiada.

Se estrenó, hace más de un año, en el cine una película con Eva Longoria y Andy García (de producción mexicana) sobre la Cristiada y está muy bien hecha; como bisnieta, a mucha honra, de un cristero, me gustó mucho. Es sobre esa parte de la historia de México que no apareció en los libros de Historia de la escuela hasta hace algunos años, cuando apenas se le dedicaron dos renglones y ya (claro que son libros de texto gratuitos distribuidos por el gobierno, y lo que viene en ellos es lo que el gobierno en turno autorizó); y como mucha gente no lee más libros de Historia que los de la escuela, son muchos los que piensan que la Cristiada no existió.

En 1926, el presidente Calles pretendió convertirse en el líder religioso de México, controlar el número de sacerdotes y lo que podían decir en sus sermones, pretendió decirle a la gente lo que debía creer y lo que no. Expulsó a los sacerdotes extranjeros y mandó matar y/o encarcelar a los sacerdotes mexicanos que no quisieron obedecerlo. La Iglesia decidió cerrar los templos; sacerdotes y monjas vestían de civiles y hacían todas las celebraciones de forma clandestina y de madrugada, para no ser descubiertos y pasados por fusil. Los hospitales, atendidos por monjas, fueron clausurados por el gobierno, dejando a los enfermos en la calle. Los templos estuvieron cerrados tres años, cuando después de muchas muertes, el conflicto terminó ¿Te imaginas lo que es vivir así? ¿celebrar tu boda, bautizo, primera comunión, asi?

Mi bisabuelo, Fiacro Sánchez, fue uno de los miles que se levantaron en armas, uno de los tres líderes de la guerra cristera en San Luis, citado en los libros “México, Tierra de Volcanes” de Joseph H. Shlarman, y “La Cristiada”, de Jean Meyer, mismos que les recomiendo*.

Y les recomiendo también la película, porque conocer esa parte de nuestra historia, ayuda a a agradecer a todos esos héroes anónimos que nos dieron la libertad de culto que hoy tenemos...

Termino con las últimas palabras de mi bisabuelito y de todos los cristeros antes de morir: ¡¡¡Viva Cristo Rey!!!

Sara Helga Arredondo R.

*Nota de CATOLICIDAD: Tras su martirio, el cortejo que seguía a sus restos, desafió las prohibiciones de la Ley Calles, y llenó las calles que llegaban hasta el cementerio con oleadas de católicos que lloraban la muerte del líder, y se turnaban para conducir a hombros su ataúd. Tanto tardó el cortejo en llegar al cementerio, que los enterradores ya no permanecieron junto a la fosa para bajar el cuerpo, pues recibieron órdenes de no apoyar ese sepelio si no se ajustaba a un horario específico. Como no había manera de bajarlo a su sepultura, las mujeres del pueblo ataron sus rebozos, y fueron ellas las que cumplieron la penosa tarea.
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:11 pm

EL CRISTERO ESPAÑOL, UN CASO POCO CONOCIDO



Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros CRISTERO%2BESPA%C3%91OL
Don Francisco Indart era español de nacimiento, caballero cristiano, de alma templada y ardiente. En la campaña de Cuba se había conquistado, por sus cualidades militares, el grado de teniente en el Ejército Español.

Después de las hazañas de Cuba se radicó en tierras mexicanas, en donde fue un honrado y laborioso industrial. Siempre se mostró buen católico.

Iniciada la defensa armada, él personalmente, con sigilo y prudencia, estuvo cooperando sin abandonar la ciudad, ya recabando noticias, ya consiguiendo, aun entre los mismos militares callistas, parque, armas, etc., en las filas de la L.N.D.L.R.

Denunciado ante los perseguidores como persona de quien se sospechaba tener relaciones con los soldados de Cristo Rey, fue puesto en prisión el 18 de abril de ese mismo año 1928. En la cárcel cumplió cincuenta y cinco años de edad, y de allí logró fugarse dos o tres semanas más tarde y salió para la hacienda de El Naranjo, lugar entonces controlado por las fuerzas libertadoras cristeras, en donde fue capturado cuando el combate del 3 de junio y conducido a Colima para ser fusilado.

Puesto ya en el lugar de la ejecución, sin abatirse en lo más mínimo, habló así:

"Sabed que la sangre que vais a derramar en estos momentos no es sangre mexicana, es sangre española; mas gustoso la derramo por la Santa Causa de Jesucristo, mi Dios y Rey, y de Santa María de Guadalupe, y por el bien de México, mi Patria chica. Quiera el Cielo aceptar mi sangre, en expiación de los pecados de esta Nación. Ojalá que mi sangre fuese la última que se derramase por la Santa Causa, que vosotros blasfemáis. Mi sangre hablará a España, mi Patria, diciéndole: ¡Oh, España, patria mía! A ti me vuelvo en mis últimos momentos; la sangre que me diste, la derramé en México, porque mis hijos que quedan huérfanos moran en él, y quise derramarla porque México tiene sed de justicia, y tú, como madre mía que eres, ayudarás para que no quede burlada, y que pronto y muy pronto queden aplastados los traidores. Tú reclamarás mi vida; mas no ante México, sino ante estos malos mexicanos, traidores a su Dios, a quien persiguen, y a su Patria, a quien deshonran."



¡Viva Cristo Rey!
¡Viva Santa María de Guadalupe!
¡Muera, ante Dios y ante los hombres, el mal Gobierno de México!
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por Jrorozco el Mar 22 Mar 2016, 5:11 pm

FUERON HOMBRES VALIENTES Y DEFENSORES DE SU FE Y SUS IDEALES, LASTIMA QUE TANTO LA IGLESIA COMO GOBIERNO, SE INCOMODAN CON EL RECUERDO DE LOS QUE LUCHARON DEFENDIENDO LOS INTERESES DE LAS ALTAS JERARQUÍAS, TANTO CATÓLICA COMO DEL GOBIERNO FEDERAL.
Y COMO LA HISTORIA LO CONFIRMA Y NOS LO RECUERDA, LAS GUERRAS LAS PELEAN Y MUEREN, LOS HOMBRES ÍNTEGROS Y HUMILDES; LOS QUE SIEMPRE GANAN,SON LOS POLÍTICOS....
QUE DESCANSE EN PAZ, DON JUAN DANIEL MACIAS VILLEGAS
Jrorozco
Jrorozco
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Masculino Cantidad de envíos : 443
Edad : 60
Localización : Guadalajara, Jalisco
Frase Célebre : "Solo se, que no se nada"
Fecha de inscripción : 27/09/2013
Puntos : 2672

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:16 pm

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros P%C3%93NGANOS%2BA%2BPRUEBA
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:25 pm

@Jrorozco escribió:FUERON HOMBRES VALIENTES Y DEFENSORES DE SU FE Y SUS IDEALES, LASTIMA QUE TANTO LA IGLESIA COMO GOBIERNO, SE INCOMODAN CON EL RECUERDO DE LOS QUE LUCHARON DEFENDIENDO LOS INTERESES DE LAS ALTAS JERARQUÍAS, TANTO CATÓLICA COMO DEL GOBIERNO FEDERAL.
Y COMO LA HISTORIA LO CONFIRMA Y NOS LO RECUERDA, LAS GUERRAS LAS PELEAN Y MUEREN, LOS HOMBRES ÍNTEGROS Y HUMILDES; LOS QUE SIEMPRE GANAN,SON LOS POLÍTICOS....
QUE DESCANSE EN PAZ, DON JUAN DANIEL MACIAS VILLEGAS

gracie  Por tu participación… Desgraciadamente nada cambia. Wink
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:31 pm

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Anacleto%2Bdixit
[size=undefined]Lic. Anacleto González Flores[/size]
[size=undefined]Acejotaemero[/size]
 
[size=undefined]"Por segunda vez oigan las Américas este grito: Yo muero, pero Dios no muere (se refería al grito de García Moreno) [/size]
[size=undefined]¡ Viva Cristo Rey ! "[/size]


[size=undefined]El "maistro" Cleto[/size]
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Anacleto
[size=undefined]E[/size]l Lic. Anacleto González Flores, nació en Tepatitlán, Jal. el 13 de julio de 1888. Miembro de una familia pobre y numerosa y por ello desde chico tuvo que enfrentar un trabajo agotador. Desde muy joven se opuso a la injusta legislación y persecución religiosa. Entre 1908-1913 estudió en el seminario de San Juan de los Lagos.
En 1922 se tituló de abogado y contrajo matrimonio. Poco antes se había inscrito en la A.C.J.M. y se dedicaba a enseñar historia y literatura en colegios particulares de Guadalajara. En 1925 fue presidente y fundador de la «Unión Popular de Jalisco», y fue condecorado por voluntad de Pío XI con la cruz «Pro Eclesia et Pontífice». 83. Desde antes de 1926 luchó por que no se realizara la rebelión armada, el siempre se manifesto de forma pacífica, por decir, con manifestaciones multitudinarias.
Fue promotor incansable del «boicot» proclamado por los católicos. Su ejemplo y sus enseñanzas lo constituyeron una «figura simbólica» ampliamente reconocida y respetada. Fue tomado prisionero el 1º de abril de 1927, y sin proceso ni sentencia fue cruelmente ejecutado en el cuartel colorado de Guadalajara. «Lo colgaron de los pulgares, se le azotó, se le torturó para arrancar nombres de ilustres católicos. Por fin, le hundieron una balloneta en la espalda. Murió a los 38 años de edad, a mediodía y en un primer viernes del mes. 

Tomado de la siguiente dirección: http://www.redial.com.mx/obispado/plan/1.6.htm
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:32 pm

El 1o de abril de 1927, Viernes Santo, fue ejecutado en el Cuartel Colorado, sin juicio previo, «El Maistro». Según la semblanza moral que el escritor Agustín Yáñez hace del Siervo de Dios, en 1930, «lo asesinaron pretorianamente» 

(Genio y Figura de Guadalajara, Patronato de Fomento Educativo del Estado de Jalisco, A.C., Guadalajara, 1994, pp. 82-83).

 [size=undefined]El lunes se cumplen 75 años de su muerte[/size]
El apodo de «El Maistro» se remonta a sus años juveniles, cuando fue llamado a sustituir a un profesor que no se tenía en el Seminario de Lagos de Moreno, Jalisco.
Anacleto nació en Tepatitlán de Morelos, Jalisco, en el año de 1888, en el seno de una familia humilde, y su oficio desde niño fue el de rebocero.
El erudito licenciado Antonio Gómez Robledo escribió una magnífica biografía del personaje, con  dos ediciones: una de Editorial Jus, y otra fechada en 2001, de Impre-Jal, de esta ciudad. El mismo Antonio Gómez Robledo escapó de ser ejecutado en aquella ocasión, más quienes sí sufrieron esta pena fueron los hermanos Vargas González, Jorge y Ramón, miembros de la Asociación Católica de la Juventud Mexicana (ACJM), y Luis Padilla Gómez, quien fungía además como Secretario de la Unión Popular.
Inspirado en la oposición pacifista de Ghan-di y de otros personajes europeos de la época, Anacleto González Flores organizó la Unión Popular, en la década de los años veinte, que dio origen al «boicot», movimiento social que en un México convulsionado por revoluciones y víctima de caciques y gavilleros, relevaba la actitud moral y la austeridad en el consumo de productos, manifestando de forma pacífica la inconformidad social ante los abusos de la autoridad.
De su obra "Tu seras Rey", se ha ido compilando la que representa su pensamiento con mayor intensidad. Fue un gran ideólogo, universal en sus miras, y trató todas las disciplinas encaminadas a forjar el carácter, sobre todo de la juventud.
Hombre de recio carácter y decidido, protegió su ámbito, que eran Guadalajara y la región, en los primeros años del siglo XX; dio ejemplo al País y fuera de él, en el contexto latinoamericano, sobre los valores culturales y de congruencia entre pensamiento, fe, ideología y la vida cotidiana.
Mucho tenemos por conocer aún y aplicar la herencia de la que somos poseedores los jaliscienses, gracias a este singular personaje. 

Artículo de la revista "Semanario" Periódico Informativo de la Arquidiócesis de Guadalajara.
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:34 pm

