Buscadores de Tesoros
Hola, bienvenido al foro Buscadores de Tesoros...

Registrarte para acceder a todos los foros y para escribir mensajes.

Como invitado tienes acceso pero con ciertas restricciones.

Gracias.
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Primeros resultados graficos de pruebas Arc Geo Logger Y TM 808
Hoy a las 11:58 am por quicho1961

» ICON DATA Logger - Visualizador 2D y 3D como accesorio del detector
Hoy a las 11:52 am por quicho1961

» Nuevo en el Foro
Hoy a las 7:47 am por Pickus

» tesoros en la region de tlazazalca mich;
Hoy a las 1:25 am por Artur77

» Libro de señas de Tesoros .. descarga pdf
Hoy a las 12:11 am por nacho9

» LIBRO EL TESORO DE LA SIERRA MADRE DE B. TRAVEN
Hoy a las 12:10 am por nacho9

» Publicación Muy Interesante
Ayer a las 8:58 pm por joe 55

» UNA APLICACIÓN ÚTIL PARA NUESTRO CELULAR
Ayer a las 5:48 pm por dr sanchez

» Nuevo en el Foro de Aguacalientes
Ayer a las 5:29 pm por patronz

» MI RECONOCIMIENTO PARA BALAM II
Ayer a las 5:01 pm por mugar

» Pendulo Schumfell (Revelador Radio Magnetico Schumfell)
Ayer a las 1:58 pm por Pickus

» POR LOS CAMINOS REALES (MAPAS INEGI)
Ayer a las 12:50 pm por camilonnn

» TESORO ENCANTADO
Ayer a las 12:49 pm por Isbel Orrego

» DON TOMMY
Ayer a las 11:31 am por Neftalí Martínez Deloya

» Puntos buenos
Ayer a las 2:33 am por juanjose

» COMUNIDAD TOLUCA
Jue 01 Dic 2016, 10:55 pm por espiritu1

» Para los excepticos
Jue 01 Dic 2016, 12:06 pm por vanderleven

» Vídeo de búsqueda en sembradíos de alfalfa donde hubo dos haciendas
Jue 01 Dic 2016, 9:39 am por rikrdoalbrto

» plata yvyguy o tesoro escondido
Miér 30 Nov 2016, 10:12 pm por Emirmaidana

» BUSCANDO ORO CON ........MERCURIO.
Miér 30 Nov 2016, 7:51 pm por set3oo

» carreta con lingotes en icamole
Miér 30 Nov 2016, 7:48 pm por Jesus Contreras

» cuatro macucas en tres salidas........
Miér 30 Nov 2016, 7:16 pm por ANADTX

» FICHA DE HACIENDA DE FIERRO Y COBRE
Miér 30 Nov 2016, 4:13 pm por RAFAEL PINEDA MONTOYA

» QUE TAL COMPAÑEROS ME PODRIAN AYUDAR A VALORAR ESTAS MONEDAS Y DIJES?
Miér 30 Nov 2016, 1:02 pm por ricosg

» como subir varias fotografias en un post?
Miér 30 Nov 2016, 12:32 pm por ricosg

» RELATOS DE TESOROS: EL TESORO DEL RIO COLIMA
Miér 30 Nov 2016, 9:30 am por apalasio rodriguez

» Donde puedo publicar estas playeras?
Miér 30 Nov 2016, 8:31 am por Broker

» Noticia de hallazgo
Miér 30 Nov 2016, 8:26 am por moises gonzalez

» El tesoro del Fraile
Miér 30 Nov 2016, 1:16 am por set3oo

» Soy nuevo buscador
Mar 29 Nov 2016, 11:36 pm por Pachito

¿Quién está en línea?
En total hay 110 usuarios en línea: 4 Registrados, 0 Ocultos y 106 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

benjamin martinez m, jesus jose acuña sanchez, LAISELVAE, nipalm

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 1008 el Dom 12 Jun 2011, 10:57 pm.
Estadísticas
Tenemos 20539 miembros registrados.
El último usuario registrado es nipalm.

