Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Prueba de Campo con detector de dos cajas
Hoy a las 9:56 am por BALIN

» LIBRO DE TESOROS OCULTOS.
Hoy a las 9:40 am por BALIN

» baterias detector hermes
Hoy a las 9:13 am por goldgone

» EN VENTA MODELO THOR DE DETECTORES S.A. ENTREGO EN TLAXCALA
Hoy a las 9:09 am por BALIN

» instrucciones para hacer una varilla romana(en ingles)
Hoy a las 8:26 am por daniel martinez

» otros hallazgos - salio una macuquina
Hoy a las 7:39 am por Ariel.py

» !!!!!!!! MARCADORES JESUITAS !!!!!!!!!
Hoy a las 3:54 am por chat77

» Como limpiar monedas asi derapido
Hoy a las 3:51 am por chat77

» Un hallazgo ………desvirtuado !!
Hoy a las 12:26 am por gotavo

» leyenda del tesoro perdido en hidalgo
Ayer a las 9:11 pm por gotavo

» Búsqueda en hacienda en Morelos
Ayer a las 7:21 pm por Goonie

» Buscando el quesito con Halcon Negro, Nokta Fors Gold Pro y Topo X1 V5
Ayer a las 12:02 pm por Balam II

» EN BUSCA DEL TESORO DE CHANO VALLES
Ayer a las 11:40 am por palc28

» BUSCANDO TESOROS EN EL PANTEON
Dom 26 Mar 2017, 4:57 am por phoenix675

» Reparación de equipos....
Dom 26 Mar 2017, 12:24 am por espiritu1

» Buscando oro en los ríos
Sáb 25 Mar 2017, 1:05 pm por Aventura Familiar

» DEPARTAMENTO EN ACAPULCO
Sáb 25 Mar 2017, 11:41 am por dr sanchez

» CARRO DE BATMAN DE 1966 UNA BREVE RESEÑA Y COLECCIÓN
Sáb 25 Mar 2017, 9:32 am por kapitan manson

» Busqueda de metales en las playas
Vie 24 Mar 2017, 11:32 pm por miguel angel garcia ahuma

» hola soy de queretaro
Vie 24 Mar 2017, 7:36 pm por Herreria Velazquez

» Hallazgo: Arete de Oro - Inca
Vie 24 Mar 2017, 5:04 pm por RODRIGO MENDEZ

» Ayuda con el pinpointer Minelab PRO-FIND 25
Vie 24 Mar 2017, 4:42 pm por pollo1

» cual es mejor minelab o garret
Vie 24 Mar 2017, 11:34 am por pollo1

» Tiene Usted una Ollita, Enterrada con Monedas de Oro.
Jue 23 Mar 2017, 8:38 pm por Jose Antonio Agraz Sandov

» ya merito le pegaba
Jue 23 Mar 2017, 7:51 pm por Jesus Contreras

» HAYASGO DE UN PUEBLO DE LOS DOLORES ENCONTRADO EN UN SEMBRADIO
Miér 22 Mar 2017, 9:40 pm por luiscarlosguerraalba

» tesoros en la region de tlazazalca mich;
Miér 22 Mar 2017, 1:35 pm por chaca-chaca

» EMPRESA LOCATESO FRAUDE COMPROVADO POR GEOFISICA DE LA UNAM
Miér 22 Mar 2017, 12:20 pm por el trompezon

» Radiestesia ayuda
Miér 22 Mar 2017, 8:59 am por Balam II

» un tesoro perdido en hidalgo
Mar 21 Mar 2017, 8:46 pm por Valdivia 01

¿Quién está en línea?
En total hay 132 usuarios en línea: 10 Registrados, 1 Ocultos y 121 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

BALIN, cucha53, goldgone, Javo_Alfa, palc28, PEDRO CARDENAS, phoenix675, piteko, potrillo llanero, rikrdoalbrto

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1008 el Dom 12 Jun 2011, 10:57 pm.
Estadísticas
Tenemos 20768 miembros registrados.
El último usuario registrado es Old Frank.