El siguiente artículo fue tomado de la Página de la ACJM de Tepatitlan de Morelos, Jalisco, México.
[size=undefined]EL "MAISTRO CLETO"[/size]
¡Reee...boozos!... ¡Re... boozooos finos! ¡Rebozos...! Pregonando así su mercancía, pasaba un muchacho de cabellera hirsuta, rostro vivo y simpático, una blusa colgante, unos pantalones raídos, y unos zapatos que, por la abertura de la punta, dejaban asomar los dedos, y parecían también gritar: ¡ya no podemos cumplir nuestro oficio! Iba el humilde rebocero, por una calleja de Tepatitlán, pueblo del estado de Jalisco, cercano a Guadalajara, cargando sobre el hombro una buena docena de los clásicos rebozos mexicanos, que él, con todos los de su familia que podían trabajar, fabricaban en un tallercillo instalado en una infecta casa de vecindad, un tugurio estrecho y mal oliente, compuesto escasamente de tres piezas: el taller, la alcoba de toda la familia, la cocina que servía al mismo tiempo de comedor, y un patiecillo donde escarbaban el suelo unas cuantas gallinas.
A la puerta de la casa, y obstruyendo el libre paso por la calle, el jefe de familia don Valentín González, a su vuelta de una prisión en las tinajas de San Juan de Ulúa, y los campos de Quintana Roo, había establecido un puesto de fierros viejos y cachivaches de toda especie, con cuya venta, bien escasa por cierto, en un poblado como aquel, sacaba algunos centavos, con los que ayudaba a lo obtenido en el trabajo de los suyos en el telar de rebocería. Él, viejo y cansado, enfermo de la malaria contraída en Quintana Roo, no podía ya trabajar de otra manera, sino sentado en la puertas de su casa, al rayo del sol, huraño, silencioso y meditabundo, cuidando su viejo bazar, y rumiando en su memoria los recuerdos de otros días más felices.
Nadie, en efecto, podría reconocer en aquel viejo arrugado, amarillo por la fiebre, y tembloroso, al valentón de otros años. Un día en que, cansado ya, con la señora María Flores y con una docena de hijos de los cuales el segundo era nuestro rebocero, le había entrado en el majín el imitar al cura Hidalgo, y hacer otra revolución de independencia, de la llamada entonces dictadura porfirista, en compañía de un grupo de vecinos tan exaltados como él montados todos en unos caballejos de mala muerte, y se le vio salir gritando por las calles de Tepatitlán: ¡Muera el mal gobierno! El resultado fue que aprehendidos inmediatamente los alborotadores con su jefe, fueron a dar todos a las tinajas de San Juan de Ulúa.
Dejó, pues, don Valentín abandonada su numerosa familia, y para poder subsistir se entregaron todos a la fabricación de rebozos. El hijo mayor era el jefe del taller y el segundo salía a venderlos por el pueblo y las rancherías de los alrededores.
¡Rebozos...! ¡Reeeeeboooo zooos... finos...! ¡Re... bo... zoooos!... A la puerta de otra casona de la vecindad del pueblo, dos comadres se comunicaban las noticias del día, cuando acertó a pasar junto a ellas el rebocero.
- Cómpreme usted un rebozo, doña Concha...
- ¡Ah  Dios! ¿Otro? ¡Con el que te compré la semana pasada...! ¿para qué quiero dos?
- Pos entonces usted, doña Pomposa...
- ¿Yo? ¿pos qué no ves que traigo el mío?... ¡Pa lo malos y caros que son los tuyos!...
- ¡Eso sí que no! No hay en todo Jalisco mejores rebozos que los que hacemos en casa, ni más baratos...
- No; no, ahora no los necesito.
- Pos entonces me voy, que tengo que ir muy lejos, al rancho de doña Mariquita, que me va a comprar uno-. Y diciendo y haciendo, el rebocero continuó su caminó, seguido por las miradas cariñosas de las dos comadres.
- ¡Has visto a Anacleto, Pomposa...! Dime no más; quien lo oye platicar, ni parece, y apenas sube en un cajón, la labia tan florida que tiene!...
Acababa en efecto de pasar el 16 de septiembre, y en el portalillo de la plaza de Tepatitlán, se había celebrado la fiesta cívica de la Patria, y el orador oficial había sido aquel muchacho rebocero, aquel Anacleto González Flores, que llegaría a ser una de las figuras más extraordinarias de la epopeya Cristera y un mártir de Jesucristo.
No se contentaba Anacleto con el trabajo constante, humilde y saludable para el cuerpo. Tenía un alma ardiente y enamorada de ideas más grandes. Por lo pronto aprendió uno de esos oficios o arte bella, que pule y eleva los sentimientos delicados del espíritu: la música. Y hétele aquí, que pronto formó parte de la banda del pueblo; la que los domingos y fiestas, en la plaza Tepatitlán, deleitaba, interrumpiendo la monotonía del trabajo servil, a los buenos vecinos del pueblo. ¡La serenata de los domingos! En que Anacleto, vestido con un limpio y reluciente uniforme, tocaba en el quiosco de la plaza, junto con sus compañeros, esos danzones y polkas tan gustadas en aquellos días por nuestros pueblos, dejó en el ánimo de Anacleto un recuerdo imborrable para toda su vida, entre pieza y pieza, acodando la barandilla del quiosco, que fue su primera tribuna, se divertía "chuleando" a las pollas, que perifolladas con el traje dominguero, se las arreglaban admirablemente para pasar con frecuencia cerca de aquel galán que les echaba las flores más lucidas de su repertorio literario. Porque Anacleto también poeta "a natura". La cultura en letras, que parecía tener, las había adquirido el pobre rebocero, en la lectura de periódicos y revistas en la barbería del pueblo, mientras esperaba su turno para la reparada consabida por el peluquero. Y en esa lectura había aprendido también, las parrafadas líricas de los discursos que, conociendo sus aficiones, le encomendaba el alcalde del pueblo para amenizar las fiestas oficiales de la Patria.
Ya se comprenderá, que con tales maestros, su literatura era un poco ramplona y cursi. El mismo con su claro talento, se daba cuenta de ello, y por eso, uno de sus más ardientes deseos era estudiar, ¡Estudiar! para saber, y poder hablar con los Lozano, los Ureta, los Moheno, las figuras cumbres de la oratoria mexicana de aquellos días; pues las palabras relamidas y untuosas que usaba, bien comprendía que traicionaban sus ímpetus oratorios; no era solo poeta, era orador "a natura". En resumidas cuentas un verdadero diamante en bruto, que aspiraba al pulimento conveniente, para que pudiese lanzar destellos de luz por todas sus facetas.
Pero el único centro de verdadera cultura en aquella región, era el Seminario de San Juan de los Lagos, ciudad cercana también a Tepatitlán; y los ojos y el corazón de Anacleto estaban puestos siempre en él. ¡Si yo pudiera ir allá!; ¡si yo pudiera...! Más para eso, tendría que dejar el trabajo conque ayudaba a sus hermanos y a sus padres a solventar la crisis de vida; y luego, por módica que fuera entonces la pensión de un estudiante, era siempre un pequeño desembolso, que sus padre no podían hacer cómodamente.
No era malo el muchacho, aunque un poco distraído, y sobre todo un galanteador empedernido de cuanta pollita se presentaba a su vista; decidor, alegre, parrandero, de buena presencia, aunque el continuo inclinarse sobre los hilos del taller, le había creado una incipiente joroba hasta merecerle el primer apodo de "el camello" que le pusieron sus compañeros de parranda.
Los grandes entusiasmos que bullían en el fondo de su alma, los había dirigido a conquistar el amor de las mujeres. No que fuera auno de esos llamados "fifíes" empalagosos y afeminados; por el contrario, la energía de su carácter, que no lograron nunca debilitar sus incesantes devaneos, se mostraba con tanta frecuencia, que insensiblemente lo hacían ya desde esta época frívola de su vida un verdadero jefe entre sus amigos, que le respetaban y le temían, aún entre las efusiones de la amistad y del cariño a que se hacía acreedor por el resto de sus cualidades.
Cierto día, un misionero de Guadalajara fue invitado a dar una misión en el pueblo. Como sucede en estos casos, todo el vecindario católico acudió a la misión, y Anacleto entre ellos, no sólo por seguir la corriente, sino también por esa su afición de oír a los oradores.
Dios se valió de ello para los fines de su providencia, porque Anacleto salió otro de la misión. Cayó entonces en la cuenta de la seriedad de su vida; de que ésta se nos da para glorificar de algún modo a Dios, y no para pasarla entre placeres y devaneos; se hizo reflexivo, piadoso, y sin disminuir en un ápice lo amable y alegre de su carácter, se resolvió a hacer algo que valiese la pena, por Dios y por la Patria, tan necesitada en esos días de hombres de valer, capaces de poner un dique a las malas ideas y la corrupción de las costumbres, que podían llevarnos hasta la apostasía nacional.
Para ello, para encontrar fuerzas y luz en la empresa, que sentía como un llamamiento o vocación de Dios, hizo el propósito de asistir cotidianamente al Santo Sacrificio, y comulgar con frecuencia; propósito que nunca más dejó de cumplir.
Y empezando desde luego a realizar su ideal apostólico, en las tardes de los domingos, antes de la serenata, reunía a los desarrapados chicuelos de la aldea, los llevaba a pasear a las afueras de la población, para el mismo tiempo enseñarles el catecismo.
No faltó entre los pudientes de Tepatitlán, alguno que notara los nuevos rumbos de la vida del simpático rebocero, y le propuso caritativamente, nada menos que el objeto de sus deseos de tanto tiempo atrás, llevarlo al seminario de San Juan de los Lagos, y costearle todos los gastos de sus estudios.
Así fue como en septiembre de 1908, cuando tenía ya los 20 años, se separó de los suyos para ingresar en el seminario, no con el anhelo de hacerse Sacerdote del Señor, para lo que no tenía vocación, sino para convertirse en un apóstol seglar culto, futuro guía de la juventud que, como la suya hasta entonces, vagaba sin rumbo fijo por los eriales de la patria mexicana.
Anacleto era uno de los caracteres viriles, que cuando se proponen algo, no descansan ni aflojan en su constancia hasta conseguir su objeto, por más dificultades que se les atraviesen.
Había ido al seminario de Lagos a estudiar y comenzó a hacerlo de tal modo y con tal aplicación, que a los tres meses, con asombro de sus compañeritos, niños todavía de pantalón corto, se vio hasta ayer obrero y culto, y de veinte años de edad, poder sostener una conversación en latín con su profesor. Y así siguió con tal aprovechamiento que al año siguiente ya podía sustituir a algún profesor que por cualquier motivo faltara a su clase. Fue entonces cuando sus compañeros, admirados, le pusieron el sobre nombre del "maistro", que le venía tan bien, y era tan revelador de la personalidad de Anacleto, que se le quedó para siempre.
"Es insólito e inexplicable humanamente", escribía D. Efraín González Luna, su pariente y testigo de su vida. "Solo una vocación providencial especialísima es la clave de la vida de Anacleto".
"Su infancia está rodeada de un medio sin tradición, sin horizontes, sin nada que trascienda de una mediocridad muy limitada. Ni la intensa pulsación de la religiosidad, ni la audacia y energía en la acción, ni el anhelo intelectual, ni la apostólica generosidad, pudieron tener en los suyos y en su medio, un punto de partida, o siquiera un punto de apoyo. Todo lo empujaba a una modesta y estéril oscuridad. La pobreza, que él amó siempre a pesar de haber sido duramente pobre, y de que pudo dejar de serlo sin grandes esfuerzos, le impuso en la adolescencia el yugo bendito del oficio manual. Luego, músico ínfimo de su pueblo natal, encontró en éste, que no deja de ser un oficio para elevarse a un arte, ocasión para vislumbrar el mundo de la belleza, con atisbos humildes, que nunca olvidó y que probablemente fueron el germen de su constante devoción estética".
Del Seminario de Lagos como pasó a estudiar la preparatoria, al de Guadalajara, siempre protegido por sus buenos amigos que por la espléndidas calificaciones que obtenía en todos sus exámenes veían en él algo prometedor para la patria. Con el mismo éxito terminó sus estudios en el Seminario y en 1913 se matriculó en la escuela libre de Leyes de la Capital Tapatía.
Unido a otros estudiantes de diversas materias, de varias poblaciones de Jalisco, formaron una casita humilde bajo la dirección de una pobre vieja que llamaban cariñosamente doña Giro (doña Gerónima), y a la casa tanto por esta circunstancia, como por formar todos los estudiantes una especie de partido de oposición a las ideas revolucionistas, le pusieron el nombre de "La Gironda", como los célebres oposicionistas de la Revolución Francesa.
Y entonces Anacleto, ya con bastantes conocimientos, comenzó también a dar clases de Apologética e Historia, en algunos colegios particulares y así ganar algún dinero, para las necesidades de la vida de sus estudios. Inmediatamente que logró esto se apersonó con sus protectores de los años pasados, para darles la gracia por su caridad y rehusar en adelante aquella ayuda, que ya por sí mismo podía encontrar en su trabajo.
No trato de escribir una biografía completa del "maistro" Anacleto.
Otros, y entre ellos, Efraín González Luna y Antonio Gómez Robledo, sus amigos y testigos, ya la han hecho, y por cierto los dos últimos admirablemente.
Gómez Robledo, sin embargo, con una fina ironía, critica la información escolar de aquellos tiempos, prefiriendo los métodos modernos, a los estudios clásicos (1). No es lugar éste para discutir la excelencia y superioridad de un método sobre otro. El hecho es que Anacleto en el estudio y formación por medio de los clásicos de la antigüedad, templó su alma y fortificó sus ideales de algo mucho más grande y noble, que no era la prosperidad económica, ideal éste general en la gran mayoría de los jóvenes que se forman con los métodos modernos. Él se levantaba mucho más alto que el amor a los bienes de la tierra, algo más digno del hombre. Era si se quiere un Quijote, en comparación con los Sancho Panzas de nuestra juventud moderna. "No hemos nacido, se decía, únicamente para comer frijoles, sino para trabajar por el bien de la sociedad, de nuestros hermanos, por el progreso intelectual y moral, especialmente de todos lo hijos de una misma patria, por el honor y glorificación de Dios, y la consecución del último fin para que fuimos creados".
Tenía una vocación especial de "apóstol seglar" y naturalmente, Dios que lo llamaba a eso le había dado las cualidades requeridas para el mejor desempeño de su misión, cualidades que no trató de ocultar como aquel hombre de los talentos de la parábola, sino que puso en acción, como los otros de la misma parábola, alabados por Jesucristo.
Ya le hemos visto desde su conversión dedicarse en tiempos libres a reunir rapazuelos para enseñarles el catecismo; y esta ocupación le era tan querida, que en los años posteriores durante sus estudios no la abandonó nunca. En Guadalajara ideó un arbitrio curioso para reunir a los chicos de la vecindad. En una de las ventanas de la casa de la "Gironda", logró colocar un viejo fonógrafo que pagó poco a poco con sus exiguas entradas. Las tardes de los domingos lo ponía a funcionar temprano, y los muchachos, atraídos por la novedad y la destemplada música del fonógrafo, se reunían poco a poco frente a la morada estudiantil; cuando ya había un número suficiente los invitaba tan entusiasta y atractivamente a entrar en el patio, que pocos lo rehusaban, y entonces con habilidad suma e interés creciente, les explicaba el catecismo por un buen rato, para terminar con otra audición fonográfica.
La situación general de nuestra patria, dominaba desde los tiempos de Juárez por el laicismo liberal, era algo que no podía soportar, y le llenaba de amargura, sobre todo con la consideración de que, en gran parte, los culpables de aquello eran los mismos católicos.
 