Nuestros miembros han publicado un total de 249209 mensajes en 19874 argumentos.
no copy
Page copy protected against web site content infringement by Copyscape
Registro de Propiedad Intelectual
Safe Creative #1104219034456
Internet Blog Serial Number
IBSN: Internet Blog Serial Number 01-06-12-2007
Las palabras clave más etiquetadas
1#elmejorforo
2#1
3#12
4#2
5#3
6#5
7#10
8#11
9#13

RELATO: "UN BAILE EN EL PANTEON DEL REFUGIO"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RELATO: "UN BAILE EN EL PANTEON DEL REFUGIO"

Mensaje por huntertreasure el Vie 17 Oct 2014, 8:51 pm

ME ENCONTRE ESTA BONITA LEYENDA DE ZACATECAS Y QUIERO COMPARTIRLA EN EL FORO CON TODOS:

Baile en el Panteon Del Refugio
Cuenta una voz popular de la vieja Ciudad de Zacatecas, que allá por el ańo de 1860, cuando nuestro país era teatro de sangrientas guerras entre liberales y conservadores, pertenecía a la guarnición un capitán de nombre Augusto Pavón.

Encontrábase el aludido militar en la plenitud de la vida, andando en los veintinueve ańos. Era alto, esbelto de movimientos airosos, rostro de tez blanca, ojos azules, boca atrevida que lucía unos bigotes rubios, como el pelo de su cabeza, arreglados siempre con esmero. Su porte marcial al que daba mayor gallardía el flamante uniforme, era la admiración del bello sexo y su trato afable y correcto habíale granjeado el aprecio y estimación de sus amistades, las muchas hazańas que de él se contaban lo hacían popular en la ciudad.

Había por ese tiempo en la Plaza de la loza, llamada también del Laberinto, una fonda denominada la Luz de la Aurora, que gozaba de numerosa clientela debido a las gracias de su dueńa: una morena de veinte primaveras y arreboladas mejillas, llena de atractivos y que tenía por nombre o sobrenombre, que esto no hemos podido averiguarlo, Amparo de la Felicidad.

El establecimiento en cuestión era reducido pero lo bastante amplio para contener hasta cuatro mesillas, cada una con asientos para seis personas. Su adorno, por demás sobrio, consistía en un jarrón con flores que de mańana traía del Portal de la Fábrica la bella fondera para ponerlas a las plantas de un Santo Cristo de tosca escultura, que se encontraba pendiente de la pared en el costado derecho del establecimiento y del cual era ferviente devota Amparito de la Felicidad.

En el marco de la puerta que daba acceso a la cocina estaba un perico sobre una estaca, parlando lo más del día y llamando por su nombre a casi todos los parroquianos; un perezoso gato café, de pelo esponjoso, pasaba buenos ratos durmiendo debajo de alguna de las mesas, mientras que un perro negro de pelo sedoso y brillante, haciendo honor a su nombre de Centinela, permanecía sentado a la entrada de la fonda; recibiendo, de cuando en cuando, las caricias de los visitantes y sin hacerle extrańamiento a una murga callejera que casi a diario deleitaba a la concurrencia durante las horas de la comida. Contábase entre los abonados allí nuestro capitán, objeto de especiales atenciones y deferencias por parte de la dueńa, así como también veíase honrado frecuentemente el establecimiento con las visitas de un empleado público llamado Juan Ponce, no menos atendido que el anterior. El mencionado Juan Ponce era un pícaro de siete suelas, de rostro rubicundo y de algo más edad que el soldado, sin querer decir con esto que llegase a la madurez.