Nuestros miembros han publicado un total de 250991 mensajes en 20098 argumentos.
no copy
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Registro de Propiedad Intelectual
Safe Creative #1104219034456
Internet Blog Serial Number
IBSN: Internet Blog Serial Number 01-06-12-2007
Las palabras clave más etiquetadas
1#elmejorforo
2#1
3#12
4#2
5#3
6#5
7#10
8#11
9#13

RELATOS DE TESOROS: EL PASTOR CON SUERTE

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RELATOS DE TESOROS: EL PASTOR CON SUERTE

Mensaje por huntertreasure el Dom 19 Abr 2015, 2:29 pm

va otra historia encontrada en internet


EL PASTOR CON SUERTE

Fue por el año del 75 -según la memoria de don Carmelo-, cuando conoció a Julián Moreno, humilde muchacho que, al igual que muchos paisanos, anhelaba llegar al otro lado de la frontera buscando la oportunidad de progreso que se le había negado en su natal San Luis Potosí. La suerte o el destino, lo trajeron hasta estas tierras Anahuaquenses sin más equipaje que su sueño de triunfar en la vida. Al fracasar en su intento, había llegado a este pueblo con sus ilusiones rotas, y la necesidad lo había obligado a acercarse a las puertas de los hogares de la colonia Obrera y el Centro, solicitando un bocado a cambio de sus servicios de limpiar terrenos baldíos o de jardinero; el caso era sobrevivir el día comiendo lo que los buenos corazones le compartieran, y guardando unos cuantos pesos para completar el pasaje de regreso a su pueblo; al fin y al cabo, no era la primera vez que había sido repatriado.
Aquella mañana, Julián llegó a la puerta del hogar de don Fernando, un conocido agricultor y ganadero de la región, poseedor de grandes propiedades por el lado del Nogal y Santa Gertrudis. El fuereño se entrevistó con el señor, ofreciendo sus servicios como era su rutina.
_ ¿De dónde dices que vienes muchacho? -preguntó don Fernando, en busca de conocer a su futuro posible trabajador.
_ Vengo de San Luis, señor. Me acaban de “aventar” para acá; y la verdad, necesito dinero para comer algo. Luego, en cuanto junte, pos' yo creo que me voy para mi tierra.
_ Pues lo que yo necesito es un pastor. ¿Sabes de eso? -le contestó el hombre en un franco ofrecimiento.
_ Si patrón, allá en el rancho donde vivía hacemos un poco de todo.
_ Bueno, pues vente mañana y veremos qué pasa...
Al primer rayo de sol de la mañana siguiente, ahí estaba el buen Julián esperando a don Fernando para ir a conocer el sitio de trabajo. Con un gesto de felicidad en el rostro, el joven agradeció al Cielo que ahora tendría una esperanza que le permitiría avisar a los suyos que sus sueños todavía no podían ser, pero que por lo menos estaba bien.
Don Carmelo cuenta que, al poco tiempo, mientras él trabajaba como operador de máquinas, desazolvando los drenes o desmontando terrenos, veía al fuereño pastoreando las cabras por las orillas de los canales. Lo recuerda como un muchacho trabajador, muy humilde y servicial y llegó a hacer amistad con él mientras trabajó por ese sector. En una tiendita campesina, coincidieron varias veces, y ahí compartieron la plática mientras un refresco mitigaba el sofocante calor del verano. Don Josecito, dueño de aquel negocio campirano, también entraba en la conversación, y los tres repasaban memorias y recuerdos para luego cada uno volver a sus labores.
Don Carmelo trabajó un tiempo por esos lugares, luego lo cambiaron a otro sector y ya no supo más de aquel pastor. Pasado un tiempo, una tarde, Carmelo pasaba por la tienda de don José y quiso llegar a saludarlo, refrescarse un poco y, por supuesto, le preguntó por Julián. Quedó boquiabierto al escuchar esta impresionante historia en la que don José le contó la suerte de Julián Moreno.
Julián se había convertido en un buen empleado al cuidado de los animales. A su cuidado estaba un rebaño de cabras que guiaba por terrenos de la parcela y por los alrededores del rancho del patrón. Como hábil trabajador, no tardó mucho en acostumbrar aquellos animales a su modo; ya que, luego de un silbido fuerte, el rebaño regresaba por sí mismo para entrar en los corrales. Eso le daba tiempo de comer sus tacos o cazar una liebre que ocasionalmente pasara por entre los matorrales, usando su resortera fabricada por el mismo.
Un buen día, junto a la parcela, Julián estaba sentado en un gran bordo observando el paisaje. El tintinear del cencerro de una de las cabras lo hizo volver la vista y, mientras se ponía de pie, descubrió no muy lejos una pequeña fogata que ondeaba sus flamas en colores naranja que cambiaban a un bello color azul. Extrañado por la repentina visión, paseó su vista buscando a algún extraño, pues toda esa área estaba cercada y en todo ese rato no había visto a alguien que anduviera por esos lugares para que hubieran encendido una lumbre y menos en terrenos del patrón.