Oigámosle a él mismo, en un bello artículo, que escribió en un periódico fundado por él, La Palabra, porque también esgrimió la poderosa arma de la prensa contra los enemigos de Dios y de la Patria: - "Si hemos de ser sinceros y deseamos sanar - escribe en su artículo hacia todos los vientos-, debemos empezar por conocer, que nada nos ha perjudicado tanto, como el hecho de que los católicos nos entreguemos a vivir con éxtasis en nuestros templos y abandonemos todas las vías abiertas de la vida pública a todos los errores.
En lugar de haber estado en todo en todas parte, especialmente allí donde hicieron su aparición los portaestandartes del mal, nos encastillamos en nuestras Iglesias y en nuestros hogares. Y ahí estamos todavía.
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Anacletoyamigos
Nos parece que vasta rezar, que basta practicar muchos actos de piedad y que basta la vida del hogar y del templo para contrarrestar la inmensa conjuración de los hijos de Dios.
Y les hemos dejado a ellos la escuela, la prensa, el libro, la cátedra en todos los establecimientos de enseñanza, les hemos dejado todas la rutas de vida pública y no han encontrado una oposición seria y fuerte por los caminos por donde han llevado la bandera de la guerra contra Dios.
Y han logrado arrebatarnos la niñez, la juventud, y las multitudes, y todas las fuerzas vivas de la sociedad con rarísimas excepciones. Y nos han arrebatado todas nuestras fuerzas, porque, claro está, que con nuestra acción recluida dentro de nuestros templos y de nuestras casas, no hemos podido defender, no hemos podido amurallar el alma de las masas, de los jóvenes, de los viejos y de los niños.
Y tenemos necesidad urgentísima de que nuestros baluartes se alcen dentro y fuera de nuestras Iglesias y de nuestros hogares, para que cada corazón, cada alma, nos encuentre en plena vía pública para conservar los principios que hemos sembrado en lo íntimo de las conciencias, dentro del santuario del hogar y del Templo.
Y si la guerra contra Dios se ha encontrado furiosamente en la calle y en todas las vías públicas, y si las paredes de nuestras iglesias han tenido que sufrir duros golpes, ha sido fundamentalmente porque la acción de los católicos se ha limitado a hacerse sentir dentro de los templos y de las casas.
Y urge que en lo sucesivo, el católico rectifique radicalmente su vida en este punto y tenga entendido que hay que ser soldados de Dios en todas partes: Iglesias, escuelas, hogar; pero sobre todo ahí donde se libran las ardientes batallas contra el mal.
Porque si continuamos como hasta ahora, entregados al éxtasis en nuestras casas e Iglesias y no procuramos luchar también ahora, el próximo cataclismo nos dejará los cuatro vientos, y tendremos que sentarnos como el célebre Mario, a llorar sobre la ruina de nuestros hogares, por no haber querido combatir en todas las vías y en todos los caminos por donde galopan los corceles del ejército del mal.
"Procuremos hallarnos en todas partes con el casco de los Cruzados... Y combatamos sin tregua con las banderas desplegadas a los cuatro vientos".
He querido citar tan largamente al mismo Anacleto, periodista y maestro de acción, tanto para explicarnos la razón fundamental, que él admirable y justamente señala, de la causa porque en un pueblo católico como el nuestro, pudo tener lugar la terrible explosión de la conspiración contra el orden cristiano, o sea, la persecución anticatólica de los callistas, que hizo entre los mexicanos tantos mártires; como para exponer con sus mismas palabras, el espíritu que animaba a este futuro mártir de Cristo, y que le movía a realizar de una manera esplendorosa su vocación de "Apóstol Católico Seglar".
Porque allí está, en esa clara visión de la deplorable situación a que nos había reducido el liberalismo triunfante en nuestra patria, y el deber de todo hijo de la Iglesia Católica de defender su Fe y el libre ejercicio de sus derechos, abandonando la actitud pasiva de más de medio siglo de los católicos, frente a frente del enemigo que en ella encontraba su mayor fuerza, a la causa de esa actitud gallarda de luchador cristiano que asumió el "maistro cleto" desde su misma juventud.
Si los católicos, a la caída del partido conservador, tras el infeliz ensayo del imperio de Maximiliano, no se hubieran retirado doloridos y desalentados de la palestra; si hubiera habido entre nosotros desde aquel entonces algunos "maistros cletos" como éste, México no hubiera pasado por las horas amargas de la persecución.
No fue ciertamente Anacleto González Flores, el único mexicano que pensaba así, a cerca de la culpabilidad de los católicos mismos, por su desaliento en la lucha contra las fuerzas del mal, de la terrible situación a que nos había reducido el laicismo liberal.
El Lic. Miguel Palomar y Vizcarra fue, si no el primero, sí de los primeros que se enfrentaron contra la "cuestión social", para resolverla, de acuerdo en un todo, con las enseñanzas del inmortal León XIII. Anacleto tenía en esos momentos solo 10 años de edad.
En la capital de la República, en el año de 1913, un grupo de jóvenes valientes, bajo la inspiración del P. Jesuita Bernardo Bergoend, había dado principio a la inmortal A. C. J. M., que en los años de su existencia forjó tantos caracteres varoniles, lanzándolos a la lucha por Dios y por la Patria. Anacleto tuvo conocimiento de ello, y se entusiasmó hasta el punto de que quiso, con todo empeño, establecer un grupo de dicha asociación, en la capital del Edo. de Jalisco. En ella veía la realización de uno de sus sueños dorados más vehementes, porque en la juventud había puesto todas sus esperanzas generosas, para el mejor futuro de México. Así fue como en 1916, en unión con otros jóvenes sus amigos de "la Gironda" y sus discípulos, dio principio al grupo jalisciense del que naturalmente fue constituido jefe. Estaba bien preparado para ello, y durante once años, fue como una prolongación de su hogar y el centro de sus principales actividades religiosas y patrióticas.
Cuando llegó la hora de que contrajera matrimonio con una destacada y piadosa señorita de la sociedad tapatía, fue en el oratorio de la casa donde se reunía la asociación, donde se empeñó en contraerlo, y apenas su primogénito tuvo la edad requerida fue inscrito por él, en el número de sus Vanguardias. Por su parte la A. C. J. M. lo ha considerado siempre y lo considerará en el futuro como uno de sus más destacados elementos y jefes.
Aun antes de establecerla había ya hecho, como si dijéramos, ensayos factuosos de ella, con la formación de varios círculos de estudios de historia, apologética, sociología, etc., tales como los llamados "Agustín de los Ríos" y "Aguilar y Marocho", y él los animaba, dirigía, les daba certeras direcciones, resolvía con gran competencia las objeciones en toda la materia de aquellos estudios.
Y no sólo en el mero orden intelectual, se dedicó al cultivo de la juventud. Estableció también un cuerpo de carácter militar, al que dio nombre de "Patriae Falanx" (La Falange de la Patria) en la que los jóvenes se entrenaban en el servicio militar y los ejercicios deportivos destinados a fortalecer el cuerpo. Soñaba con llegar a establecer una verdadera "Guardia Nacional" preparada a todo evento.
Presentóse por entonces a Anacleto, una dificultad gravísima, capaz de echar por tierra todos sus grandes proyectos. Ya muy adelantado en sus estudios para la abogacía, El gobierno dio una de esas llamadas leyes, destinadas a vejar a los católicos, y aún de carácter retroactivo. De buenas a primeras, decretó que no eran válidos los estudios preparatorios que no se hubieran hecho en los colegios oficiales, y de tal modo y con tanta malignidad, que era preciso al candidato a una profesión, volver a estudiar todo lo ya pasado y aprendido, para acomodarse al nuevo plan de estudios.
Otro, que no hubiera sido Anacleto, se hubiera desesperado, por tantos años perdidos, aunque tenía la conciencia de haber hecho algunos estudios, más que suficientes, y con provecho, en el seminario. Anacleto se resignó y volvió a comenzar aquellos estudios, que le retrasaban inútilmente su carrera.
Y vencido, con el tesón y la constancia que ya le conocemos, el obstáculo, logró al fin recibirse de abogado.
No era, por cierto, esa profesión, adquirida a costa de tantos trabajos y sudores, desvelos y miserias, algo que consideraba como un remedio a su pobreza y un comienzo de prosperidad material. Jamás Anacleto se preocupaba por eso. El lo que quería era hacerse un hombre útil a la causa de Dios y de la Patria, a la que había consagrado su vida. No le faltaron ocasiones en el México oficial corrompido, de aquel tiempo, para lograr una posición económica, más que regular. Pero jamás quiso ocuparse de negocios sucios, aun bien remunerados, y estimó como una grave injuria, que se le hacia, la proposición de uno de esos agentes de las logias, para entrar en la masonería, que deseaba contar entre los de "los tres puntos" a un hombre de sus talentos, y arrastre; ya que ella - la secta- se comprometía a darle uno de esos jugosos puestos en la policía, destinados, como sabemos, a los hijos de la viuda.
No; jamás vendería su alma al diablo, por unos mendrugos de pan, no obstante que esos mendrugos le venían bien para él y su familia, en el terreno de lo humano. La estimaba en más, ¡mucho más! porque sabía que su valor era, el de la misma Sangre Divina de Jesucristo.
En cuanto a la pobreza, él le había conocido muy de cerca desde su menesterosa infancia, porque había sido un baluarte para él, contra las seducciones con que el mundo quiere arrastrar al joven a su ruina y degradación. Nació muy pobre, su adolescencia y juventud se movieron casi en la miseria, siguió siendo pobre toda su vida y murió pobre, y con la pobreza, como decía nuestro Salvador, se ganó el reino de los cielos. Los mundanos no entienden este valor de la pobreza y se horrorizan de ella. ¿Qué importa? Jesucristo, que es la misma Verdad, y que pudo realizar su obra de Redención fuera de ella, la escogió y la bendijo no solo de palabra, sino con toda su admirable y divina carrera de Redentor:
Eso no quita, que no reconociera la necesidad urgente de levantar el nivel económico del obrero, del trabajador, de las ciudades y del campo. La injusticia del capitalismo liberal, le sublevaba. Sabía perfectamente que no sólo de pan vive el hombre, pero que también vive de pan, y para resolver la terrible cuestión social, y asociándose a otros nobles mexicanos de sus mismas ideas, como el Lic. Gómez Loza, gran conocedor del problema agrario, fundó la Unión Popular, una de sus más bellas y útiles empresas y se adhirió a la Confederación Católica del Trabajo con todo el entusiasmo que ponía en las obras de la gloria de Dios y bien de la Patria.
Por lo demás como sabemos, no hacía en esto otra cosa que seguir como buen hijo de la Iglesia, que siempre había sido y quería ser, las enseñanzas admirables del gran Pontífice León XIII.
El mismo, en un artículo suyo nos dice lo que era esa famosa Unión Popular: "Es el factor principal de que se han servido los católicos alemanes para alcanzar el nivel de respeto y preponderancia que tienen en su patria... Por su estructura, por sus estatutos, por su organización, es ante todo una escuela de esperanza, de optimismo, de aliento, de caracteres, de constancia, de firmeza, y por esto cada socio y sobre todo cada jefe, debe tener entendido que dado el primer paso no habría que retroceder, no habrá que volver los ojos hacia atrás para medir lo andado con ánimo de fatigar el espíritu ante los desastres sufridos ante las derrotas padecidas o ante la persistencia de los obstáculos y las dificultades".
Las actividades del "Maistro Cleto" pronto de tradujeron en una elevación del catolicismo en el Estado de Jalisco: se abandonaba ya, por todas partes, la apatía y dejadez que tanto tiempo había reinado entre ellos. Su interés por la cosa pública trascendía fuera de las Academias y de las Escuelas: se veía palpablemente por los discursos, los escritos y otras manifestaciones de la juventud, que se estaban preparando con energía los hombres del futuro político, cultural y religioso de México.
Los conspiradores contra el orden cristiano se alarmaron. Tenían en sus manos un instrumento de perversión eficaz: la Constitución impía de 1917, que hasta entonces en muchos casos era letra muerta, pues no se habían atrevido todavía a llevar a la práctica todas sus disposiciones; y decidieron que ya era la hora de reglamentar y hacer observar los artículos de dicho mamotreto de Querétaro, los más opresivos de la conciencia católica.
"Memorable ridícula, bufonezca hasta el extremo, fue la sesión del congreso local de Jalisco del 31 de mayo de 1918, que iba a desencadenar la persecución religiosa -dice Gómez Robledo. Urgía reglamentar totalmente el artículo 130 de la constitución, y cada Padre conscripto llegó a su curul. Pertrechado de argumentos histórico-filosóficos contra las religiones, aprendidos en las peluquerías. El diputado Sebatián Allende, anuncia que "se va a permitir hacer un poco de historia" y sigue: "la humanidad, desde sus más remotos tiempos desde la época del hombre primitivo, ha estado dominada por las castas sacerdotales. Con esto se explica por qué aquellos hombres carentes de ilustración y de civilización, no comprendían el por qué de algunos fenómenos que ellos creían se debían a alguno, que estaba por encima de la individualidad propia". Cita luego a Galileo y la Revolución Francesa. Por su parte, Alberto Macías, el principal fautor de la legislación antireligiosa de la época establece resueltamente: "Digamos cual es el número, que debe haber de Sacerdotes en Jalisco, y no vayamos a preguntar a nadie si es legal o no, la determinación que hemos tomado". Cita también la historia, para probar que "las religiones son la absurdidad (sic) por excelencia": que "los señores que están dominados por la sacristía y el turíbulo, son sanguijuelas que están subcionando (sic) sin piedad, la sangre del pueblo" e invoca patéticamente la cremación brahmánica de las viudas, para comprobar los crímenes de las religiones".
Tras tanto el escrúpulo legal y acopio tanto de investigaciones prehistóricas, fue aprobado el famoso decreto 1913, por cuya virtud solo podría oficiar en el Estado de Jalisco un Sacerdote por cada 5000 habitantes, y puesto en vigor el 3 de julio de 1918.
El Señor Arzobispo de Guadalajara, Mons. Orozco, antes que someterse a aquel improcedente y dejactorio decreto contra el catolicismo, dio la orden de la suspensión de cultos, prenuncio y ejemplo de aquella otra suspensión general en toda la República, que por los mismos motivos habían de ordenar todos los prelados mexicanos con anuencia de la Santa Sede, años después.
El "Maistro Cleto", y sus compañeros de apostolado, iban a entrar en acción, para resistir a los necios conspiradores.
El decreto del 3 de julio de 1918, sobre el número de Sacerdotes en Jalisco, autorizados para ejercer su ministerio, uno por cada 5000 habitantes; la Pastoral del Sr. Arzobispo Orozco, rechazándolo y suspendiendo el culto; y los escritos de los católicos sobre el asunto, excitaron naturalmente la opinión pública, bajo la impulsión de los jóvenes de la A. C. J. M. cuyo presidente era Anacleto, comenzaron a llover ante el gobierno multitudes de protestas.
El ataque fue triple: económico, de opinión y de burla.
Organizóse un boycot escrito, que disminuyó extraordinariamente el público de las salas de espectáculos, y mermó considerablemente las entradas de los comerciantes. En San Juan de los Lagos, por ejemplo, que fue, de entre las Ciudades de Jalisco, la que mejor respondió a las directivas de Anacleto, todas las casas aparecieron con moños negros en las fachadas en señal de luto por el duelo de nuestra Madre la Iglesia, y se avisó a todos los grandes comercios que no se harían más pedidos mientras que la Iglesia no recobraba su libertad. De la opinión general, vinieron esas protestas de todo género del que acabo de hablar; y la mofa la llevaron a cabo los mismo acejotaemeros, que se instalaron en los escaños de la Cámara, para corear con rebuznos, relinchos y gruñidos, etc., todos los discursos de los diputados.
El gobierno no sabía que hacer, y el general Diéguez, que era el jefe de las armas, respondió a una comisión que lo interpeló: "Que no le constaba que todo el pueblo estuviera en desacuerdo con el decreto".
Preparóse entonces una manifestación monstruo, que a modo de plebiscito, manifestara ante el mismo Diéguez, ante su misma casa, su aprobación.
El general no pudo menos de salir al balcón aquel día 22 de junio, porque la multitud se lo pedía a gritos.
Anacleto tomó la palabra, "Haciendo responsable al general, como consejero que era del Gobernador, de la discordia, que las leyes inicuas hacían cundir entre los mexicanos, si no prestaba su apoyo decisivo a la derogación de aquel decreto".
Es el mismo Anacleto el que refiere la escena: "La primera frase dicha por Diéguez fue: "Ante todo, habéis sido reunidos aquí por un engaño". Entonces rugió la multitud indignada, millares de abrazos se alzaron para protestar; se agitaron en el aire sombreros y paraguas; y se oyó uniforme, estruendoso, como el bramido del océano, un "no", enérgico y repetido por tres o más veces -Os dijeron, añadió Diéguez, que yo quería una demostración de que sois católicos, - Si, sí - gritó estrenduosamente la multitud. -Pues bien, ya lo sé, ya lo sabía hace mucho tiempo, pero vuestros sacerdotes os engañan, os han engañado siempre. -¡No, no! -contestaron los católicos. -Ellos no quieren acatar la ley obedeciendo el Decreto. Pues bien, no tenéis más que dos caminos: acatar el Decreto expedido por el Congreso o abandonar el Estado como parias". -Resonó entonces una estrepitosa carcajada, en tanto que Diéguez volvía la espalda a la multitud, y ésta se desataba en duras maldiciones.
Desde luego se comprendió, por la actitud de Diéguez, y por la prohibición de la prensa, de que diera cuenta de aquella manifestación que se había iniciado la derrota del gobierno perseguidor, y se apretó más la presión con las protestas que de todas partes llegaban al Congreso, por fin el 4 de febrero de 1919 el Decreto fue derogado.
Pero aquel triunfo indudable, vino a reforzar en el ánimo de Anacleto la idea que había concebido desde la derrota de Villa, de que no por la fuerza, sino por la resistencia pacífica, y con la sangre de mártires únicamente, entre cuyo número aspiraba a contarse él algún día, era como había de obligarse a los conspiradores contra el orden cristiano de la sociedad, a cambiar de procederes.
Bellísimos sentimientos y muy cristianos, con tal que no llegaran, como propendían a hacerlo, hasta el extremo de negar la legitimidad del derecho de defensa propia y del prójimo débil, contra las malandrinadas de los perversos. De no ser legítimo ese derecho de defensa, la sociedad, y en especial los mejores ciudadanos quedarían a merced de los pícaros, con las manos atadas. ¿Quién no ve que ésto sería ruina de toda sociedad, de toda paz y de todo progreso? Jamás la Doctrina Cristiana, por más que se aleguen algunos textos del Evangelio, sacándolos de su contexto, que los explican y los ponen en su punto, ha pretendido que no se pueda rechazar legítimamente la agresión injusta, aun con la fuerza si es necesario, sobre todo si es agresión es contra los derechos de los más débiles, del inocente, de los intereses religiosos del alma, y del honor de Dios y de su Iglesia.
¿A dónde hubiera ido a parar el cristianismo, la Iglesia la Verdad, si sus hijos de todos los tiempos se hubieran contentado con una pasividad que les hubiera acarreado, ciertamente, la gloria del martirio a ellos, pero dejando sin defensa a la madre Iglesia?
El mismo Anacleto, en las palabras que íntegramente cité de su bello artículo Hacia todos los vientos, confesaba que la culpa de la situación dolorosa en que se debatía la Iglesia mexicana era de los mismos católicos, por su desaliento, y su retirada de la lucha, después de la caída del Partido Conservador en Querétaro.
Pero ahora, dejándose llevar más bien de su noble sentimiento, que de los dictados de su razón, aconsejaba, sí, y promovía con toda su fuerza intelectual y moral, la lucha pero con tal de que fuera solamente una resistencias pacífica hasta el martirio de los luchadores.
Enamorado y con justicia de los procedimientos de los católicos alemanes que con su resistencia pacífica habían logrado ponerse en los destinos de aquella nación, pretendía de que en nuestro medio, tan distinto de aquel pueblo disciplinado y reflexivo hasta lo sumo, se obtuvieran los mismos resultados que allá. ¡Y era él, el que cuando se oponían a la mejor organización de la Unión Popular, que había fundado implantando en ella algo semejante a las organizaciones de los católicos belgas, alegando que eso era desconocer en lo absoluto la idiosincrasia de nuestro pueblo, ahora pretendía aplicar entre nosotros, tan mal educados por la serie dolorosa de tantas revoluciones como habían trastornado el recto juicio de nuestros dirigentes, los procedimientos exóticos de un pueblo Europeo tan disciplinado como el Alemán!
Tales ideas fueron causa de los muchos sinsabores y por decirlo claramente, de las muchas humillaciones que amargaron sus horas en este periodo de su vida.
Pero de todas ellas salió triunfante y purificado, gracias a su sólida formación cristiana, a su humildad generosa y a la gracia de Dios, que se le comunicaba en la recepción cotidiana de la Sagrada Escritura.