Eran de verse las buenas migas que hicieron desde el primer día de conocerse los dos personajes, siendo rara la vez que Augusto iba sin la compańía de Ponce a tomar sus alimentos, y se procuraban tanto y la familiaridad de ambos llegó al grado de no poder estar el uno sin el otro, en sus ratos de ocio. Aunque dejamos ya dicho que entre los dos repartía sus atenciones la guapa moza, era manifiesta, sin embargo, su predilección por el capitán, para quién abrigaba la más secreta pasión, sin que él hubiese caído en la cuenta. Diariamente, las sobremesas prolongábanse más de lo debido, y especialmente en las noches, hasta horas muy avanzadas, no siendo raro que los sorprendiese la aurora en su animadas charlas; ya refiriendo el presuntuoso militar sus temerarias hazańas; ya haciéndolos pasar Juanito Ponce amenos ratos con chistes y agudezas; ya Amparito entonando sentimental canción de la paloma, con su voz entonada y quejumbrosa, canción de muy agrado de sus amigos, porque les traía a la memoria sus mejores recuerdos, y por estar muy en boga en aquel entonces, habíanle granjeado fama a la muchacha de buena cancionera, cuya fama pregonaba a los cuatro vientos sus numerosos admiradores y todos aquellos de sus parroquianos a quienes les había tocado en suerte regalarse con las dulzuras de sus garganta. Al apagarse los últimos acordes de su guitarra, el militar y el empleado premiaban su labor con nutridos y prolongados aplausos.

 No fueron pocas las veces en que los dos amigos, después de cenar, salieron de allí con muchos otros militares y civiles, en animado gallo, a canturrear, a los acordes de la orquesta, al pie de los balcones de las guapas zacatecanas recorriendo así de este modo y manera, las románticas calles de la Muy Noble y Leal Ciudad de Zacatecas. En esta forma gastaban entre ellos la vida, distribuyendo el tiempo entre las obligaciones de su profesión y las continuas parrandas y disipaciones.

Cuando más felices se sentían los tres amigos: la fondera, el empleado y el militar, negra nube oscureció la dicha. El regimiento al cual pertenecía el capitán Pavón recibió orden de salir de campańa. Cuando hubo éste cumplido con su deber social de despedirse de sus amigos, encaminó sus pasos a la fonda; en ella le esperaba su camarada Ponce, el soldado, en su interior, experimentaba inexplicable presentimiento. Contra la costumbre, bebe poco y come menos, en los momentos de abandonar la fonda, informa a sus amigos de su próxima partida, con amargura, entre caricias, recomienda a Amparito reciba un retrato suyo que un pintor debía llevarle luego lo terminase, como su familia llegaría a la ciudad muy breve, le encarecía lo pusiera en sus manos a su arribo. Por último le suplica, ya trasponiendo la puerta, le prepare suculenta cena, como para veinte personas, porque quiere pasar la noche rodeado de sus amigos con el fin de despedirse de ellos.

Veía Amparito de la Felicidad írsele el gozo al pozo, con la marcha del Capitán, pues a más de amarlo con ternura y venirle de perlas el familiar trato de los amigos, veía ascender las utilidades de su negocio con el producto del licor que esas veladas en buena cantidad se consumía, cuya cuenta quedaba siempre a cargo del militar, quien religiosamente la cubría en los días de pago. Secreta angustia le robaba la tranquilidad. A las nueve de la noche, poco más o menos, se presenta en la fonda, seguido de Ponce y varios oficiales de su mismo cuerpo que junto con él debían salir a campańa, y de algunos jóvenes de la flor y nata de la sociedad zacatecana. Al traspasar los umbrales del establecimiento, son saludados con las vivas notas de la marcha guerrera, ejecutada por la mejor orquesta de la ciudad, mandada de antemano por los amigos del Capitán.

Se comió y se bebió, se charló mucho y todos brindaron por el feliz éxito de la campańa que iba a emprender el militar. Cuando los humos del alcohol hubiéronse subido a la cabeza, la cordialidad estaba en su apogeo y Amparito, en competencia con la orquesta, deleitaba a la concurrencia con las canciones de su vasto repertorio, los asistentes pidieron a coro refiriera el Capitán cierta aventura suya muy interesante, no conocida de muchos de los allí presentes. El Capitán accede. Juanito Ponce, a quien habían hecho mucho efecto las libaciones, dejándose llevar de su carácter guasón, hace sátira del relato del militar, dando lugar a un diálogo de pullas y chifletas entre los amigos.