Preguntó Julián al viento, tratando de ser amable con la persona que anduviera por ahí: “¿Qué pasa amigo...? ¿Qué anda haciendo...?” - Pero nadie contestó, y volvió su mirada en busca de aquella fogata que, repentinamente, había desaparecido.
Sin saber que pensar y sumamente intrigado, dio unos pasos hacia el lugar del avistamiento buscando respuesta a una desconcertante pregunta: “¿Qué seria eso...?” Por lo pronto, de aquello nada comentó a nadie; pero estaba seguro de haber visto aquella lumbre que desapareció repentinamente. Nadie le creería.
Pero no sería la única vez que tendría aquella experiencia, porque después de ese día, llegadas las seis de la tarde, repentinamente la fogata se levantó a un costado de la parcela, casi donde la cerca de alambre se juntaba con el rancho vecino. Aquella visión duraba sólo unos instantes, para luego desvanecerse conforme él se acercaba para ver exactamente de dónde salía. Sin sentir miedo, Julián miraba atónito como se esfumaba siempre en el mismo sitio.
La amistad con don José, dueño de la tienda campesina, lo hizo confiarle aquellos hechos; pues sabía que aquel viejo podría tener alguna explicación; y no se equivocaba…
El hombre, con la experiencia que dan los años, le dijo que se fijara bien el lugar donde se perdía aquella visión.
_ Le digo que se pierde en la tierra, y lueguito ya no está... ¡Venga conmigo! ¡No le miento, don José!
El buen viejo miraba sin malicia al muchacho que, desesperado, apuntaba hacia el rancho del patrón.
_ Está bien hijo... Deja cerrar, y vamos...
Aquellos hombres caminaron al lugar del avistamiento; y al llegar, se sentaron a conversar un rato, esperando la hora en que -según Julián-, aparecía la misteriosa lumbre. Fueron minutos de paciente espera; y llegado el tiempo exacto, la versión de Julián se venía abajo, pues nada sucedió.
_ Espérese tantito, don José... Ahorita sale... Se lo juro... Yo sé que no estoy loco.
Don José con mirada amable solo movía la cabeza; y con palabra apaciguante, le dijo al emocionado muchacho:
_ No es que no te crea, hijo... Lo que pienso, es que yo no debo estar aquí. No hay duda de que aquí hay algo y es sólo para ti. Solamente tú debes trabajar para ganártelo.
Don José, le recomendó marcar el lugar donde se perdía la lumbre poniendo una seña; para luego hacer una excavación que al fin y al cabo, nada perdía con intentarlo.
_ Pero..., mi patrón... ¡Hay que avisarle...!
_ Él no sabe nada de esto. Igual que tú, también llegó un día y compró estas tierras. Como no pertenece a su familia, nada perderá. ¡Aquí hay dinero muchacho! ¡Es para ti! Sólo a ti te toca; pero tú sabes...
Tras estas sabias palabras, se retiró el viejo a paso lento, acomodándose el sombrero; mientras Julián, confundido, lo miraba retirarse sin saber qué hacer.
Cuentan que aquel muchacho, cavó a ratos en aquella parcela, pero jamás descuidó su labor de pastor y su patrón no se enteró, pues pocas veces iba al rancho.
No pasó mucho tiempo para que se diera el desenlace de esta historia. Una tarde, se oían gritos de alegría afuera de la tienda de don José. Al asomarse, descubrió al joven pastor dando voces de contento mientras a su pecho apretaba un morral de cuero lleno de monedas de oro.
Al buen viejo se le llenaron los ojos de lágrimas al ver la felicidad que desbordaba aquel muchacho.
_ ¡Sí era cierto, don José! ¡Sí era cierto...! ¡Usted tenía razón...! ¡Mire lo que encontré...!
_ No me lo enseñes muchacho. Ya nada tienes que hacer aquí, regresa a tu pueblo.
_ Pero, ¿y mi rebaño...? ¿Y mi patrón...? -preguntó el noble muchacho.
Cuentan que a los dos días, el patrón preguntaba por un pastor que trabajaba en su rancho. El rebaño no salió a pastar por los montes como de costumbre, porque tenía suficiente comida que les había dejado dentro de los corrales. Su guía, ya estaba a muchos kilómetros de estas tierras.
Cuenta don Carmelo que don José había acompañado al pastor a donde pudiera tomar un transporte con rumbo a San Luis Potosí. Aquel joven potosino se despedía abrazando a don José y agradeciendo a Dios la oportunidad de aquel tesoro que había guardado para él. Quiso pagar con varias monedas el consejo del viejo, pero éste no aceptó.
Y por pláticas del anciano, con el tiempo, fue invitado a conocer el rancho El Centenario, habitado por una familia sencilla, dueña de buenas tierras de cultivo y varias cabezas de ganado mayor, propiedad de un hombre del que dicen que fue...
Un pastor con suerte...
avatar
huntertreasure
Experto del Foro
Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 758
Edad : 46
Localización : colima
Frase Célebre : "EL QUE PERSEVERA ALCANZA"
Fecha de inscripción : 26/03/2012
Reputación : 137