Era tanto su deseo de comulgar diariamente, que padeciendo con frecuencia unos terribles dolores de estómago, los que por experiencia sabía se calmaban inmediatamente con tomar cierta medicina, si alguna vez el acceso del dolor le venía después de la media noche, prefería soportarlo heroicamente antes de tomar la medicina que le impediría, por la ley del ayuno eucarístico recibir en la mañana siguiente el Pan de los fuertes.
La Unión Popular que había fundado enfocada a todas sus actividades en defensa del orden cristiano, hacia tres puntos que son como los baluartes de su defensa, Catecismo o instrucción religiosa, escuela y prensa. En su florido lenguaje lo proclamó abiertamente: " Volver a su sitio de honor al viejo Ripalda, que como el Atlas de la mitología mantiene recias y firmes aun las piedras centrales: Autoridad, Propiedad, Familia, Conciencia; acabar con la más vieja y peligrosa úlcera de nuestra sociedad: Escuela laica; y formar un ejército no de acero, sino de papel de periódico".
Acerca del Catecismo, todos los de la Unión Popular, se hicieron catequistas de un modo o de otro, ya sabemos cómo el mismo Anacleto no se desdeñaba de reunir a los rapazuelos para explicarles el Ripalda.
La Unión muy en breve sostuvo donde se establecía y ya irradiaba por otros Estados limítrofes de Jalisco, escuelitas primarias de carácter religioso, y por su prensa fustigaba sin piedad a la escuela laica. Oigámosle: "Entre el sol de las almas, que es Dios, y el niño, aparece el maestro laico como espesa sombra. La escuela laica arranca, atrofia, debilita el fondo de combatividad natural del alma humana. Hace espíritus neutros, que no sirven más que par formar ejércitos de parias y de nulidades que todos los días barren los audaces sin ningún esfuerzo. La escuela laica es la escuela del miedo. Porque el niño y el joven aprenden, aunque los profesores sean Santos, a buscar al sombra para hablar de Dios, a ocultarse a las miradas escrutadoras del Gobierno al referirse a Dios, a temblar cuando en la explicación lógica de la historia y la naturaleza sea necesario inclinarse ante Dios, Señor de la vida y aliento de hombres y pueblos".
No se puede pintar mejor el desastre a que nos han llevado las escuelas laicas, impuestas por el gobierno mexicano, aun a los católicos, aun a los religiosos, que se ven obligados a burlar las leyes, pero tienen que poner un freno a su celo por la gloria de Dios, no hablando de El en las cátedras, ni dando manifestación alguna de El, ni siquiera en las desnudas paredes del colegio.
Un periodiquito clandestino Gladium escrito por Anacleto, difundía estas y otras ideas, con una constancia y un valor que excitaba las iras de los conspiradores anticristianos y lo perseguían sin poderlo ahogar, mejor dicho aumentando su auge constantemente, hasta llegar a tirarse cien mil ejemplares de cada número.
Y en estas actividades empleada la vida noble y generosa de Anacleto, llegó por fin el estallido de 1926, dirigido no ya por un segundón de mala muerte como Diéguez, sino por el que los mismos conspiradores llamaron el "hombre fuerte" de la revolución: el General Calles.
La Unión Popular abarcaba tan solo el Estado de Jalisco, y algunas regiones limítrofes, en sus actividades. Era necesaria alguna cosa semejante, que abarcara toda la república, y así fue como, una vez iniciado el Conflicto Religioso, se fundó en la Capital de la República, la "Liga de Defensa de Libertad Religiosa", bajo los auspicios del Episcopado, Anacleto comprendió desde luego la utilidad de la Liga, para tratar de resolver el problema, que él había pretendido resolver con la Unión, e inmediatamente se unió a la agrupación capitalina, con la Unión Popular, que quedó como sociedad auxiliar y confederada de la Liga. Así, él mismo fue designado como jefe local, para el Estado de Jalisco de la Asociación Nacional.
Y con tanto mayor gusto, se adhirió con los suyos a la Liga, cuanto que esta, como sabemos, comenzó a poner en práctica el boycot, resistencia pasiva, que tan buenos resultados dio en Guadalajara, en el asunto de 1918. Es muy justo consignar, que los ya entrenados tapatíos, en esa clase de resistencia, fueron los que dieron más fuerzas al boycot, en tanto que en los otros Estados de la República, no fue secundado con la misma energía y universalidad, lo que en la idea de Anacleto, hubiera sido infalible para el éxito.
En Guadalajara, el mismo "Maistro Cleto", fundó otra agrupación femenil de señoritas, que se repartían por la ciudad, y se apostaban en la cercanía de los centros de inversión, para rodar con toda atención a los que a ellos se dirigían, se abstuvieron de hacerlo, en atención al luto de toda la Nación, por la suspensión de los Cultos. Como las señoritas se presentaban rigurosamente enlutadas, y con súplicas conseguían sin gran dificultad, el efecto deseado del boycot, para dichos espectáculos, el pueblo le puso el nombre de La Langosta Negra a su valiente agrupación.
La experiencia demostró, tanto a os jefes de la Liga, como al mismo Anacleto, que dado la naturaleza de nuestro pueblo, especialmente la de los perseguidores, los medios pacíficos de resistencia, el boycot, y la petición de las Cámaras, suscritas por dos millones de firmas auténticas y enviada al cesto de los papeles inútiles sin ser leídas siquiera, no lograban el efecto, que sin duda ninguna en otros pueblos hubieron conseguido, y no hubo más remedio, que acudir a la defensa armada, porque los asesinatos de católicos y Sacerdotes se multiplicaban por todas partes, a una con las más atroces vejaciones para todo lo que tuviese carácter religioso católico.
Convencido por fin Anacleto, con una generosidad y humildad que le honran, aceptó contra toda su actuación anterior el carácter de jefe civil local de la defensa armada. El no iría al campo de batalla, pero con el mismo entusiasmo y tesón de siempre, se entregó a organizar, sostener y transmitir las órdenes que recibía del centro, respecto a dicha defensa. Tanto más que por todas partes surgían levantamientos de los católicos, y en Jalisco, eran precisamente los jefes de los grupos locales de la Unión Popular los que, creyendo indudablemente, que estaban de acuerdo con las nuevas disposiciones que suponían en el "Maistro", eran los que levantaban las gavillas de cristeros, y se lanzaban a la lucha.
En aquellas actividades de Anacleto, cuando ya asociada su Unión Popular a la Liga de Defensa, y presidente de la A. C. J. M. en Guadalajara, tuvo tres cooperadores abnegados, que le acompañaron hasta el mismo martirio, y cuyos nombres y hechos, no están fuera de lugar en una semblanza del "Maistro Cleto": Luis Padilla Gómez, y los dos hermanos Jorge y Ramón Vargas González.
Luis Padilla Gómez había nacido en Guadalajara el 9 de diciembre de 1899 y sus estudios de primaria los hizo bajo la dirección de un viejo y cristianísimo pedagogo, D. Tomás Fregoso; pasando después a la secundaría y superior, del Colegio de los Jesuitas, el Instituto de San José. Clausurado este por la revolución, pasó en noviembre de 1916 al Seminario Conciliar para continuar sus estudios, y allí permaneció 5 años.
No se sentía con vocación al sacerdocio, pues él mismo escribe: "Llegamos a la edad de 18 años, en la cual generalmente, se elige estado, y no hemos oído todavía la voz divina que llamara a Saulo en el camino de Damasco, ni el "toma y lee" que transformara a Agustín en Doctor y firmísima columna de la Iglesia". Así pues, el 1º de noviembre de 1921, dice su biógrafo, el Lic. Andrés Barquín y Ruíz, en su libro Los mártires de Cristo Rey, del que tomó muchos datos para estos artículos, abandonó al Seminario para entregarse a una inmensa acción católica.
Una de esas causas, que trae el orgullo -dice un sacerdote amigo de Luis-, es la riqueza tan vana y deleznable; Luis era de posición más que mediana en recursos pecuniarios, sin poderse llamar acaudalado. Pero con menos, basta para hinchar en los tiempos que corren las almas pequeñas. El no sabía lo que era soberbia; alternaba con los pobres y los socorría delicadamente, sin avergonzarse ante los poderosos. A no pocos envanece el talento; nunca lo transtornó a Padilla: y aunque nuestro Prelado trató de enviarlo a Roma, para que allá se graduase, volviendo a su tierra con la borla de Doctor, respetuosamente lo rehusó él, agradecido.
Sabía perfectamente su Teología, tanto la dogmática, como la Moral y la Mística, y citaba con toda facilidad a todos los teólogos y los Santos Padres. Había formado una magnífica biblioteca toda de autores escogidos, tanto literarios como científicos, y su conversación era amenísima por lo matizada, con sus numerosos y sólidos conocimientos, en todos esos ramos del saber humano.
Amaba tiernamente a su buena madre, y a su hermano y hermanas. Su conducta era intachable. Aborrecía la ociosidad, y los ratos libres que le dejaban sus negocios, los dedicaba todos a obras sociales. Piadosísimo y devoto de María Santísima, llamaba siempre la atención por su recogimiento y devoción ante el Santísimo Sacramento.
En suma, era una esperanza de la Patria, que segó en flor, como a tantas otras, la malvada persecución de la conspiración anticristiana.
Cooperador admirable de Anacleto, secundaba sus ideas de mejoramiento social de México, y en su misma casa solía dar clases a los pobres, y tenía juntas y círculos de estudios con los jóvenes de la A. C. J. M.
Pero Dios, no le llamaba par a ser jefe Católico. En sus momentos de estallido de la persecución, ya había decidido volver al Seminario, y hacerse sacerdote.
Jorge y Ramón Vargas eran hijos del Dr. D. Antonio Vargas y de doña Elvira González, y habían nacido en Ahualulco, Jalisco, el primero en 1889 y el segundo en 1905.
Radicada su familia en Guadalajara, Jorge se dedicó a trabajar en la compañia hidroeléctrica, y Ramón al estudio de la medicina, habiendo llegado al cuarto año, penúltimo de la carrera, en los momentos de su muerte.
Miembros de la A. C. J. M., discípulos y amigos del "Maistro Cleto", asimilaron perfectamente las enseñanzas de su maestro, quien no hizo, en verdad, mas que desarrollar las doctrinas y sentimientos que en sus jóvenes corazones habían sembrado sus católicos padres. Todo hacía esperar de ellos unos inmejorables campeones de la libertad religiosa en nuestra patria.
Obligado Anacleto a esconderse por sus mismos amigos, que sabían se había determinado por el gobierno acabar de una buena vez con tal jefe del catolicismo y animador de toda resistencia en Jalisco, los Vargas le abrieron las puertas de su casa. Y éste fue su único crimen y fundamento de su acusación de sus perseguidores, pero para la historia, los Vargas González tendrán siempre el mérito de abrir su hogar al que no podía ya pisar los umbrales del propio, porque lo esperaban en la sombra puñales y asesinos.
La familia Vargas sabía perfectamente a lo que se exponía dando albergue al jefe de la resistencia, antes pasiva y activa. Si aquellos verdugos quitaban la vida a los católicos, aun son haber tomado parte en la resistencia, cuánto no se arriesgaban al dar refugio al jefe reconocido y admirado de esa resistencia, y por lo mismo odiado hasta el paroxismo, por los verdugos de México.
Anacleto, sin cejar un instante en sus actividades de jefe católico, comprendió las razones con que trataron de persuadirle sus amigos y discípulos, para que se escondiera, mientras pasaba la tormenta. ¡Qué desaliento no cundiría entre las filas de los católicos, si él, el jefe, el inspirador y el motor de todo en un Estado, pereciera a manos de un asesino!
Disfrazóse, pues, de obrero; vistióse un overol manchado, dejóse crecer la barba, enmarañóse la cabellera y salió de su hogar para aceptar el cariñoso refugio que le brindaban a porfía los suyos, especialmente los Vargas.
Desde allí, podría con menos peligro dirigir la campaña, ya sea saliendo de noche a las juntas de sus amigos, ya valiéndose de emisarios conocedores de su retiro, y que llevarían sus órdenes y direcciones de la lucha a donde fuera necesario, sin causar sospechas a los vigilantes perseguidores.
El 29 de marzo de 1927, pasó Anacleto una noche en su hogar, rezando y jugando con sus hijos. Fue la última vez que los vio.
El 31 del mismo mes, se confesó y después estuvo charlando con el sacerdote, aludiendo a la reciente Pastoral del señor Arzobispo de Durango que aprobaba plenamente la defensa armada. "Esto es lo que nos faltaba. Ahora sí podemos estar tranquilos. Dios está con nosotros" decía. Y le ruega al sacerdote que al día siguiente le lleve la Comunión por ser viernes primero, a esa casa, que era la de los Vargas, donde estaba escondido.
Por la noche, desde buena hora se sienta a su mesa de trabajo para escribir un artículo destinado al periodiquito Gladium, que ya no se podrá publicar en él, pero que ha recogido la historia y que expresa ardientemente sus últimos pensamientos.
"Bendición -escribe-, para los valientes, que defienden con las armas en la mano la Iglesia de Dios. Maldición para los que ríen, gozan, se divierten siendo católicos en medio del dolor sin medida, de su Madre; para los perezosos, los ricos tacaños, los payasos, que no saben más que acomodarse y criticar. La sangre de nuestros mártires está pesando incesantemente en la balanza de Dios y de los Hombres".
"El espectáculo que ofrecen los defensores de la Iglesia es sencillamente sublime. El Cielo lo bendice, el mundo lo admira, el infierno lo ve lleno de rabia y asombro, los verdugos tiemblan. Solamente los cobardes no hacen nada; solamente los críticos no hacen más que morder; solamente los díscolos no hacen más que estorbar; solamente los ricos cierran sus manos para conservar su dinero, ese dinero que los ha hecho inútiles y tan desgraciados".
Ya había pasado la media noche, y era ya el primer viernes de abril y todavía Anacleto seguía escribiendo: "Hoy debemos darle a Dios fuerte testimonio de que de veras somos católicos. Mañana será tarde, porque mañana se abrirán los labios de los valientes para maldecir a los flojos, cobardes y apáticos". ¿Era esto una profecía o un pensamiento?
"Todavía es tiempo de que todos los católicos cumplan su deber; los ricos que den, los críticos que se corten la lengua, los díscolos que se sacrifiquen, los cobardes que se despojen de su miedo y todos que se pongan en pie, porque estamos frente al enemigo y debemos cooperar con todas nuestras fuerzas a alcanzar la victoria de Dios y de su Iglesia".
La página ha concluido, son tres hojas de tamaño oficio, llenas de apretada y hermosa letra...
Son las tres de la mañana y se retira a tomar un breve descanso...
Es su último reposo en la tierra... Pocas horas después comenzará su eterno y glorioso descanso.
A las dos de la mañana, mientras Anacleto todavía escribía, una multitud de esbirros, soldador de la guarnición de la plaza, entraron por un balcón, como vulgares asaltantes, en la casa de Luis Padilla Gómez, que tranquilamente dormía. Llegaron hasta su lecho y con palabras soeces y golpes, le obligaban a levantarse y vestirse rápidamente porque el jefe de la guarnición del Cuartel Colorado, lo necesita; y allí lo encierran en una mazmorra. Poco después llevan al mismo Cuartela la mamá y la hermana de Luis.
Consumada esta gloriosa hazaña por los invictos defensores de la conspiración anticristiana, se dirigen a la casa de los Vargas.
Sin duda alguna había intervenido alguna delación de algún cobarde traidor.
Tocan fuertemente a la puerta de la botica que daba al exterior en la casa del Dr. Vargas. Se dan a conocer y entran en tropel desparramándose por todas la habitaciones, aun las de las señoras que dormían. No cabe duda que estos defensores de la ley; que da garantías al domicilio privado eran unos buenos y caballerosos (¡) cumplidores de esa ley.
Al ruido del tumulto, Anacleto despierta y se viste rápidamente su overol, pero en las prisas se lo pone con la espalda al pecho. Y sale para escapar por la azotea, como lo tenía preparado, para cualquier alarma. Pero la soldadesca no sólo ha rodeado la casa y cuidado las puertas de todas las salidas, sino que ha invadido la azotea ¡Imposible escapar! Entonces, todavía algún tanto amodorrado, pues le han despertado en lo mejor de su sueño, vuelve a la habitación, y como era reconocido por su valor, quiere fingir todavía que no es él al que buscan. Está pálido, lívido, y tontamente cree que podrá despistar a los que amenazaban con pistolas y que se ríen de su facha con el traje al revés, corriendo a esconderse debajo de una mesa en la misma habitación.
-¡Este barbón, tal por cual es al que buscamos...! ¡Salga de allí...! Usted se ha escondido en tal y tal casa, hijo de perra y ahora aquí. ¿Es usted Anacleto González Flores?...
Anacleto ha recobrado su serenidad.
-Sí, yo lo soy ¿qué con eso?
-¿Dónde se esconde Orozco y Jiménez? (el Señor Arzobispo)...
-No me pregunten más... No sé nada. -Y dirige una mirada de perdón y súplica a la dueña de la casa, que con un gesto le indica no tenga pena ninguna por lo sucedido en su morada-. Todo estaba previsto... y con gusto.
Los dos jóvenes Jorge y Ramón, también han sido encontrados y del mismo modo todos los papeles, mapas e instrucciones a los combatientes que se encontraban en su mesa...
-¡Hala! tales por cuales... ahora las van a pagar todas... ¡A la inspección!... -Y se los llevan presos a reunirlos con Luis Padilla.
Con los Vargas va también preso otro hermano de ellos, menor de edad. La buena mamá los bendice y exclama: ¡Hijos míos! ¡hasta el Cielo!
Cedo ahora la pluma al Lic. Barquín Ruíz que refiere con vibrante emoción el glorioso martirio de los héroes cristianos tapatíos.
Comenzó inmediatamente el interrogatorio y la tortura de Anacleto, a quien querían obligar a denunciar a quienes estuvieran complicados en el movimiento armado católico de Jalisco y la noticia del lugar en que se ocultaba su Prelado, el Excmo. Sr. Orozco y Jiménez. Anacleto no podía negar su participación en la epopeya Cristera, porque los verdugos tenían en su poder las pruebas de ellos: ni era Anacleto hombre que eludiera la responsabilidad de sus actos. La asumió, pues, plenamente, en lo que se refería a su actuación Cristera desde la ciudad, pero no dijo nada de lo que se le pedía en materia de denuncias. Entonces comenzó la tortura. Lo suspendieron en presencia de sus compañeros por los pulgares de las manos, mientras con cuchillos herían sus descalzos pies.
-Dinos, fanático miserable, ¿en dónde se oculta Orozco y Jiménez?
-No lo sé.
La cuchilla destroza aquellos pies que no se movían sino para hacer el bien. -Dinos ¿ quienes son los jefes de esa maldita liga que pretende derribar a nuestro jefe y señor el Gral. Calles? --No existe más que un solo Señor de cielos y tierra. Ignoro lo que me preguntan...
La cuchilla seguía desgarrando aquel cuerpo sagrado. Después se le sujetó a otras torturas incontables e inenarrables.
Del mismo modo maltrataban a Padilla y a los hermanos Vargas, y Anacleto suspendido aún, que lo vio: --¡No maltraten a esos muchachos, si quieren sangre aquí está la mía! --gritó a la soldadesca.
Luis y los Vargas vencidos por el dolor, parecían flaquear; pero Anacleto los sostiene, y pide morir a él el último con el fin de confortar a sus compañeros.
Lo descuelgan y le asestan un tremendo culatazo en un hombro que le destrozan por completo; y con la boca chorreando sangre por golpes, y el hombro destrozado, comienza a exhortarlos con aquella su elocuencia vibrante y apasionada, con aquella su locura de la cruz... Seguramente que nunca había hablado como entonces...
Se suspendió el martirio por algunos momentos.
Simulóse después un "consejo de guerra sumarísimo", que condenó a lo prisioneros a la pena de muerte por estar en convivencia con los rebeldes.
Al oír la sentencia, Anacleto respondió con estas recias palabras: "Una sola cosa diré y es que he trabajado con todo desinterés por defender la causa de Jesucristo y de su Iglesia. Vosotros me mataréis, pero sabed que conmigo no morirá la causa. Muchos están detrás de mí dispuestos a defenderla hasta el martirio. Me voy, pero con la seguridad de que veré pronto desde el cielo el triunfo de la religión de mi Patria.
Eran las 3 de la tarde del viernes primero de abril de 1927.
La soldadesca separó a uno de los tres hermanos Vargas, por suponer que era menor de edad.
Anacleto de nuevo exhorta a sus hermanos y como Luis manifestara deseos de confesarse, le respondió el Maestro: "¡No hermano, ya no es tiempo de confesarse, sino de pedir perdón y perdonar. Es un Padre y no un juez el que te espera. Tu misma sangre te purificará"...
En seguida Anacleto comenzó a recitar el Acto de Contricción, que corearon sus compañeros. Y Luis Padilla pidió un momento más para orar.
Apenas habían terminado el Acto de Contricción una descarga cerrada cortó la vida de los Vargas...
Padilla aún orando de rodillas, cayó bañado en sangre, en seguida. Anacleto aún de pie a pesar de sus terribles dolores, con voz serena y fuerte se dirigió al general Ferreira, que presenciaba la tragedia: "General, perdono a usted de corazón; muy pronto nos veremos ante el tribunal divino; el mismo juez que me va a juzgar será su juez; entonces tendrá usted un intercesor en mi con Dios".
Los soldados no se atrevían a descargar sobre él sus armas. Entonces el general hizo una seña al capitán de la patrulla, y éste le hundió un marrazo en el lado izquierdo del busto, y al caer ya, los soldados viendo lo inevitable, descargaron todas sus armas sobre la víctima.
[color:fc
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:45 pm