En lo más acalorado de la discusión, manifiesta el Capitán, picado en su amor propio, que su valor nadie lo puede poner en duda y que se siente capaz de arrastrar la más temeraria de las empresas. El empleado público, queriendo llevar la broma hasta el último grado, le propone hagan la apuesta, consistente en que cualquiera de los dos que muriese primero haría un baile en el panteón en donde estuviese sepultado, en honor del vivo viniendo personalmente por él para llevarlo. Estaba en efervescencia la cuestión, eminente era el peligro de estallar, por cuya causa los comensales para poner fin a tan inútil discusión y con el ansia de saber el desenlace del interesante relato del Capitán, manifiestan que en lugar de apuesta se haga un solemne juramento de llevar a efecto la proposición de Ponce y se deje terminar el asunto en Paz de Dios. En tanto, Amparito de la Felicidad había descolgado un Santo Cristo y encendido un cirio para el juramento.

El soldado, rodilla en tierra y con la diestra extendida ante el Crucifijo jura por Dios, que hará si muere antes de su amigo, Juan, un baile en su honor en donde él esté sepultado, viniendo por él para llevarlo a la fiesta. Todos atónitos contemplan el cuadro. La luz con destellos rojizos, realzaba la majestad del Cristo. Juan Ponce imita a su amigo y rodilla en tierra hace igual el juramento. Honda impresión causó a todos los contertulios aquel caso nacido de una broma y quitóles el deseo de seguir adelante la fiesta, por lo cual la orquesta no volvió a tocar. Desagrado y temor reflejaban los rostros de los espectadores. Uno a uno sin decir palabra, fueron despejando el lugar, a poco la fonda quedó desierta. Tan sólo Amparito, de punta ante una silla colocaba el Crucifijo en su sitio.

Hacía tres meses que el Capitán se encontraba en campaña, una tarde un soldado disperso llevó a la fonda la noticia de la derrota del regimiento y dio pormenores a la bella Amparito, de la trágica muerte del Capitán. Al saber la triste nueva, la muchacha no pudiendo disimular la pena que le causó, derramó cuantioso llanto en presencia del soldado y estuvo largo tiempo sumida en la reflexión vistiendo de riguroso luto. La familia de Pavón, que hacia pocos días había llegado a radicar a Zacatecas, tomó empeño en traer los restos del infortunado Capitán y una vez ellos en la ciudad, le dio cristiana sepultura en el panteón del Refugio, habiéndole rendido sus compañeros de armas los honores de ordenanza. Muy lejos estaba Juanito Ponce de imaginarse el triste fin de su amigo, porque a la semana escasa de haber salido a campaña, lo había comisionado el Gobierno del Estado, para desempeñar una inspección minuciosa en la Oficina de Rentas de Juchipila.

Semanas después de los acontecimientos, era el día de su santo, y sus amigos, sabiendo que había llegado, fueron a su casa habitación a despertarlo con una buena orquesta. La recepción, por parte de éste, es muy cordial, sucediéndose las felicitaciones entre los abrazos y apretones de manos, y después de haber dado rienda suelta a la alegría, bebido y cantado mucho, los amigos se retiraron de la casa, no sin recibir de parte del agasajado, formal invitación para fiesta nocturna. A las 11 de la mañana Ponce hace su aparición en la fonda, coincidiendo su entrada con la del pintor que llevaba el retrato del Capitán, quien como se recordará, le había dejado órdenes de entregarlo, tan luego como lo terminara, a la dueńa de la fonda. Esta lo recibe con marcadas muestras de emoción que no pasan desapercibidas por Juan, que inquiere la causa de aquello.