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE TESOROS: EL PASTOR CON SUERTE

Mensaje por fernando macias el Lun 20 Abr 2015, 1:19 am

muy buena historia un dia no muy lejano nos tocara un quesito o quesote.

fernando macias
Experto del Foro
Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 256
Edad : 46
Localización : aguascalientes ags
Frase Célebre : UN RATO DE VIDA ES VIDA Y AL CUERPO LO QUE PIDA
Fecha de inscripción : 21/02/2011
Reputación : 13

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE TESOROS: EL PASTOR CON SUERTE

Mensaje por ciriloperaloca el Lun 20 Abr 2015, 10:48 am

buena historia va su punto
avatar
ciriloperaloca
Voz de la Experiencia
Voz de la Experiencia

Masculino Cantidad de envíos : 148
Edad : 41
Localización : Chihuahua
Frase Célebre : lo legal no siempre es justo y lo justo no siempre es legal
Fecha de inscripción : 21/09/2012
Reputación : 28

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATOS DE TESOROS: EL PASTOR CON SUERTE

Mensaje por EL KAMALEON el Lun 20 Abr 2015, 11:36 am

Excelente historia y muy bien relatada.
avatar
EL KAMALEON
Experto del Foro
Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 719
Edad : 32
Localización : GUANAJUATO
Frase Célebre : Que esto que lo otro- Salud!
Fecha de inscripción : 03/02/2015
Reputación : 148

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.