-Relación del clero con los cristeros: Presentar al clero como guerrillero, intrigante y violento, era justo lo que quería la Mafia de Plutarco Elias Calles. La resistencia del pueblo contra las leyes injustas era "rebeldía sediciosa". Pero, ¿Aprobaba el clero la Guerra Cristera? Pues... sí y no, como vamos a ver; diversos autores católicos han tenido que enfocar este problema de orden moral: ¿Era lícita la resistencia ARMADA?
Unas interesantes reflexiones sobre este punto las proporciona Aquiles P. Moctezuma (seudónimo), en su obra El Conflicto Religioso:

"En determinados casos, cuando el abuso de la autoridad contra los fundamentos esenciales de la sociedad son indudables, gravísimos y permanentes, y cuando para remediarlos se han agotado infructuosamente todos los medios pacíficos, la resistencia activa armada no es rebelión sino defensa legítima y lícita.
Más todavía; si del abuso de la tiranía no se sigue tan sólo la ruina material grave, sino principalmente la perturbación del orden moral, la perversión general de las conciencias, el extravío absoluto de las ideas, en una palabra, la perdición eterna del pueblo en masa; entonces nos atreveríamos a afirmar que la lucha armada para hacer cesar tamaños atropellos de la autoridad, es, no solo lícita, sino obligatoria, porque la sociedad, lo mismo que el individuo, está obligada a procurar su propia conservación.
Y hasta nos lanzaríamos a opinar que, cuando el coloso del estado se lanza brutalmente a exterminar a la religión verdadera y hay peligro de que lo logre y de que cada día cobre más fuerza; entonces ni siquiera se debe condicionar la licitud de la defensa al caso del probable éxito, sino que, en este caso extremo, hay que lanzarse a la heroica y desesperada lucha del enano que, amenazado de muerte por el gigante, acepta el reto con todos sus peligros.
Estas deducciones, ciertas en el caso de que el gobernante sea legítimo, adquieren más fuerza y mayor evidencia si se trata sólo de un gobierno de hecho, es decir, de un usurpador.
Es cierto que Jesucristo nos enseñó con su palabra y su ejemplo la paciencia, la resignación, el martirio. A todos nos enseñó la verdadera fraternidad, consagrándola en la oración sublime del Padre Nuestro. Pero el mismo Jesús que pidió perdón para sus enemigos desde la cruz, llamó "raza de víboras" y "sepulcros blanqueados" a los fariseos que, so color de patriotismo, pretendían apartar de él a las turbas sencillas, y arrojó con el látigo a los mercaderes del templo.
Es verdad que Jesucristo nos enseñó que no resistamos al malvado, sino que al ser heridos en la mejilla derecha presentemos la izquierda. Pero es de advertir que estos son consejos de perfección, encaminados a destruir en el fondo del corazón aun los primeros movimentos de odio y venganza. Si se erigieran tales consejos en leyes obligatorias en todos los casos, se llegaría al absurdo de destruir para el cristiano todos sus derechos, y de garantizar todos los desmanes de los malvados.