La moza, pudiendo apenas dar crédito a que no supiese nada del suceso que durante muchos días había conmovido a la ciudad, se ve obligada a contar la tragedia del infortunado Capitán Pavón y como viera que el rostro de su amigo expresara una sonrisa de incredulidad, le recuerda el juramento a que está obligado. Ponce, haciendo gala de valor ante la joven, llena una copa de vino y avanza hacia el retrato. Ante él, hace un discurso asegurando que le sobrara ánimo para cumplir el juramento, y por lo tanto esperábalo para llevarlo a efecto, si era que el Cristo ante quien lo había hecho la toma de verdad en serio. Por último termina su oración invitándolo a su casa a la fiesta preparada para la noche. A las diez de la noche la casa de Juan Ponce rebosaba de invitados, encontrándose el baile en privanza. A las doce, todo mundo al comedor. Poco antes de terminar la cena, llaman a la puerta y una criada ocurre a abrir.
Vuelve luego al comedor y dice: – Seńor Juan, un militar desea hablar con Usted. – żNo le ha dicho su nombre? – contesta el interpelado – No, no señor – żEs viejo o joven? – No lo sé seńor porque no le he visto la cara, está embozado en su capa y solo pude distinguirle su kepí bordado de oro y las botas de charol muy relucientes. – Diga usted, manifiesta Ponce visiblemente sobresaltado hoy no puedo recibirle porque tengo visitas, que vuelva mañana. Salió la criada con el recado, regresando a poco, decir que el militar insistía en hablarle y que si no le era posible salir le permitiera pasar, pues su asunto era muy urgente. Un frío mortal invade a Ponce quien recuerda al punto el juramento que hacía tres meses y la escena de la mañana en la fonda, y temblando de presentimiento mándale pasar.

En esto entra el militar embozado en un capa negra y sin decir palabra siéntase en una silla. Mil preguntas le hacen sin lograr contestación pues el permanece mudo sin descubrirse el rostro. La mayor parte de los convidados que habían sido testigos del juramento hecho en la fonda de la Luz de Aurora, no apartaban los ojos de los dos sujetos y lanzaban miradas elocuentes a Ponce, como preguntándole si a él le infundía pavor el acontecimiento. Este casi no respiraba. Cuando hubo terminado la cena el militar habló así: -”Amigo Juan Ponce un juramento hecho hace seis meses ante la imagen de un Cristo crucificado y del cual son testigos todos los aquí presentes, me ha hecho levantarme de mi tumba para dar testimonio de que con el nombre de Dios tres veces Santo no se puede jugar impunemente, y ahora por caridad te pido en nombre de la amistad íntima que en vida nos tuvimos, me acompańes a cumplirlo, para que mi alma pueda descansar en el Seńor”.

Los presentes estaban inmóviles como petrificados en los asientos, Ponce, sacando fuerzas de flaqueza, toma su sombrero y acompańa al militar. Algunos de los más animosos entre los contertulios corrieron al balcón, alcanzando a ver como desaparecían las siluetas de los dos amigos al fondo de la calle de los Gallos, que en ese momento la luz de la luna plateaba. Ni una palabra pronunciaron en el camino. Al llegar a la Plazuela de Zamora detiénese Ponce en la calle que hace esquina con la calle de Manjares, donde existía por aquel entonces una tienda de abarrotes denominada “El Pabellón Mexicano” en la actualidad se llama solamente “El Pabellón”. En la planta alta del edificio vivía un virtuoso sacerdote ya entrado en ańos, amigo consultor de la familia Ponce y con quien Juanito se confesaba cada ańo por la cuaresma.

El farol dejaba ver el rostro lívido y desencajado de Ponce y la lúgubre figura del Capitán Augusto Pavón. Juanito rompe el silencio pidiendo permiso de subir a la casa para dar un recado urgente. Este asiente con un leve movimiento en la cabeza. En un abrir y cerrar de ojos tenemos a Ponce frente al sacerdote, poniéndole al tanto de lo que acontece. Sorprende mucho al sacerdote el relato de la extrańa aventura y de momento no acierta a aconsejarle nada, más una vez pasada la primera impresión y como hombre ducho en reflexiones, piensa entonces las cosas y teniendo en cuenta las circunstancias que mediaron el juramento, no duda que Dios permita levantarse a un muerto de su tumba para evidenciar la trascendencia de un acto en el cual como testigo Su Divina Majestad deba intervenir.

Juanito Ponce encomendándose en su interior a toda la Corte Celestial estaba pendiente de los labios del padre, esperando oírle pronunciar palabras que lo eximieran del terrible compromiso. Afuera, en la calle, se oía el acompasado andar del militar haciendo sonar sus espuelas en el empedrado. Después de pasar el virtuoso Ministro del Seńor un largo rato pensando, manifiesta de súbito a Juan, ser absolutamente necesario acompańe al soldado a cumplir su juramento, pues a juzgar con lo acontecido, no era de dudarse que se tratara de un alma sujeta por Dios a aquella prueba, para poner de manifiesto la magnitud del juramento. Ponce, confortado por el Padre, se resuelve a afrontar la situación y arrodillado y contraído hace confesión general de sus culpas y recibe la absolución más muerto que vivo y juntamente con ella un crucifijo y reliquias que el sacerdote le entrega, para auxilio en aquel duro trance.