¿Qué postura adoptó el Episcopado ante la lucha armada?: Los obispos jamás autorizaron ni apoyaron la lucha armada. Intentaron evitar por todos los medios posibles los levantamientos, y estallada la guerra, procuraron siempre dialogar en aras de terminar el conflicto. Hubo sacerdotes que utilizaron su influencia espiritual para calmar a los cristeros, e inclusive a veces con enojo y sorpresa de los propios cristeros. Léase de nuevo la entrevista que publicamos arriba, de Calles con los obispos de Michoacán y Tabasco; la gran mayoría de los católicos no se hubieran dirigido a Calles con tanta mesura y respeto, sin más miramiento lo hubieran mandado a freír espárragos.
Jean Meyer, en el tomo 1 de La Cristiada, págs. 30 a 41, cita casos en varios puntos de la República donde obispos y sacerdotes se manifestaron contra la guerra y fueron censurados por los propios combatientes cristeros.
Los obispos tampoco prohibieron la guerra, cierto, porque sabían que aquella lucha tenía razón de ser y licitud, pero tampoco podían aprobarla, como pastores, no era su función definir sobre conflictos armados, y además querían intentar otras soluciones al problema.
Y también, vamos a reconocerlo, hubo sacerdotes involucrados directamente en la Guerra Cristera. En la arquidiócesis de Guadalajara, Mons. Orozco y Jiménez había pedido a los sacerdotes que permanecieran en las iglesias, pero al arreciar la persecución, y muertos muchos sacerdotes, dio su autorización para que los que quisieran irse al campo lo hicieran. Él mismo lo hizo, aunque sin comprometerse con los cristeros. Hubo sacerdotes soldados, como el p. Aristeo Pedroza, quien llegó a ser general de brigada en Los Altos, José Reyes Vega (apodado "El Pancho Villa con sotana"), y Miguel Pérez Aldape. En Juquila el p. Epigmenio Hernández fue prácticamente responsable del movimiento armado.
Considéremos por último las cifras que proporciona Jean Meyer en su obra citada, p. 49:

-Sacerdotes activamente hostiles a los cristeros = 100
-Sacerdotes activamente favorables a los cristeros = 40
-Sacerdotes combatientes = 5
-Sacerdotes neutrales = 65
-Sacerdotes que abandonaron parroquias rurales y de ciudades = 3500
-Sacerdotes ejecutados por el gobierno = 125. 59 de la arquidiócesis de Guadalajara, 35 de otras zonas de Jalisco, 6 en Zacatecas, 18 en la diócesis de León Guanajuato y 7 en la de Colima.


-Etapas de la sublevación: Ahora vamos a repasar cuáles fueron los principales acontecimientos de la Guerra Cristera, con el objetivo de tener una comprensión global de este conflicto armado.

Desde antes del asesinato de Anacleto González Flores habían ocurrido hechos importantes. El general Joaquín Amaro había llevado una extensa campaña por los Altos de Jalisco, pero la guerra no tenía para cuándo terminar, y aunque los cristeros eran siempre derrotados, daban cada vez muestras de mayores bríos.
El gobierno se alarmó cuando por primera vez los cristeros obtuvieron una importante victoria. El 23 de marzo de 1927 en San Julián, Victoriano Ramírez apodado "El Catorce" había resistido todo el día la carga del ejército de Espiridión Rodríguez, cuando llegó a apoyarlo Miguel Hernández. Cogieron por dos fuegos a los federales, quienes perdieron 180 hombres entre muertos y prisioneros. La victoria de San Julián era además un bofetón directo para Calles, quien se había referido a Jalisco como "el gallinero de la República".
Luego de que Anacleto G.F. muriera el 1 de abril, José Reyes Vega decidió vengarlo, y el 19 atacó un tren cerca de La Barca. Murieron 52 soldados de la escolta y 30 pasajeros.
En represalia por esto, el 22 de abril el general Rodríguez ordenó evacuar varias poblaciones de Los Altos so pena de sufrir un bombardeo intensivo de la aviación. Con este motivo mucha gente fue desalojada de sus hogares, y enviada a otros pueblos. Para mayo de 1927 algunos de los principales jefes como Miguel Hernández y el p. Vega se marchaban a los Estados Unidos. Por el momento las riendas las tenía "El Catorce", secundado por Toribio Valadés y Víctor López. El 4 de mayo murió en una emboscada el general cristero Rodolfo Gallegos, pero la rebelión se había extendido en focos intermitentes, por Michoacán, Guanajuato, Morelos, Guerrero, Puebla y Veracruz.

A finales de mayo los cristeros de Colima habían agotado sus municiones y se dispersaron, siendo perseguidos por los federales, hasta que en agosto, luego de huir al otro lado del volcán de Colima, recibieron parque traído de Guadalajara, y el gobierno reaccionó con insultos desesperados a:

"Las hordas episcopales de fanáticos que engañados por la patraña clerical se han lanzado a la loca aventura de restaurar el dominio de los curas".

Tanto el gobierno como los delegados norteamericanos en México habían notado algo importante: la falta de un jefe supremo de los cristeros, un jefe militar que uniera a los rebeldes. La Liga también sabía que sin dirección adecuada la Cristiada fracasaría. Entonces fijaron su atención en el general Enrique Gorostieta, quien había sido oficial muy brillante del ejército porfirista, peleó en las tropas dirigidas por Victoriano Huerta contra Pascual Orozco, participó en la defensa de Veracruz de los cañones yanquis; fiel a Huerta, se negó a unirse a las filas carrancistas, y detestaba, como hipócritas, a Calles y a Obregón. Rechazado como huertista por el gobierno, Gorostieta vió con simpatía el movimiento cristero, aunque sólo como opositor al régimen constitucionalista.
De hecho Gorostieta era liberal, en la línea juarista-porfirista. Se le ha llegado inclusive a atribuir afiliación a logias masónicas, pero esto no ha sido completamente comprobado. Pero era indiscutible su indiferencia a la religión y hostilidad hacia la Iglesia, por lo menos al llegar 1927.
La Liga decidió aprovechar el odio de Gorostieta hacia Calles y Obregón, y así se le contrató, como mercenario, por 3 mil pesos mensuales para que dirigiera a los ejércitos cristeros; Gorostieta asumió el mando en Julio de 1927.
[1]

Después de medio año de combates, al iniciar 1928 las fuerzas cristeras en Jalisco pesaban demasiado y el ejército federal no podía contra ellos, al grado de que se tuvieron que retirar soldados destinados a la protección de minas y haciendas extranjeras para movilizarlos. Los ofrecimientos de amnistía que ofrecía el gral. Joaquín Amaro no surtían efecto. En enero de 1928 se calculan 25 mil cristeros activos, en Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes, México, Zacatecas, Puebla, Oaxaca, Morelos y Veracruz.
El ejército federal continuamente organizaba concentración de poblaciones para bombardear polígonos evacuados, pero esto sólo exasperaba a la población civil y aumentaba el flujo de voluntarios al ejército cristero. A mediados de 1928 para el gobierno era ya evidente que nunca podría vencer a los cristeros por la fuerza: la población en masa se sublevaba. Al ocurrir el asesinato de Álvaro Obregón, hubo fricciones entre obregonistas y callistas, con acusaciones mutuas. Calles salvó la situación pasando el poder a Emilio Portes Gil, pero durante el conflicto político los cristeros esperaban, sabiendo que una división entre los jacobinos podría ayudarles mucho. Sin embargo, en agosto de 1928 se reanudaron las hostilidades entre cristeros y gobierno, en San Luis Potosí, a principios de 1929 se rebeló San Carlos Macuspana, Tabasco. En octubre de 1928 iniciaron brotes de rebeldía en toda la Sierra de Oaxaca. El 5 de octubre los cristeros tomaron Zimatlán, el día 10 derrotaban al 56º regimiento de Oaxaca; y uno tras otro se alzaron los pueblos de la Mixteca, en noviembre se levantaron Santa Cruz Mixtepec, San Pedro el Alto, Amialtepec, y otros. En diciembre se rebeló Tlaxiaco, cuyo cuerpo de combatientes cristeros conquistó Putla y Huamelulpan. El gobernador inútilmente intentaba evitar que la prensa nacional supiera de todos estos levantamientos, intentando apaciguar los ánimos; pero para diciembre el número de cristeros era tal, que podían diseñar operativos a gran escala contra el ejército mexicano, al cual tendían emboscadas con frecuencia. De enero a marzo de 1929 ya era intensa la rebelión en Oaxaca, y el gobierno federal tuvo que contarlo entre los estados rebeldes.

En el norte del país la situación también favorecía a los cristeros, en Durango las cuadrillas cristeras se juntaban, se organizaban e infligían derrotas sucesivas a los federales. En febrero hubo un combate en El Mezquital y los federales perdieron 200 hombres en el combate.
Sin embargo, seguían siendo los Altos de Jalisco el punto donde más combates se libraban. Ahí los cristeros no daban tregua a los federales, y en enero ya no era posible seguir la guerra día por día, había más de 100 combates al mes. El gobierno se veía obligado a distribuir sus tropas por todo el Occidente de la República, desde Durango hasta Oaxaca y desde Puebla a Michoacán. El archivo del gobierno de Jalisco, con fecha 4 de enero de 1929 da fe de la devastación de un polígono por los aviones de guerra de Calles, del cual se había expulsado a 75 mil familias. La lucha prosiguió sin descanso, y en diciembre los cristeros, en un acto de osadía, tomaron Cocula, hazaña arriesgada, si se toma en cuenta que Cocula estaba muy cerca de la capital tapatía, Guadalajara, donde se hallaban acantonadas gruesas tropas federales.

No sólo las tropas federales empezaban a cansarse de ser atacados por todos sus flancos, sino que su superioridad numérica empezaba a ser superada por los cristeros, cuyos combatientes aumentaban cada vez más. Muchos de los civiles expulsados de sus hogares, se unían al ejército cristero, rencorosos contra el gobierno.
A partir de 1928, y por órdenes del general Gorostieta, los cristeros empezaron a operar terribles ataques contra los medios de comunicación, levantando vías y paralizando al ejército, obligándolo a disperarse más para vigilar las estaciones y los cruces ferroviarios, mucho de lo cual fue logrado con la complicidad de los propios empleados de las compañías del tren.
Del 1 de octubre al 31 de diciembre de 1928, la prensa contabiliza 31 descarrilamientos en 6 estados de la República.

En 1929 la Guerra Cristera llega a su apogeo, y la situación fue tan alarmante, que el presidente Calles tomó medidas extraordinarias, y reclutó y envió enormes contingentes a Jalisco, el más preocupante de los estados rebeldes. Fueron destinados para la campaña en Jalisco 35 mil hombres, y en total colocó en el oeste del país más de 40 regimientos, soportados por batallones de refuerzo, con lo que casi el total de los ejércitos mexicanos se concentraban en la zona rebelde. Su propósito era aplastar rápido y definitivamente a los cristeros.
Sin embargo, los cristeros no eran menos que los federales, y se entregaban con más fervor a su causa, dispersándose y reagrupándose al paso de las columnas federales, para cansarlas. El gobierno federal, por otra parte, no era precisamente rico, y le costaba muchísimo dinero mantener a tantos hombres en campaña, proveerlos de sueldo, municiones y alimentos, mientras que los cristeros reponían sus municiones con las tomadas a los federales, y la población los alimentaba.

En los meses de marzo y abril de 1929 los cristeros desencadenaron una gran ofensiva, aplastando tropas que el gobierno había descuidado, destinándolas a la lucha contra la rebelión del general Escobar. Todo el Oeste de la República pasaba a manos de los cristeros, y el general Amaro urgía a Calles a que se concertara rápidamente una paz aunque fuera fingida, con la Iglesia. El 19 de abril, el general Saturnino Cedillo se acercó a Tepatitlán, Jalisco, con 3000 soldados federales. Ahí lo esperaba José Reyes Vega "El Pancho Villa con sotana", al mando de dos regimientos que le daban una fuerza de 900 cristeros. En el combate, los federales fueron sorprendidos por una maniobra envolvente de tenazas, que los asustó y se desbandaron. Los cristeros dejaron 25 muertos, entre ellos el p. Reyes Vega, pero los federales perdían 225 hombres, nueve veces más que los cristeros.
Hasta mayo pudo el ejército federal contraatacar; el 2 de junio el general Gorostieta cayó en una emboscada en la Hacienda del Valle y murió acribillado. Fue sustituido en el mando de las fuerzas cristeras de Los Altos por el p. Aristeo Pedroza, y en el mando supremo por el general Jesús Degollado. Con la muerte de Gorostieta coincidía la realización de pláticas entre funcionarios del gobierno, y prelados católicos. Ya se hablaba pues, de una paz, o al menos un modus vivendi que conciliara a la Iglesia con el Gobierno.
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 5:46 pm

-Cacería sistemática contra los ex-cristeros: Mientras los cristeros combatían en los montes, en la capital los obispos mexicanos conferenciaban con el gobierno. Muerto Álvaro Obregón, el presidente Emilio Portes Gil se mostraba dispuesto a negociar una "paz" entre iglesia y estado. Mons. Leopoldo Ruiz Flores, ahora delegado apostólico, y Mons. Pascual Díaz, firmaron unos arreglos con el gobierno, por los cuales se ponía fin al conflicto religioso.

Esos famosos arreglos no solucionaron nada, a la postre. Fue un truco de los jacobinos, de los cuales Portes Gil no era sino servidor y agente; se intentaba engañar al México católico, hacerle creer que la persecución terminaba, cuando en realidad siguió, al principio menos intensa, pero después, creció de nuevo a tal grado, que nuevamente tuvo que protestar el Papa en persona: engañar y mentir son las mejores habilidades de los enemigos de la Iglesia.
Los arreglos Iglesia-Gobierno, y la continuidad de la persecución serán tratados más abajo. Por ahora terminemos con el asunto cristero. Sometiéndose la Iglesia a las triquiñuelas del gobierno, se llamó a los cristeros, católicos e hijos de la Iglesia, a deponer las armas.

En junio de 1929 fueron hechos los arreglos, y el mes de julio los cristeros se licenciaron, progresivamente. Aunque todo parecía normal, los cristeros presentían una traición por parte del clero que los llamaba a retirarse de la lucha.

El 12 de agosto, el general Degollado, sucesor de Gorostieta, declaraba licenciada a la Guardia Nacional. El gobierno exigía la entrega de las armas, y fueron muchos los cristeros que las entregaron, antes de volver a la vida civil. Los últimos combatientes se dispersaron en septiembre.

Había mucha suspicacia entre los católicos, e inclusive entre algunos obispos, pero los que creían en la buena fe del gobierno (inocencia extrema), exhortaban a la Paz y a la concordia, imposibles de lograr entre Cristo y Satán.
Y empezó la caza contra los antiguos cristeros. Hubo federales que advirtieron, con nobleza que los honra, a los cristeros, del peligro que los acechaba. Por orden de la Secretaría de Guerra fue ubicado y ejecutado el p. Aristeo Pedroza el 3 de junio de 1929, vinieron luego Luciano Serrano, Primitivo Jiménez y José Padrón. En Zacatecas Pedro Quintanar, Porfirio Mallorquín y todos los jefes a excepción de Justo Ávila y Aurelio Acevedo, fueron asesinados antes de que terminara el año. Hubo igual tipo de cacería en Colima, donde murieron Vicente Cueva, Lorenzo Arreola, Feliciano Flores, etc.
En San Martín Bolaños fueron asesinados 40 ex-cristeros en masa, en 14 de febrero de 1930, Meyer recogió muchos testimonios, entre ellos el de Casimiro Fletes, campesino ex-cristero:

"Vivimos desde los arreglos remontados en esas soledades cuidando de nuestras vidas y nuestros bienes. No podemos acudir a determinados pueblos sin ser amenazados de muerte por los agraristas, que al vernos sin armas y sin garantías cobardemente se aprovechan; ¿no se habrán enterado los señores obispos que tuvieron los arreglos con el gobierno, de la matanza que éste hace de nuestra gente cada vez que se le presenta la oportunidad? Me sujeté a las leyes cuando vinieron los arreglos. Entonces, ¿por qué me tiene que molestar, no se nos dijo que lo pasado se olvidaba y que ahora todo el mundo a vivir tranquilo en su trabajo? No hay derecho a que nos tengan viviendo esta vida de zozobra y que como perros rabiosos nos vengan a matar todo un gobierno que ha ofrecido garantías. Con la ayuda de Dios y esta arma, el gobierno nunca me sacará de aquí".

Astuta como era la maniobra del gobierno, no tardó en dar desastrosos resultados: los católicos empezaron a indignarse con sus obispos, a quienes perdían la estima y el respeto, se consideraba traidores a quienes habían pactado con el gobierno... lo que salvó a México de un cisma, fue que muchos sacerdotes se oponían abiertamente al "modus vivendi", y algunos fueron asesinados por el gobierno, como el p. Epifanio Madrigal, quien tenía fama de santidad, y quien se dirigió a recibir información de los obispos para transmitir a los ex-cristeros si era cierto que el Papa aprobaba la paz... pero no regresó, lo mataron agentes federales.

Esta saña nazi del gobierno contra los ex-cristeros, quedó plasmada en testimonios y novelas, como por ejemplo Rescoldo, de Antonio Estrada, o Entre las patas de los caballos de Luis Rivero del Val. De esta última obra copiamos el Epílogo:

"Las últimas hojas de este diario están destrozadas por las balas que dieron muerte a su autor; manchadas con la sangre que tenía ofrendada.
Paseaba por el andén de la estación, en espera del tren que habría de llevarlo de vuelta a su casa. Con él estaban dos de sus compañeros; todos con salvoconductos en regla.
Hombres armados, ocultos tras los carros-caja estacionados, hicieron fuego sobre ellos y huyeron. Los cadáveres permanecieron horas en el andén, sin que la autoridad se diera por enterada. Gente piadosa les cerró los ojos y los cubrió con sarapes.
El pueblo se conmovió al enterarse de que eran cristeros amnistiados, y un grupo de vecinos recurrió al jefe de la guarnición de la plaza en demanda de justicia y garantías; pero éste, con altanería y desprecio respondió:
-¡Pos quien les manda! ¡Pá que se meten entre las patas de los caballos!
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 6:06 pm

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Mapa+los+altos

Se eligió esta zona de Los Altos por ser el principal y el lugar en donde se llevo a cabo la gesta cristera, además de contar con toda la infraestructura necesaria en buen estado, es posible realizar el recorrido mediante la carretera federal o por la cuota, lo cual permite ajustarse a diversos tipos de presupuesto.
      Los municipios que se incluyen en la ruta cristera son los siguientes:
Lagos de Moreno
Encarnación de Díaz
San Juan de los Lagos
Jalostotitlán
San Miguel el Alto
San Julián
San Diego de Alejandría
Arandas
Tepatitlán de Morelos
     La distancia entre cada uno de los puntos que se plantean dentro de la ruta, se encuentran en su mayoría a una distancia relativamente corta, la ruta consiste en la visita de estos lugares y en el orden que se establece.
      Para llegar a Los altos de Jalisco, si uno viene desde la Ciudad de México con auto propio,  se toma la autopista número 57 que va desde México – Querétaro para que posteriormente entroncar con la carretera número 45 que se dirige hacia León, Aguascalientes, sobre la carretera, seguir los señalamientos hacia Lagos de Moreno, en seguida hay una desviación para entrar al municipio de Lagos de Moreno.
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Mar 22 Mar 2016, 6:56 pm

La película Cristiada presenta una versión distorsionada de la Guerra Cristera (1926-1929), una guerra civil entre guerrillas campesinas que defendían la Iglesia católica y el estado Mexicano. Actualmente esta siendo exhibida en cines a través de los Estados Unidos con el nombre For Greater Glory.
La película, dirigida por Dean Wright, se apodera de un conflicto social complejo y lo transforma en un cuento de David y Goliat. Al hacerlo, enmascara el papel reaccionario de la iglesia en México. Uno no puede imaginarse como tal enfoque del tema pudiera convencer o educar a algún espectador, incluyendo al que no esté familiarizado con la historia del conflicto.
Cristiada narra la historia del General Enrique Gorostieta (Andy García), el principal comandante Cristero. Gorostieta es contratado por la Liga Nacional Para la Defensa de la Libertad Religiosa (LNDLR). En la cinta, los lideres de la organización se encargan de coordinar una respuesta a la ley anticatólica aprobada en julio de 1926: con peticiones, manifestaciones, un boicoteo económico y, por ultimo; organizando la rebelión Cristera, que es desvirtuada como simple reacción popular y espontánea a la persecución de católicos por el gobierno.
Además de restringir los derechos de propiedad de la iglesia, la legislación de 1926, propuesta por el presidente Plutarco Elias Calles restringía la actividad religiosa, prohibía la participación política del clero y no permitía trabajar a sacerdotes extranjeros.
La película nos muestra al General Gorostieta como un adinerado dueño de fábrica, dedicado a su esposa y sus hijas aunque sin compartir a devoción fervorosa a la fe católica de su esposa. Gorostieta acepta la comisión ofrecida por el LNDLR tanto por lo lucrativo del puesto como por tener un espíritu aventurero y por el amor a su esposa. Tulita (Eva Longoria) se llena con orgullo por el nombramiento y espera que la experiencia fortalezca la devoción de su esposo.
Al lado de García - cuyo carácter progresa de un agnosticismo estudiado a la religiosidad – luchan Victoriano Ramírez (Oscar Isaac), un ‘tiro fijo’ y comandante indisciplinado; el Padre Vega (Santiago Carrera), agobiado con la culpa por haber incendiado un vagón de ferrocarril cargado con pasajeros; los líderes de la Liga en la Ciudad de México; el presidente Calles (Rubén Blades); y el embajador estadounidense a México, Dwight Morrow, en un papel hábilmente desempeñado por Bruce Greenwood.
Un envejecido Peter O'Toole actúa en el rol del Padre Christopher, sacerdote extranjero cuya ejecución conmueve al adolescente José Luis Sánchez del Río (Mauricio Kury) y lo hace decidir unirse a los cristeros. Luis y el general Gorostieta llegan a ser como padre e hijo.
Cristiada cuenta con el tipo de violencia que es común en las películas de acción de verano. La cámara sigue a las fuerzas cristeras durante enfrentamientos sangrientos, entrando en pueblos destrozadas por las tropas federales y vengando a clérigos ejecutados. Los héroes casi siempre salen ilesos y sus tiros jamás fallan.
La guerra toma lugar en el contexto de negociaciones entre Calles y el embajador Morrow sobre los derechos de las compañías petroleras estadounidenses en México. Morrow sería el intermediario en un acuerdo entre la Iglesia, el Vaticano y Calles que concluye la Guerra Cristera en 1929.
Las escenas iniciales de esta película pintan una placidez urbana y adquieren un aspecto irreal cuando se toma en cuenta que México se encontraba en la tercera década de revolución y guerra civil. Incluso cuando la acción se desplaza de la ciudad al campo de batalla, el espectador no aprende nada de las condiciones de vida de los soldados campesinos e indígenas que fueron los que realmente lucharon y murieron.
Correspondiendo a una película de propaganda unidimensional, las actuaciones son por la mayor parte insípidas y caricaturescas, desde García como un comandante mascando puros, a Catalina Sandino, interpretando una valiente, y bien parecida, contrabandista de municiones, hasta Kury como un joven que con entusiasmo elije hacerse mártir.
La cinta – filmada en México – reúne a actores latinoamericanos y estadounidenses. Es el debut de director de Dean Wright, productor de efectos ópticos en la trilogía de El Señor de los Anillos y supervisor de efectos ópticos para Las Crónicas de Narnia. Pablo Barroso, el productor de Cristiada, fundo una empresa de producción que - según las notas de producción - "fue creada como parte de un ministerio que produce películas con el objeto de comunicar mensajes de fe y valores de la familia."
La iglesia católica recibió al estreno de Cristiada con entusiasmo. En Hollywood, el Arzobispo de Los Angeles, José Gómez fue el co anfitrión del estreno en la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas. El evento contó con lo que una publicación describió como "un quien es quien" del mundo del espectáculo y lideres católicos.
Gómez y otros obispos estadounidenses pregonan el mensaje que la película trata con el tema de la persecución de los católicos. Según Gómez, trae un "mensaje oportuno" sobre la libertad religiosa. Se ha dicho que la audiencia estallo en cantos espontáneos de 'Viva Cristo Rey!' a fines de la proyección en Los Ángeles.
El estreno de la película en México coincidió con la visita del Papa en abril. Escuelas católicas llevaron sus estudiantes, monjas y sacerdotes a verla y instaron a los demás que siguieran a su ejemplo.
Es irónico que una película que pretende escenificar una lucha popular en defensa de la religión deliberadamente ignore a los protagonistas principales: a los campesinos mismos, tanto como individuos o en su acción colectiva. Ni las fuerzas campesinas ni los soldados del gobierno enviados en su contra son presentados como seres humanos de verdad.
Esta celebración de fe y el carisma – resumida con el grito "!Viva Cristo rey!" - es un vulgar esfuerzo cuyo objeto es ocultar el subyacente conflicto de clases que dio lugar a los cristeros, un movimiento social no ampliamente entendido.
Para los años 1920, a pesar de las promesas y reformas que resultaron de la Revolución Mexicana de 1910-1917, las condiciones en el México rural habían cambiado poco. El campesinado y los trabajadores agrícolas se encontraron enfrascados en una lucha diaria contra los latifundistas.
Dos testigos de la guerra cristera – que ahora viven en Los Ángeles – ofrecieron al WSWS unas reminiscencias.
Matiana, de 96 años de edad, paso su niñez en Jalpa, una ciudad en el sur de Jalisco, ubicada en el centro de la rebelión cristera.
"Yo era niña durante la Cristiada. La gente vivía atemorizados por los soldados cristeros cabalgando hacia el pueblo que luego saqueaban. A veces los cristeros entraban a caballo a las iglesias y robaban todo lo que podían," dijo Matiana.
Las condiciones de vida eran muy difíciles. "Mi padre no era tan aindiado como los demás en Jalpa. El podía leer y escribir e hizo su vivienda como vendedor ambulante. Aunque para ese entonces teníamos más que los demás, solo comíamos frijoles y tortillas en una caza de adobe de dos cuartos con pisos de tierra sin agua corriente ni electricidad. Mi madre murió cuando tenia ocho años. Como era la única niña tenia que cocinar y limpiar para mi padre y mis hermanos."
En 1926 Nicolás, ahora de 103 años de edad, era un campesino de 17 años. Vivía en Durango:
"Los sacerdotes iban de lugar en lugar en busca de refugio. Se escondían en cuevas donde la gente que necesitaba bautismos los hallaba. Por simpatía y lastima la gente los ayudaba a esconderse en el viaje hacia el norte."
"Yo era campesino," continuó, "y con mi familia sembrábamos maíz y otros cultivos. Eran tiempos difíciles. A veces no había comida. Tratábamos de aumentar a nuestra dieta cazando venados y conejos en los cerros y buscando miel silvestre. No había escuelas así que nunca aprendí a leer y escribir."
Victorioso en la Revolución Mexicana, el ejercito constitucionalista, liderado por Venustiano Carranza, Álvaro Obregón y Calles, había derrotado los ejércitos campesinos de Pancho Villa y Emiliano Zapata. El nuevo régimen fue incapaz de resolver la cuestión central de la revolución - la redistribución de la tierra.
Por esa razón, las demandas de los cristeros eran tanto religiosas como económicas, reflejando de manera distorsionada la desilusión de los estratos oprimidos con la Revolución; centrándose en la defensa de comunidades indígenas y la distribución de las tierras.[1] En 1929, habiéndose resuelto el conflicto , la iglesia, que no tenia interés en la demanda campesina e indígena por la tierra, los abandona a su suerte.
La iglesia mexicana había establecido la LNDLR, junto con la Acción Católica de la Juventud Mexicana (ACJM) para dar forma organizativa su la alianza con los estratos mas conservadores de la sociedad mexicana y para pelear contra la política del nuevo régimen, al que consideraba "jacobino". En los años 1930, el Vaticano designaría a México, a la España de la Segunda República – antes de Franco – y a la Unión Soviética como "el triángulo terrible" del anticatolicismo.
La LNDLR sostenía que el movimiento cristero no era ni de izquierda ni de derecha, sino "desde arriba." Dejando por el momento este disparato místico, el papel de la iglesia de hecho siempre ha sido uno de sostén para la reacción. La iglesia en México se alió abiertamente con los latifundistas y, con ellos formó del Partido Católico como una arma contra la revolución.
En los años 1930 el LNDLR se movió hacia el fascismo y emprendió una campana de terror y asesinatos de profesores que consideraba socialistas. Uno de sus miembros, León Toral, asesinó al general Obregón – que, como Calles, era un oponente de la iglesia - en 1928.
Mientras tanto, la expoliación del campesino continuaba. Su existencia era totalmente dominada y regulada por los latifundistas. Ellos fijaban su salario y controlaban todo aspecto de su vida, incluyendo el vestido y el alimento, so pena de encarcelamiento o muerte.
El paso lento y errático de la distribución de tierra bajo Carranza, Obregón y Calles confirmo al campesinado la timidez del gobierno militar para confrontar los poderosos latifundistas.
Las condiciones eran particularmente brutales en las regiones mas integradas al mercado mundial como las plantaciones de sisal en Yucatán. Un observador describe las condiciones en el área, a la cual, durante el Porfiriato, fueron trasladados miles de indios Yaquis del norte de México en marchas forzadas para satisfacer la demanda laboral de los hacendados:
"La mayoría de estas personas, presas o libres, rápidamente se familiarizaban con el sistema de deudas. Los hombres eran mantenidos en cuarteles y marchados por jinetes, acicateados por mayordomos a latigazos; marchados de regreso de forma igual y encerrados por la noche... Estos lugares eran vastas fabricas agrícolas con decenas de miles de acres de cultivo, administradas de manera científica, con vista al rendimiento óptimo." [2]
La iglesia extraía su tajada de esta explotación brutal. El obispo de Mérida, por ejemplo, andaba en un coche plateado de oro con incrustaciones de joyas, en imitación del coche regalado por el zar ruso al Papa Leo XIII.
Las inmensas propiedades de la iglesia fueron una razón principal de estancamiento económico e inestabilidad social. La iglesia opuso tenazmente todos los esfuerzos del siglo XIX de obligar la iglesia a rentar sus tierras, sin hablar de entregarlas a otros.
Según el historiador Jesús Silva Herzog el campesinado y la clase obrera encaraban "un triunvirato diabólico:" los latifundistas, el ejercito y la iglesia. "Hubo tres palabras trágicas en la historia de México hasta reciente fecha: hacienda, sacristía y cuartel." [3]
Careciendo de un partido revolucionario y aislado de la clase obrera, la rebelión del campesinado mexicano fue lisiada por la iglesia. Campesinos y indígenas se lanzaron desesperadamente al combate en la Guerra Cristera aprisionados ideológicamente por el dogma católico.
Si la guerra cristera sólo hubiera sido entre el gobierno del presidente Calles y la jerarquía católico, es improbable que la brutalidad que la acompañó - la represión masiva contra los campesinos, el saqueo de los pueblos - hubiera sucedido.
Históricamente, las clases dirigentes reservan esa clase de brutalidad desmesurada para los más oprimidos: campesinos, obreros o esclavos. La película concluye con una foto de campesinos ahorcados de postes telegráficos hacia la distancia. Murieron 90 mil, de una población de 15 millones, como resultado de la guerra.
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por EL PANTERA. el Jue 24 Mar 2016, 9:43 pm