En tanto, el Capitán había llamado a la puerta, Ponce siente el frío de la muerte correrle por todo el cuerpo. Sale sin decir palabra, atraviesan las calles los dos, la de Manjárrez y del Refugio y al llegar donde hoy se levanta la planta de luz eléctrica y antańo fuera lomerío, ve Juan una gran claridad coronado los cerros, donde partía en dirección a ellos un haz de la luz refulgente que les alumbraba el camino, y al fijar en él los ojos se encandilaba, no pudiendo distinguir en él lo que había detrás de la iluminación. Cuando estuvieron cerca de ella, una pesada puerta se oye rechinar sobre sus goznes y al abrirse escuchase las notas lúgubres de música, sólo hasta entonces pudo darse cuenta Ponce de que se encontraba a las puertas del Panteón del Refugio, convertido a esas horas en sala de baile. Algo horripilante debió ofrecerse a su vista y su terror llegó al colmo cuando el militar que hasta esa hora había permanecido embozado, se descubrió y tomándolo del brazo le instaba a pasar, Juan no fue dueńo de sus actos y sintiendo venírsele el mundo encima cayó al suelo desmayado.

El sacerdote, que a larga distancia seguía a la pareja, solamente vio la claridad que coronaba a los cerros y el haz de luz que de ella partía, alumbrando el camino de los protagonistas, y cuando ésta de pronto se extinguió, corrió a saber el fin de su protegido, el cual yacía en la tierra a las puertas del Panteón del Refugio. Costóle un poco de trabajo al padre hacerle recobrar sus facultades y con bastante dificultad le llevó a casa. Después de lo acontecido, todo quedó en paz y en profunda calma, solamente la luna, desde su azul mansión, estaba atónita tras de contemplar un raro acontecimiento. Al día siguiente la versión fue del dominio público en la ciudad y aseguraban los serenos de aquellos arrabales haber visto muy entrada ya la noche, por espacio de dos horas, una intensa luz en aquel rumbo, como si el Panteón del Refugio estuviese iluminado.

Durante largo tiempo Juan Ponce fue popular en Zacatecas y en todas partes asaltábalo la gente ávida de conocer su aventura, y al referírsela él con todos sus pormenores, terminaba siempre en las solemnes palabras que le dijera la noche de la fiesta su amigo el Capitán Pavón, al venirlo a visitar de ultratumba. No se puede jugar con el Santo Nombre de Dios impunemente.

huntertreasure
Experto del Foro
Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 753
Edad : 46
Localización : colima
Frase Célebre : "EL QUE PERSEVERA ALCANZA"
Fecha de inscripción : 26/03/2012
Reputación : 135

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATO: "UN BAILE EN EL PANTEON DEL REFUGIO"

Mensaje por Charlymex el Sáb 18 Oct 2014, 9:29 pm

muy buen relato compañero,no cabe duda que al calor de unas copas puede un hombre cometer muchas equivocaciones, lo bueno es que el vivió para contarlo, se agradece. (+)

Charlymex
Experto del Foro
Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 470
Edad : 48
Localización : Estado de México
Frase Célebre : aun cuando yo pase por el valle más oscuro, no temeré,porque tú estás a mi lado
Fecha de inscripción : 20/09/2013
Reputación : 37

Volver arriba Ir abajo

Re: RELATO: "UN BAILE EN EL PANTEON DEL REFUGIO"

Mensaje por rolando perez barcenas el Lun 20 Oct 2014, 5:29 pm

muy buen relato gracias por compartir

rolando perez barcenas
Experto del Foro
Experto del Foro

Masculino Cantidad de envíos : 412
Edad : 43
Localización : aguascalientes ags.
Frase Célebre : dejad que ladren los perros señal que voy avansando
Fecha de inscripción : 27/01/2014
Reputación : 12

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.