excelente aportacion!!!!!!!!!!!!!!!!
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 250px-Boycott Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 220px-Ej%C3%A9rcito_Uni%C3%B3n_Popular_Cristera
ley calles...                                               cristeros a las armas.....


Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 250px-Mexico_Flag_%28Cristeros%29

Ataques de los cristeros en contra de los maestros rurales

Durante el gobierno de Lázaro Cárdenas (1934–40). El congreso realizó modificaciones al artículo 3 de la Constitución Mexicana en octubre de 1934 para incluir el siguiente texto introductorio, "Artículo 3o. "La educación será socialista Y además de excluir toda doctrina religiosa combatirá el fanatismo y los prejuicios, para lo cual la escuela organizará sus enseñanzas y actividades en forma que permita crear en la juventud un concepto racional y exacto del universo y de la vida social.
La promoción de la llamada “educación socialista" encontró una fuerte oposición entre algunas partes de la academia.
Muchos cristeros se levantaron en armas nuevamente, seguidos de otros católicos, pero durante este periodo maestros desarmados se encontraron entre los principales blancos de las atrocidades asociadas con los cristeros durante este periodo. 
Los maestros rurales no participaron en el conflicto armado, pero algunos no aceptaron dejar sus escuelas y comunidades, y a muchos se les cortaron las orejas como resultado. a dichos maestros se les conoce como "maestros desorejados".
En Los peores casos, los maestros fueron torturados y asesinados por los cristeros. Se ha calculado que al menos 300 maestros fueron asesinados entre los años 1935 y 1939, incluyendo el asesinato de Carlos Sayago, Carlos Pastraña, y Librado Labastida en Teziutlán, Puebla; la ejecución del maestro, Carlos Toledano, quien fue quemado vivo en Tlapacoyan, Veracruz; y el linchamiento de al menos 42 maestros en el estado de Michoacán:. Asimismo puede citarse el caso de la maestra María Rodríguez Murillo, quien fuera ultrajada y muerta por un grupo de cristeros.
bueno.......NO TODOS LOS CRISTEROS....ERAN...buenos cristianos.....
no creen?

_________________
QUE SOMOS.....?    VIENTO Y ARENA.........viento y arena....
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 2q222ih Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 2ujl85vSobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 10oma13Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 2vj37rpSobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 8xiioo
EL PANTERA.
EL PANTERA.
Gran Experto del Foro
Gran Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 1468
Edad : 48
Localización : MEXICALPAN DE LAS TUNAS.
Frase Célebre : Confiad y Esperad......Montecristo.
Fecha de inscripción : 29/09/2009
Puntos : 5889

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por POLO VALLE el Sáb 26 Mar 2016, 7:21 pm

De lo mas interesante la aportación,  pero siempre he tenido las siguientes dudas al respecto.
1.- Porque se culpa tanto al gobierno que aplico una ley existente, pudieron haber luchado politicamente en el congreso para cambiarla.
2.- La decisión de cerrar las iglesias fue del clero como medida para asuzar a la gente contra el gobierno y mantener privilegios.
3.- Si la lucha era religiosa porque peleaban "los soldados de cristo" contra los agraristas y defendian al amo de la hacienda.
Soy originario de Jalisco y cuando se entrego el ejido de mi pueblo, Lazaro Cardenas tambien les dio armas para que lo defendieran de "los soldados de cristo". la historia es compleja sin duda.

POLO VALLE
Líder de opinión.
Líder de opinión.

Masculino Cantidad de envíos : 94
Edad : 55
Localización : LOS CABOS/LA BARCA
Frase Célebre : No hay forma de fracasar si eres tu mismo y haces lo que deseas.
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Puntos : 3380

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por POLO VALLE el Sáb 26 Mar 2016, 7:25 pm

Post Data. Una de las pistas que existen en mi zona es la del botin del asalto del padre Vega al tren en el potrero el limon. que tambien sabia matar inocentes, se dice que el tesoro esta en el cerro de condiro proximo al lugar.

POLO VALLE
Líder de opinión.
Líder de opinión.

Masculino Cantidad de envíos : 94
Edad : 55
Localización : LOS CABOS/LA BARCA
Frase Célebre : No hay forma de fracasar si eres tu mismo y haces lo que deseas.
Fecha de inscripción : 10/08/2010
Puntos : 3380

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Dom 27 Mar 2016, 10:04 pm

@EL PANTERA. escribió:excelente aportacion!!!!!!!!!!!!!!!!
Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 250px-Boycott Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 220px-Ej%C3%A9rcito_Uni%C3%B3n_Popular_Cristera
ley calles...                                               cristeros a las armas.....


Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros 250px-Mexico_Flag_%28Cristeros%29

Ataques de los cristeros en contra de los maestros rurales



Durante el gobierno de Lázaro Cárdenas (1934–40). El congreso realizó modificaciones al artículo 3 de la Constitución Mexicana en octubre de 1934 para incluir el siguiente texto introductorio, "Artículo 3o. "La educación será socialista Y además de excluir toda doctrina religiosa combatirá el fanatismo y los prejuicios, para lo cual la escuela organizará sus enseñanzas y actividades en forma que permita crear en la juventud un concepto racional y exacto del universo y de la vida social.
La promoción de la llamada “educación socialista" encontró una fuerte oposición entre algunas partes de la academia.
Muchos cristeros se levantaron en armas nuevamente, seguidos de otros católicos, pero durante este periodo maestros desarmados se encontraron entre los principales blancos de las atrocidades asociadas con los cristeros durante este periodo. 
Los maestros rurales no participaron en el conflicto armado, pero algunos no aceptaron dejar sus escuelas y comunidades, y a muchos se les cortaron las orejas como resultado. a dichos maestros se les conoce como "maestros desorejados".
En Los peores casos, los maestros fueron torturados y asesinados por los cristeros. Se ha calculado que al menos 300 maestros fueron asesinados entre los años 1935 y 1939, incluyendo el asesinato de Carlos Sayago, Carlos Pastraña, y Librado Labastida en Teziutlán, Puebla; la ejecución del maestro, Carlos Toledano, quien fue quemado vivo en Tlapacoyan, Veracruz; y el linchamiento de al menos 42 maestros en el estado de Michoacán:. Asimismo puede citarse el caso de la maestra María Rodríguez Murillo, quien fuera ultrajada y muerta por un grupo de cristeros.
bueno.......NO TODOS LOS CRISTEROS....ERAN...buenos cristianos.....
no creen?


gracie Gracias por pasar y por tus aportes tan ilustrativos Wink
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Dom 27 Mar 2016, 10:12 pm

@POLO VALLE escribió:De lo mas interesante la aportación,  pero siempre he tenido las siguientes dudas al respecto.
1.- Porque se culpa tanto al gobierno que aplico una ley existente, pudieron haber luchado politicamente en el congreso para cambiarla.
2.- La decisión de cerrar las iglesias fue del clero como medida para asuzar a la gente contra el gobierno y mantener privilegios.
3.- Si la lucha era religiosa porque peleaban "los soldados de cristo" contra los agraristas y defendian al amo de la hacienda.
Soy originario de Jalisco y cuando se entrego el ejido de mi pueblo, Lazaro Cardenas tambien les dio armas para que lo defendieran de "los soldados de cristo". la historia es compleja sin duda.


Leyendo  Compañero casi somos vecinos, La Piedad no esta tan retirado de la barca y su rica birria tatemada. brindis

pens n cuanto historia y política como que siempre pase de lado, Embarassed canta hasta ahora es que empieza a interesarme, Question solo la historia, la política la seguimos dejando para más adelante Wink
melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por melani el Dom 27 Mar 2016, 10:18 pm

@POLO VALLE escribió:Post Data. Una de las pistas que existen en mi zona es la del botin del asalto del padre Vega al tren en el potrero el limon. que tambien sabia matar inocentes, se dice que el tesoro esta en el cerro de condiro proximo al lugar.






Lo bueno de todo es que ya tienes conocimientos de por dónde empezar, solo ten cuidado, el hecho de no estar tan lejos, hace que me lleguen las historias de inseguridad, por las que atravesamos.

melani
melani
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Femenino Cantidad de envíos : 387
Edad : 45
Localización : michoacan
Frase Célebre : " Muchas cosas se juzgan imposibles de hacer, antes de ser hechas"
Fecha de inscripción : 11/02/2015
Puntos : 2121

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty CUAL ES LA LEYENDA DEL TESORO DEL PADRE VEGA COMPAÑERO?

Mensaje por huntertreasure el Mar 29 Mar 2016, 10:18 pm

@POLO VALLE escribió:Post Data. Una de las pistas que existen en mi zona es la del botin del asalto del padre Vega al tren en el potrero el limon. que tambien sabia matar inocentes, se dice que el tesoro esta en el cerro de condiro proximo al lugar.


CUAL ES LA LEYENDA DEL TESORO DEL PADRE VEGA COMPAÑERO,  SI LA CONOCE COMPARTALA POR FAVOR.
huntertreasure
huntertreasure
Experto del Foro
Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 873
Edad : 48
Localización : colima
Frase Célebre : "EL QUE PERSEVERA ALCANZA"
Fecha de inscripción : 26/03/2012
Puntos : 4075

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por charly Bertoni el Jue 24 Nov 2016, 1:11 pm

mil gracias
charly Bertoni
charly Bertoni
Identidad Certificada
Identidad Certificada

Masculino Cantidad de envíos : 312
Edad : 54
Localización : Estado de Mexico
Frase Célebre : Mas vale queso en mano que queso enterrado.
Fecha de inscripción : 27/04/2015
Puntos : 2305

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas  y algunos otros Cristeros Empty Re: Sobre la vida de Juan Daniel Macías Villegas y algunos otros Cristeros

Mensaje por Jose Antonio Agraz Sandov el Sáb 06 Jul 2019, 10:59 pm

Jose Antonio Agraz Sandov
Jose Antonio Agraz Sandov
Gran Experto del Foro
Gran Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 2520
Edad : 48
Localización : Acámbaro, Guanajuato, México
Frase Célebre : Sembrar un arbol, escribir un libro y tener un hijo, yo digo a esto encontrar un tesoro
Fecha de inscripción : 24/03/2009
Puntos : 7229

Ver perfil de usuario http://www.historiasdetesoros.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.